Nou­riel Rou­bi­ni

Fortuna - - Sumario -

Tres es­ce­na­rios pa­ra la eco­no­mía glo­bal.

En los úl­ti­mos años, la eco­no­mía glo­bal ha os­ci­la­do en­tre pe­río­dos de ace­le­ra­ción (cuan­do el cre­ci­mien­to es po­si­ti­vo y se for­ta­le­ce) y pe­río­dos de des­ace­le­ra­ción (cuan­do el cre­ci­mien­to es po­si­ti­vo pe­ro se de­bi­li­ta). Des­pués de más de un año de ace­le­ra­ción, ¿el mun­do va ca­mino ha­cia otra des­ace­le­ra­ción o la re­cu­pe­ra­ción per­sis­ti­rá?

El al­za ac­tual en el cre­ci­mien­to y los mer­ca­dos bur­sá­ti­les se ha ve­ni­do for­ta­le­cien­do des­de el ve­rano de 2016. A pe­sar de un bre­ve tras­pié lue­go de la vo­ta­ción por el Bre­xit, la ace­le­ra­ción so­por­tó no só­lo la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién la ma­yor in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y el caos geo­po­lí­ti­co que ella ha ge­ne­ra­do. En res­pues­ta a es­ta apa­ren­te re­si­lien­cia, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, que en los úl­ti­mos años ha­bía ca­rac­te­ri­za­do al cre­ci­mien­to glo­bal co­mo la “nue­va me­dio­cri­dad”, re­cien­te­men­te me­jo­ró su Pers­pec­ti­va Eco­nó­mi­ca Mun­dial.

Se pue­den vis­lum­brar tres es­ce­na­rios po­si­bles pa­ra la eco­no­mía glo­bal en los pró­xi­mos tres años. En el es­ce­na­rio al­cis­ta, las cua­tro eco­no­mías más gran­des y sis­té­mi­ca­men­te im­por­tan­tes del mun­do (Chi­na, la eu­ro­zo­na, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos) im­ple­men­tan re­for­mas es­truc­tu­ra­les que fo­men­tan un cre­ci­mien­to po­ten­cial y abor­dan las vul­ne­ra­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras. Al ga­ran­ti­zar que el al­za cí­cli­ca es­té aso­cia­da con un cre­ci­mien­to po­ten­cial y real más fuer­te, esos es­fuer­zos pro­du­ci­rían un cre­ci­mien­to ro­bus­to del PBI, una in­fla­ción ba­ja pe­ro mo­de­ra­da­men­te en al­za y una re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra por mu­chos años más. Es­ta­dos Uni­dos y los mer­ca­dos bur­sá­ti­les glo­ba­les al­can­za­rían nue­vos pi­cos, jus­ti­fi­ca­dos por fun­da­men­tos más só­li­dos.

En el es­ce­na­rio ba­jis­ta, su­ce­de lo con­tra­rio: las prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do no lo­gran im­ple­men­tar re­for­mas es­truc­tu­ra­les que im­pul­sen el cre­ci­mien­to po­ten­cial. Chi­na pa­tea el pro­ble­ma pa­ra más ade­lan­te, sin des­viar­se de un sen­de­ro de ex­ce­si­vo apa­lan­ca­mien­to y so­bre­ca­pa­ci­dad. La eu­ro­zo­na no lo­gra al­can­zar una ma­yor in­te­gra­ción, mien­tras que res­tric­cio­nes po­lí­ti­cas li­mi­tan la ca­pa­ci­dad de los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas a ni­vel na­cio­nal pa­ra im­ple­men­tar re­for­mas es­truc­tu­ra­les que me­jo­ren el cre­ci­mien­to. Y Ja­pón si­gue atas­ca­do en su tra­yec­to­ria de ba­jo cre­ci­mien­to, en la me­di­da en que las re­for­mas del la­do de la ofer­ta y la li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial (la ter­ce­ra “fle­cha” de la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca del pri­mer mi­nis­tro Shin­zo Abe) se di­lu­yen.

En cuan­to a Es­ta­dos Uni­dos, la ad­mi­nis­tra­ción Trump, en es­te es­ce­na­rio, si­gue bus­can­do una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca —que in­clu­ye un re­cor­te im­po­si­ti­vo que fa­vo­re­ce abru­ma­do­ra­men­te a los ri­cos, un pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial y res­tric­cio­nes a la in­mi­gra­ción— que bien pue­de re­du­cir el cre­ci­mien­to po­ten­cial. Un es­tí­mu­lo fis­cal ex­ce­si­vo con­du­ce a dé­fi­cits y ni­ve­les de deu­da des­con­tro­la­dos, lo que re­sul­ta en ta­sas de in­te-

El ter­cer es­ce­na­rio –y, en mi opi­nión, el más pro­ba­ble– se si­túa en al­gu­na par­te en­tre el es­ce­na­rio más op­ti­mis­ta y el más pe­si­mis­ta.

rés más al­tas y un dó­lar más fuer­te, de­bi­li­tan­do aún más el cre­ci­mien­to. Trump, pro­pen­so al ga­ti­llo fá­cil, has­ta po­dría ter­mi­nar en un con­flic­to mi­li­tar con Co­rea del Nor­te —y, más tar­de, con Irán—, re­du­cien­do aún más las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas de Es­ta­dos Uni­dos.

En es­te es­ce­na­rio, la fal­ta de re­for­ma en las eco­no­mías prin­ci­pa­les ha­rá que el al­za cí­cli­ca se vea li­mi­ta­da por un cre­ci­mien­to de ten­den­cia ba­ja. Si el cre­ci­mien­to po­ten­cial se man­tie­ne ba­jo, las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y cre­di­ti­cias la­xas po­drían lle­gar a de­ri­var en una in­fla­ción de los bie­nes y/o ac­ti­vos cau­san­do, lle­ga­do el ca­so, una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca —y tal vez di­rec­ta­men­te una re­ce­sión y una cri­sis fi­nan­cie­ra— cuan­do las bur­bu­jas de ac­ti­vos es­ta­llen o au­men­te la in­fla­ción.

El ter­cer es­ce­na­rio —y, en mi opi­nión, el más pro­ba­ble— se si­túa en al­gu­na par­te en­tre los dos pri­me­ros. El al­za cí­cli­ca, tan­to del cre­ci­mien­to co­mo de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, con­ti­núa por un tiem­po, im­pul­sa­da por los res­tan­tes vien­tos de co­la. Sin em­bar­go, mien­tras que las eco­no­mías prin­ci­pa­les pre­ten­den im­ple­men­tar al­gu­nas re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra me­jo­rar el cre­ci­mien­to po­ten­cial, el rit­mo del cam­bio es mu­cho más len­to y su al­can­ce, mu­cho más mo­des­to de lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ma­xi­mi­zar el po­ten­cial.

En Chi­na, es­te es­ce­na­rio pa­ra sa­lir del pa­so im­pli­ca ha­cer ape­nas lo su­fi­cien­te pa­ra evi­tar un ate­rri­za­je for­zo­so, pe­ro no lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra al­can­zar un ate­rri­za­je ver­da­de­ra­men­te sua­ve; si no se en­cuen­tra una so­lu­ción pa­ra las vul­ne­ra­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras, con el tiem­po el pe­li­gro se tor­na inevi­ta­ble. En la eu­ro­zo­na, es­te es­ce­na­rio con­lle­va­ría so­la­men­te un pro­gre­so no­mi­nal ha­cia una ma­yor in­te­gra­ción, y el con­ti­nuo re­cha­zo por par­te de Ale­ma­nia a com­par­tir ries­gos o su re­ti­cen­cia a una unión fis­cal de­bi­li­ta los in­cen­ti­vos pa­ra que los paí­ses miem­bro que es­tén en pro­ble­mas em­pren­dan re­for­mas du­ras. En Ja­pón, una ad­mi­nis­tra­ción Abe ca­da vez más de­fi­cien­te im­ple­men­ta­ría re­for­mas mí­ni­mas, de­jan­do el cre­ci­mien­to po­ten­cial atas­ca­do por de­ba­jo del 1%.

En Es­ta­dos Uni­dos, la pre­si­den­cia de Trump se­gui­ría sien­do vo­lá­til e in­efi­cien­te, con una can­ti­dad cre­cien­te de nor­te­ame­ri­ca­nos que se da­rían cuen­ta de que, a pe­sar de su pre­ten­sión po­pu­lis­ta, Trump es sim­ple­men­te un plu­tó­cra­ta que pro­te­ge los in­tere­ses de los ri­cos. La de­sigual­dad au­men­ta; la cla­se me­dia se es­tan­ca; los sa­la­rios ape­nas cre­cen; y el con­su­mo y el cre­ci­mien­to se man­tie­nen anémi­cos, ape­nas cer­ca del 2%.

En otras pa­la­bras, si el mun­do sim­ple­men­te sa­le del pa­so, co­mo pa­re­ce ser el ca­so, po­dría, en el lap­so de tres o cua­tro años, en­fren­tar una pers­pec­ti­va más ba­jis­ta. La lec­ción es cla­ra: o los lí­de­res po­lí­ti­cos y los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas de­mues­tran el li­de­raz­go ne­ce­sa­rio pa­ra ga­ran­ti­zar una pers­pec­ti­va me­jor pa­ra el me­diano pla­zo o los ries­gos a la ba­ja se ma­te­ria­li­za­rán pron­to cau­sán­do­le un gra­ve per­jui­cio a la eco­no­mía glo­bal.

Si el mun­do sim­ple­men­te sa­le del pa­so, co­mo pa­re­ce ser el ca­so, po­dría, en el lap­so de tres o cua­tro años, en­fren­tar una pers­pec­ti­va más ba­jis­ta.

Nou­riel Rou­bi­ni*

TRUMP. Rou­bi­ni lo con­si­de­ra un plu­tó­cra­ta que pro­te­ge los in­tere­ses de los ri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.