La ciu­dad que mi­ra ha­cia orien­te

La ca­pi­tal chi­le­na es un mi­xi en­tre cen­tros co­mer­cia­les mo­der­nos, ce­rros y bue­na gas­tro­no­mía. Tie­ne una am­plía ofer­ta hotelera en la que se des­ta­ca la re­no­va­ción to­tal del She­ra­ton.

Fortuna - - Sumario - CLAU­DIO CELANO Gó­MEZ, DES­DE SAN­TIA­GO DE CHI­LE

La ca­pi­tal chi­le­na es un mix en­tre cen­tros co­mer­cia­les mo­der­nos, ce­rros y bue­na gas­tro­no­mía. Tie­ne una am­plia ofer­ta hotelera en la que se des­ta­ca la re­no­va­ción to­tal del She­ra­ton.

Los An­des y Cos­ta­ne­ra Center de­fi­nen a San­tia­go de Chi­le. Na­tu­ra­le­za y mo­der­ni­dad son las dos ca­ras de es­ta ciu­dad que se ha con­ver­ti­do en una de las pre­fe­ri­das de los Ar­gen­ti­nos que van en bus­ca de tec­no­lo­gía, ro­pa y bue­na gas­tro­no­mía. Al río Ma­po­cho, que cru­za y di­vi­de la ca­pi­tal chi­le­na, se le su­man el Ce­rro San­ta Lucía y el San Cris­tó­bal, con su te­le­fé­ri­co que fue re­cien­te­men­te rei­nau­gu­ra­do. En in­vierno, Fa­re­llo­nes y Va­lle Ne­va­do se con­vier­ten en vi­si­ta ca­si obli­ga­da pa­ra los aman­tes del es­quí. A es­tas be­lle­zas na­tu­ra­les se le con­tra­po­nen los gran­des cen­tros co­mer­cia­les con lo­ca­les de mar­cas in­ter­na­cio­na­les y la in­ten­ción de la ciu­dad de con­ver­tir­se en el puen­te en­tre Amé­ri­ca La­ti­na y Asia Pa­cí­fi­co. En esa bús­que­da, el edi­fi­cio de Cos­ta­ne­ra Center, fi­nan­cia­do y cons­trui­do por Horst Paul­mann, due­ño de Cen­co­sud, es co­mo un fa­ro que ilu­mi­na ese ca­mino al mun­do asiá­ti­co.

Es es­ta mez­cla la que ha­ce a San­tia­go de Chi­le un des­tino in­tere­san­te pa­ra los ar­gen­ti­nos. Ade­más de com­pras –la tec­no­lo­gía es mu­cho más ba­ra­ta co­mo con­se­cuen­cia del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos-, la ciu­dad es vi­si­ta­da por el cre­ci­mien­to ur­bano que ha te­ni­do en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Ba­rrios co­mo el de Pro­vi­den­cia o Vi­ta­cu­ra han re­na­ci­do y ofre­cen una am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral.

En cuan­to a las vi­si­tas tu­rís­ti­cas, hay al­gu­nos lu­ga­res que no pue­den fal­tar. El pri­me­ro de ellos es el Sky Cos­ta­ne­ra, el mi­ra­dor más al­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, que es­tá a 300 me­tros de al­tu­ra. Tie­ne una vis­ta 360° de San­tia­go. Va­le la pe­na su­bir so­la­men­te cuan­do el día es­tá des­pe­ja­do y el smog no em­pas­ta el pai­sa­je. Ade­más de ca­mi­nar por el cen­tro fi­nan­cie­ro y per­der­se por las ca­lles de Be­lla­vis­ta –ba­rrio si­mi­lar a nues­tro San Tel­mo-, su­bir al Ce­rro San Cris­tó­bal a pie es una lin­da ex­pe­rien­cia. En­cla­va­do en el Par­que Me­tro­po­li­tano, es el par­que más gran­de la ciu­dad con sus más de 700 hec­tá­reas. Pa­ra los que dis­fru­tan de an­dar en bi­ci­cle­ta, has­ta la ci­ma son ca­si cua­tro ki­ló­me­tros en subida que, por mo­men­tos, se vuel­ve real­men­te desafian­te. La ba­ja­da, a to­da ve­lo­ci­dad, no pue­de ex­pli­car­se en es­tas lí­neas. Hay que vi­vir­lo.

Com­pras por do­quier. Los cen­tros co­mer­cia­les son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas en los via­jes que los ar­gen­ti­nos ha­cen a Chi­le. En Par­que Arau­co, Al­to Las Con­des y el úl­ti­mo shop­ping abier­to, que fue el Cos­ta­ne­ra Center, con tien­das co­mo H&M y Fo­re­ver XXI, don­de se con­si­guen pren­das a un ba­jí­si­mo pre­cio, el acen­to ar­gen­tino es el más es­cu­cha­do. Es nor­mal ver va­li­jas, que se van lle­nan­do a me­di­da que pa­sa el día. La in­du­men­ta­ria, en ge­ne­ral, es en­tre un 30 y un 50% más ba­ra­ta que en Ar­gen­ti­na. Pe­ro es­to pa­sa con de­ter­mi­na­das mar­cas, ya que en otras, el pre­cio es el mis­mo o in­clu­so más ca­ro que en Bue­nos Ai­res. Lo mis­mo pa­sa con la gas­tro­no­mía. Co­mer en Chi­le no es ne­ce­sa­ria­men­te más ba­ra­to que ha­cer­lo en Ar­gen­ti­na.

La ofer­ta hotelera tam­bién ha

cre­ci­do mu­cho en San­tia­go de Chi­le, y hay alo­ja­mien­to pa­ra to­dos los gus­tos. An­te la lle­ga­da de tan­tos ex­tran­je­ros, co­mo con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to del país y su bús­que­da de ser el cen­tro de ne­go­cios de ca­ra a Asia, al­gu­nos ho­te­les se re­no­va­ron. Ese fue el ca­so del She­ra­ton San­tia­go Ho­tel & Con­ven­tion Center. Ubi­ca­do a tan so­lo 15 mi­nu­tos del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal y a 15 cua­dras del Cos­ta­ne­ra Center, el She­ra­ton ter­mi­nó una re­mo­de­la­ción to­tal en ju­lio del año pa­sa­do. Sus 386 ha­bi­ta­cio­nes y sus es­pa­cios co­mu­nes fue­ron re­cons­trui­das por pri­me­ra vez des­de 1970, año en que ha­bía abier­to el ho­tel. Se cam­bió des­de el mo­bi­lia­rio y las al­fom­bras, has­ta las ca­ñe­rías y los cir­cui­tos eléc­tri­cos. La obra du­ró más de un año.

To­das las ha­bi­ta­cio­nes del She­ra­ton tie­ne vis­ta al ce­rro San Cris­tó­bal –es­tá a me­nos de 500 me­tros de su ba­se- o al río Ma­po­cho. Un gran y mo­derno Lobby Bar da la bien­ve­ni­da. Es re­co­men­da­ble pro­bar el pis­co sour del bar. Tam­bién cuen­ta con dos res­tau­ran­tes de pri­mer ni­vel. El Bohio, al ai­re li­bre, al la­do de la pi­le­ta; y su prin­ci­pal, que es El Cid, con una am­plia car­ta in­ter­na­cio­nal crea­da por el chef uru­gua­yo Gustavo Mau­re­lli.

El ho­tel tie­ne una gran pi­le­ta cir­cu­lar al ai­re li­bre, más otra ubi­ca­da en el lu­gar del Spa, don­de tam­bién se en­cuen­tra el gim­na­sio. El She­ra­ton ade­más es un gran cen­tro de con­ven­cio­nes. Su sa­lón prin­ci­pal pue­de al­ber­gar has­ta a 2.000 per­so­nas. Son dos pi­sos com­ple­tos con sa­lo­nes y ac­ce­sos di­rec­tos des­de el ex­te­rior.

RESORT UR­BANO. El She­ra­ton de San­tia­go se re­no­vó to­tal­men­te en ju­lio del año pa­sa­do. Tie­ne 386 ha­bi­ta­cio­nes, business center, pi­le­ta ex­te­rior e in­te­rior y es­tá a los pies del ce­rro San Cris­tó­bal.

OASIS VER­DE. En ple­na ciu­dad, el Ce­rro San­ta Lucía es uno de los par­ques pú­bli­cos más vi­si­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.