Sh­lo­mo Ben-Ami

Fortuna - - Sumario -

Todo lo que Es­pa­ña aún tie­ne pa­ra mos­trar.

La idea de que “Es­pa­ña es di­fe­ren­te” em­pu­jó a ge­ne­ra­cio­nes de ro­mán­ti­cos via­je­ros a cru­zar los Pi­ri­neos pa­ra ver azu­za­das sus fan­ta­sías por vi­sio­nes de mu­je­res vi­bran­tes y ban­di­dos en­can­ta­do­res. Pe­ro Es­pa­ña ya no es el pu­ño desafian­te en la ca­de­ra de Carmen, la ci­ga­rre­ra de Bi­zet. Aun­que hoy to­das las mi­ra­das es­tán pues­tas en el in­ten­to se­pa­ra­tis­ta de la re­gión de Ca­ta­lu­ña, Es­pa­ña to­da­vía se des­ta­ca en­tre las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les en va­rios as­pec­tos cru­cia­les (y po­si­ti­vos).

La sin­gu­la­ri­dad de Es­pa­ña pue­de ver­se en su res­pues­ta al te­rro­ris­mo. En el Reino Uni­do, los aten­ta­dos de 2005 en Londres ge­ne­ra­ron más res­tric­cio­nes le­ga­les a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas. El ata­que del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en Es­ta­dos Uni­dos im­pul­só una se­rie de cam­bios a las le­yes so­bre vi­gi­lan­cia es­ta­tal, que hi­cie­ron más fá­cil pa­ra el go­bierno es­piar a es­ta­dou­ni­den­ses co­mu­nes y co­rrien­tes (y eso por no ha­blar de la Gue­rra Glo­bal al Te­rro­ris­mo, que si­gue cau­san­do es­tra­gos en Me­dio Orien­te).

En cam­bio, des­pués de los aten­ta­dos del 11 de mar­zo de 2004 en el sis­te­ma fe­rro­via­rio de Ma­drid (que de­ja­ron ca­si 200 muertos), se al­zó en Es­pa­ña una “alian­za de ci­vi­li­za­cio­nes” pa­ra ten­der puen­tes con el Is­lam y así des­ar­mar al ex­tre­mis­mo. Es­ta ac­ti­tud to­le­ran­te ha­cia la mi­no­ría mu­sul­ma­na del país con­ti­núa has­ta el día de hoy, a pe­sar del re­cien­te ata­que de agos­to en La Ram­bla, en el co­ra­zón de Bar­ce­lo­na.

Es­to tam­bién pa­re­ce ver­se re­fle­ja­do en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Mien­tras en ca­si to­das las elec­cio­nes re­cien­tes en Eu­ro­pa los par­ti­dos po­pu­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha ob­tu­vie­ron bue­nos re­sul­ta­dos, Es­pa­ña (y el lin­dan­te Por­tu­gal) se han man­te­ni­do al pa­re­cer in­mu­nes.

Hoy Es­pa­ña dis­fru­ta de un con­si­de­ra­ble di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, con una de las ta­sas de cre­ci­mien­to más al­tas de Eu­ro­pa. Pe­ro en años re­cien­tes pa­de­ció di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y un des­em­pleo ga­lo­pan­te, que lle­gó al 27% en 2013. Sue­le dar­se por sen­ta­do que la com­bi­na­ción de pro­ble­mas eco­nó­mi­cos e in­mi­gra­ción es una re­ce­ta pa­ra el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo y la xe­no­fo­bia.

Pe­ro nin­gu­na de las dos gran­des fuer­zas po­lí­ti­cas sur­gi­das en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años (Ciu­da­da­nos y Po­de­mos) mues­tra el me­nor atis­bo de ten­den­cias au­to­ri­ta­rias de de­re­cha o re­tó­ri­ca an­ti­eu­ro­pea. Ciu­da­da­nos es un par­ti­do cen­tris­ta pro mer­ca­do; Po­de­mos re­pre­sen­ta a jó­ve­nes des­con­ten­tos de cla­se me­dia ur­ba­na con un per­fil ideo­ló­gi­co más de iz­quier­da.

Pa­ra los eu­ro­peos, Es­pa­ña re­pre­sen­ta aho­ra una fan­ta­sía di­fe­ren­te a la del pa­sa­do: les de­mues­tra que aun­que un país ex­pe­ri­men­te cam­bios en su com­po­si­ción ét­ni­ca, aten­ta­dos te­rro­ris­tas y una pro­fun­da re­ce­sión, igual pue­de re­sis­tir los can­tos de si­re­na del ex­tre­mis­mo.

La ex­ten­di­da re­sis­ten­cia de Es­pa­ña a las fuer­zas po­pu­lis­tas de de­re­cha tam­bién pue­de ser re­fle­jo de la na­tu­ra­le­za de la tran­si­ción es­pa­ño­la a la de­mo­cra­cia tras la muer­te de Fran­co.

Sh­lo­mo Ben-Ami*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.