Ro­bert Shi­ller

Fortuna - - Sumario -

Pa­ra qué sir­ve la eco­no­mía con­duc­tual.

El ga­na­dor del Pre­mio en Cien­cias Eco­nó­mi­cas en Me­mo­ria de Al­fred No­bel, Ri­chard Thaler, de la Universidad de Chica­go, es una elec­ción con­tro­ver­ti­da. Thaler de­di­có su vi­da al es­tu­dio de la eco­no­mía con­duc­tual, es­to es con una pers­pec­ti­va psi­co­ló­gi­ca. Pe­ro la idea mis­ma de que la in­ves­ti­ga­ción psi­co­ló­gi­ca pue­da te­ner ca­bi­da en la eco­no­mía re­pe­le a al­gu­nos miem­bros de la pro­fe­sión des­de ha­ce años.

No es mi ca­so. Me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so que la Fun­da­ción No­bel ha­ya ele­gi­do a Thaler. El No­bel de eco­no­mía ya se otor­gó a mu­chos economistas a los que pue­de cla­si­fi­car­se co­mo con­duc­tua­les, en­tre ellos yo mis­mo.

Pe­ro mu­chos en eco­no­mía y fi­nan­zas si­guen cre­yen­do que el me­jor mo­do de des­cri­bir la con­duc­ta hu­ma­na es mo­de­lar­la (sin nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción de la psi­co­lo­gía) co­mo op­ti­mi­za­ción ma­te­má­ti­ca por par­te de in­di­vi­duos se­pa­ra­dos y pu­ra­men­te egoís­tas, su­je­tos a res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias.

Co­no­cí a Thaler en 1982. Nues­tro pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción nun­ca de­jó de ge­ne­rar re­cha­zo. Una vez Thaler me di­jo que Mer­ton Mi­ller, que ga­nó el No­bel en 1990 (fa­lle­ció en 2000), le es­qui­va­ba la mi­ra­da si se lo cru­za­ba en los pa­si­llos de la Universidad de Chica­go. Mi­ller ex­pli­có su ra­zo­na­mien­to (aun­que no su con­duc­ta) en un ar­tícu­lo de 1986, muy ci­ta­do, ti­tu­la­do Ra­cio­na­li­dad con­duc­tual en fi­nan­zas. Con­ce­dió que al­gu­nas ve­ces las per­so­nas son víc­ti­mas de la psi­co­lo­gía, pe­ro in­sis­tió en que el re­la­to de esos erro­res es “ca­si to­tal- men­te irre­le­van­te” pa­ra las fi­nan­zas. Mi­ller hi­zo apor­tes ma­ra­vi­llo­sos, pe­ro sus ha­llaz­gos no son las úni­cas des­crip­cio­nes de fuer­zas eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras que de­ben in­tere­sar­nos. Por ejem­plo, en 1981, Thaler y Hersh She­frin, de la Universidad de San­ta Cla­ra, pro­pu­sie­ron una “teo­ría eco­nó­mi­ca del au­to­con­trol”, que des­cri­be fe­nó­me­nos eco­nó­mi­cos a par­tir de la in­ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra con­tro­lar sus im­pul­sos. Es ver­dad que la gen­te no tie­ne pro­ble­mas de mo­ti­va­ción pa­ra le­van­tar un bi­lle­te de diez dó­la­res ti­ra­do en la ace­ra. Pe­ro sí tie­ne pro­ble­mas pa­ra re­sis­tir el im­pul­so de gas­tar­lo: por eso la ma­yo­ría de las per­so­nas no aho­rran su­fi­cien­te pa­ra la ju­bi­la­ción.

Los economistas ne­ce­si­tan com­pren­der esos erro­res re­pe­ti­dos de la gen­te. Thaler pro­pu­so me­ca­nis­mos pa­ra ayu­dar a esas mis­mas per­so­nas, con los mis­mos pro­ble­mas de au­to­con­trol, a de­ci­dir me­jor, me­dian­te un cam­bio de la “ar­qui­tec­tu­ra de la elec­ción” (co­mo ex­pli­ca en Nud­ge, su li­bro en coau­to­ría con Cass Suns­tein, pu­bli­ca­do en es­pa­ñol co­mo Un pe­que­ño em­pu­jón).

Me­jo­rar la con­duc­ta de aho­rro de la gen­te no es po­ca co­sa. Has­ta cier­to pun­to, es una cues­tión de vi­da o muer­te, y (más en ge­ne­ral) de­ter­mi­na nues­tra ca­pa­ci­dad de ob­te­ner rea­li­za­ción y sa­tis­fac­ción en la vi­da. *PRE­MIO NO­BEL EN 2013, PROFESSOR DE ECO­NO­MíA EN YA­LE UNIVERSITY.

Thaler pro­pu­so me­ca­nis­mos pa­ra ayu­dar a de­ci­dir me­jor a las per­so­nas con pro­ble­mas de au­to­con­trol me­dian­te un cam­bio en la “ar­qui­tec­tu­ra de la elec­ción”.

Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2017

Ro­bert J. Shi­ller*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.