Re­cu­pe­ra­ción no es lo mis­mo que cre­ci­mien­to

Si bien la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mues­tra sig­nos po­si­ti­vos res­pec­to del año pa­sa­do, el país to­da­vía no es­tá cre­cien­do. La di­fe­ren­cia con la re­cu­pe­ra­ción de 2015, que es­tu­vo apa­lan­ca­da en el con­su­mo.

Fortuna - - Sumario - POR DIE­GO GIACOMINI*

Si bien la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mues­tra sig­nos po­si­ti­vos res­pec­to del año pa­sa­do, el país to­da­vía no es­tá cre­cien­do. La di­fe­ren­cia con la re­cu­pe­ra­ción de 2015.

La eco­no­mía ar­gen­ti­na es­tá in­mer­sa en una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que ga­na di­na­mis­mo con el pa­so de los me­ses. El ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ga­na vi­gor cuan­do se com­pa­ra el se­gun­do (+2,7%) con el pri­mer (+0,4%) tri­mes­tre del año.

En los pri­me­ros seis me­ses del año, la me­jo­ra de la ac­ti­vi­dad acu­mu­la una va­ria­ción in­ter­anual de +1,6% y en E&R es­pe­ra­mos que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca si­ga y el PBI cie­rre con un au­men­to de 2,3% en 2017.

Sin em­bar­go, re­mar­ca­mos que la eco­no­mía se es­tá re­cu­pe­ran­do lue­go de 2016, pe­ro no cre­cien­do.

Re­cu­pe­ra­ción no es cre­ci­mien­to. Por em­pe­zar, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca tie­ne un com­po­nen­te es­ta­dís­ti­co y no eco­nó­mi­co, ya que “par­te” de la va­ria­ción po­si­ti­va del ni­vel de ac­ti­vi­dad es con­se­cuen­cia de que la ba­se de com­pa­ra­ción es ne­ga­ti­va.

Se­gun­do, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en un pro­ce­so de cre­ci­mien­to, la me­jo­ra del ni­vel de ac­ti­vi­dad en una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se sus­ten­ta prin­ci­pal­men­te en co­men­zar a uti­li­zar la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción ya ins­ta­la­da que es­ta­ba “pa­ra­da” o en desuso.

Pa­ra po­der ha­blar de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co tie­ne que ha­ber am­plia­ción de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, al­go que aún no su­ce­de por aho­ra en nues­tra eco­no­mía. Pa­ra que ha­ya am­plia­ción de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de­be ha­ber un au­men­to im­por­tan­te de la in­ver­sión pri­va­da, fe­nó­meno que tam­po­co acon­te­ce. Pa­ra po­der cre­cer “en se­rio” se ne-

ce­si­ta­ría (mí­ni­mo) un ra­tio IBIF/PBI de por lo me­nos 22%/23%, ya que ese ni­vel de in­ver­sión nos ubi­ca­ría en el pro­me­dio de la re­gión. Sin em­bar­go, el pro­yec­to Pre­su­pues­to 2018 pro­yec­ta una re­la­ción in­ver­sión / pro­duc­to en torno a 17%.

IN­VER­SIÓN. La in­ver­sión es la va­ria­ble que per­mi­te au­men­tar la re­la­ción ca­pi­tal por tra­ba­ja­dor exis­ten­te en la eco­no­mía, que es la va­ria­ble cla­ve de­trás del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Ma­yor in­ver­sión y un au­men­to del ca­pi­tal por tra­ba­jo per­mi­ten ga­nar pro­duc­ti­vi­dad. En es­te mar­co, se crean nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y se de­man­da em­pleo, lo cual me­jo­ra los sa­la­rios, se trac­cio­nan­do la de­man­da, y se ge­ne­ra un círcu­lo vir­tuo­so que im­pul­sa el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Na­da de es­to to­da­vía su­ce­de.

En es­te mar­co en el cual se con­clu­ye que los ac­tua­les nú­me­ros po­si­ti­vos mues­tran más una re­cu­pe­ra­ción que un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, se pue­de tra­zar un pa­ra­le­lo y ha­cer una com­pa­ra­ción contra 2015, año en el cual la eco­no­mía tam­bién se re­cu­pe­ró de la re­ce­sión de 2014.

Com­pa­ran­do la re­cu­pe­ra­ción de 2017 contra la de 2015, se pue­de de­cir que si la re­cu­pe­ra­ción ac­tual es (por aho­ra) más sua­ve que la de ha­ce dos años atrás. Los ci­mien­tos de 2017 son al­go más só­li­dos que los de 2015, ya que la ac­tual es­tá más ba­sa­da en la in­ver­sión y me­nos en el con­su­mo.

Pa­ra­le­la­men­te, el ma­yor di­na­mis­mo de la in­ver­sión ha­ce cre­cer más las im­por­ta­cio­nes, lo cual res­ta a la de­man­da agre­ga­da y ha­ce que los nú­me­ros den más ba­jos. Del otro la­do, la re­cu­pe­ra­ción del 2015 es­ta­ba ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en la ex­pan­sión del con­su­mo pú­bli­co y del con­su­mo pri­va­do, lo cual per­mi­tía un re­bo­te más fuer­te, pe­ro de ho­ri­zon­te tem­po- ral más aco­ta­do. La mis­ma re­ce­ta se ha­bía apli­ca­do en el re­bo­te 2013 post ajus­te 2012.

Sin em­bar­go, la es­tra­te­gia de cons­truir re­cu­pe­ra­cio­nes ba­sa­das en el es­tí­mu­lo del con­su­mo tan­to pri­va­do co­mo pú­bli­co (2013 y 2015) no es sus­ten­ta­ble en el me­diano pla­zo, y ne­ce­sa­ria­men­te con­du­jo al ajus­te ma­cro de 2014 y 2016. Así, el PBI que­dó atra­pa­do en un ci­clo po­lí­ti­co de re­cu­pe­ra­cio­nes ar­ti­fi­cia­les en años im­pa­res (2013 y 2015) y ajus­tes ma­cro en años pa­res (2014 y 2016) que im­pli­can es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y caí­da del PBI per cá­pi­ta. En­tre 2016 y 2011 el PBI per cá­pi­ta cae -7%.

Del otro la­do, en la ac­tual re­cu­pe­ra­ción hay más in­ver­sión, me­nos con­su­mo y tam­bién me­nos ex­por­ta­cio­nes. Es­te mix un po­co más orien­ta­do a la in­ver­sión y me­nos al con­su­mo lo­gra nú­me­ros po­si­ti­vos más ba­jos, pe­ro un ho­ri­zon­te tem­po­ral de cor­to y me­diano pla­zo po­co más aus­pi­cio­so.

En E&R pro­yec­ta­mos que, de la mano del fi­nan­cia­mien­to ex­terno, el PBI rom­pe­rá el ci­clo po­lí­ti­co de los años pa­res

post elec­to­ra­les ne­ga­ti­vos y re­gis­tra­rá una va­ria­ción de PBI po­si­ti­va en 2018. De es­ta ma­ne­ra y des­pués de mu­chos años, la eco­no­mía ar­gen­ti­na vol­ve­rá a re­gis­trar dos años con­se­cu­ti­vos con va­ria­ción del PBI po­si­ti­va. Pun­tual­men­te, en E&R pro­yec­ta­mos un au­men­to del PBI en torno a +2,0% en 2018.

LOS NUMEROS. En el pri­mer se­mes­tre de 2017 el PBI acu­mu­la una suba del 1,6% en com­pa­ra­ción con igual pe­rio­do de 2016. En el pri­mer se­mes­tre de 2015 el PBI cre­ció 2,1%. El PBI con­ti­núa ubi­cán­do­se en ni­ve­les por de­ba­jo del pi­co del se­gun­do tri­mes­tre de 2015 (-0,8%), lo cual de­ja en evi­den­cia que la ac­tual di­ná­mi­ca del pro­duc­to es una re­cu­pe­ra­ción y no un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Si bien la in­ver­sión bru­ta vol­vió a mos­trar un buen desem­pe­ño, to­da­vía se ubi­ca por de­ba­jo de los ni­ve­les de 2011. La suba del 5,6% del pri­mer se­mes­tre de 2017 obe­de­ce a una suba del 3,6% en ma­qui­na­ria y equi­po (44,2% de la in­ver­sión) con au­men­tos tan­to de ori­gen na­cio­nal co­mo im­por­ta­do, del 6,5% en cons­truc­cio­nes (36,4% de la in­ver­sión) y del 17% en equi­po de trans­por­te (13,8% de la in­ver­sión) gra­cias a la fuer­te suba del equi­po de trans­por­te im­por­ta­do que más que com­pen­só la ba­ja del equi­po de trans­por­te na­cio­nal.

Los ru­bros den­tro de la in­ver­sión que cre­cie­ron más que en 2015 fue­ron equi­po de trans­por­te im­por­ta­do, cons­truc­cio­nes y ma­qui­na­ria y equi­pa­mien­to im­por­ta­do.

Ana­li­zan­do el res­to de los com­po­nen­tes del PBI se pue­de re­sal­tar que en­tre aque­llos con una me­jor per­for­man­ce, ade­más de la in­ver­sión bru­ta, se en­cuen­tra úni­ca­men­te las im­por­ta­cio­nes. En sen­ti­do con­tra­rio, 2017 mues­tra una suba me­nor del con­su­mo pri­va­do y pú­bli­co, y una caí­da más de las ex­por­ta­cio­nes. Es­ta ba­ja es re­le­van­te ya que se ubi­ca co­mo el úni­co com­po­nen­te que mues­tra una va­ria­ción ne­ga­ti­va en lo que va del 2017, acu­mu­lan­do dos tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos de caí­das in­ter­anua­les.

Úni­ca­men­te seis sec­to­res mues­tran un cre­ci­mien­to ma­yor que en igual pe­rio­do de 2015 y cin­co de ellos pre­sen­ta­ron una va­ria­ción su­pe­rior al pro­me­dio del PBI, ubi­cán­do­se en­tre los sec­to­res “ga­na­do­res” del pri­mer se­mes­tre. La pes­ca tu­vo una suba del 24,3%, le si­gue la cons­truc­ción, que cre­ció 5,7% im­pul­sa­da por la obra pú­bli­ca. Trans­por­te y co­mu­ni­ca­cio­nes mos­tró una va­ria­ción po­si­ti­va del 3,8%, la in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra au­men­tó 3,6% y ho­te­les y res­tau­ran­tes cre­ció un 1,9%.

Por otra par­te, la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra se en­cuen­tra en­tre los sec­to­res “per­de­do­res”, pe­ro mien­tras au­men­tó un 0,4% en el I se­mes­tre de 2017, en 2015 caía 0,4%. El sec­tor de agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría, ca­za y sil­vi­cul­tu­ra se ubi­ca en­tre los ga­na­do­res y au­men­tó 4,8% pe­ro me­nos que la suba del 10% del I se­mes­tre 2015.

Sin em­bar­go, el re­bo­te de 2015 obe­de­ce a un muy mal 2014, por lo que el ni­vel de ac­ti­vi­dad de 2017 en el sec­tor es me­jor y res­pon­de al ali­vio de su pre­sión fis­cal gra­cias a la qui­ta de las re­ten­cio­nes y el fin del ce­po.

Otros sec­to­res ga­na­do­res, pe­ro que pre­sen­ta­ron me­nor va­ria­ción que en 2015, son los ser­vi­cios so­cia­les y de sa­lud que cre­cie­ron 2,3% y las ac­ti­vi­da­des in­mo­bi­lia­rias, em­pre­sa­ria­les y de alquiler que au­men­ta­ron 1,7%.

Sie­te de los ocho sec­to­res per­de­do­res (con va­ria­ción me­nor que el pro­me­dio del PBI) mos­tra­ron ade­más un me­nor di­na­mis­mo que en el I Se­mes­tre 2015: mi­ne­ría se re­du­jo 6,1% en el I se­mes­tre de 2017, afec­ta­do por la caí­da de la pro­duc­ción de pe­tró­leo, se­gui­do por elec­tri­ci­dad, gas y agua que ca­yó 0,8% y ser­vi­cio do­més­ti­co con una ba­ja del 0,7%.

Con va­ria­ción po­si­ti­va, pe­ro me­nor que en 2015, se en­cuen­tran el co­mer­cio , las ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rias, so­cia­les y per­so­na­les, ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y de­fen­sa y en­se­ñan­za. Fi­nal­men­te, en el acu­mu­la­do de los pri­me­ros sie­te me­ses si­guen pre­sen­tan­do caí­das in­ter­anua­les los sec­to­res de mi­ne­ría y elec­tri­ci­dad, gas y agua. Y cin­co sec­to­res se en­cuen­tran por de­ba­jo de lo ob­ser­va­do en los pri­me­ros sie­te me­ses de 2015: mi­ne­ría, cons­truc­ción, in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, agri­cul­tu­ra y co­mer­cio.

Des­pués de mu­chos años, la eco­no­mía ar­gen­ti­na re­gis­tra­ría dos años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to,en 2017 y 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.