Juan J. Llach

Fortuna - - Sumario -

Na­da in­te­rrum­pe el cre­ci­mien­to mun­dial.

En el úl­ti­mo mes ocu­rrie­ron dos he­chos cu­ya si­mul­ta­nei­dad era inima­gi­na­ble has­ta ha­ce po­co. Co­rea del Nor­te re­do­bló a lí­mi­tes sin pre­ce­den­tes sus ame­na­zas en la re­gión y, sin em­bar­go, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de la Re­pú­bli­ca de Co­rea y de Ja­pón si­guie­ron su ru­ta, co­mo si na­da pa­sa­ra.

La ame­na­za de Co­rea del Nor­te a Ja­pón fue muy ex­plí­ci­ta: “Ya no es ne­ce­sa­rio que Ja­pón exis­ta cer­ca de no­so­tros y las cua­tro is­las del ar­chi­pié­la­go de­ben ser hun­di­das en el mar por la bom­ba nu­clear”. Por aho­ra con di­plo­ma­cia ni­po­na, Ja­pón con­tes­tó que “si Co­rea del Nor­te si­gue el cur­so que lle­va que­da­rá ca­da vez más ais­la­da del mun­do”.

Pe­ro tra­tan­do de dar rea­lis­mo a sus pa­la­bras, Co­rea del Nor­te reite­ró al día si­guien­te un mi­sil que so­bre­vo­ló Ja­pón. Pe­se al len­gua­je te­rro­rí­fi­co y al mi­sil, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de Ja­pón y de la Re­pú­bli­ca de Co­rea no se in­mu­ta­ron. El yen y el won co­reano se­guían va­lien­do ca­si lo mis­mo que un año atrás, con una le­ve apre­cia­ción, y los ín­di­ces bur­sá­ti­les de am­bos paí­ses con­ti­nua­ron su ten­den­cia al­cis­ta.

Que­dó cla­ro que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros mi­ran más las ten­den­cias de la eco­no­mía glo­bal, con un cre­ci­mien­to sin­cro­ni­za­do que no ce­sa, que a las ame­na­zas nor­co­rea­nas y su­po­nen, co­mo pa­re­ce pro­ba­ble y to­dos desea­mos, que ellas no se con­cre­ta­rán. Un da­to po­si­ti­vo del úl­ti­mo mes fue la re­vi­sión ha­cia arri­ba del cre­ci­mien­to anua­li­za­do de Es­ta­dos Uni­dos en el se­gun­do tri­mes­tre, aho­ra es­ti­ma­do en 3%.

Trans­cu­rri­dos ya diez me­ses de la elec­ción del pre­si­den­te Trump, los úni­cos indicadores que han em­peo­ra­do son el va­lor del dó­lar, el del pe­so ar­gen­tino y la so­ja (más otros gra­nos), jun­to a una le­ve suba del ren­di­mien­to de los bo­nos de Es­ta­dos Uni­dos a diez años.

En las bol­sas se des­ta­ca la suba del Mer­val que, aun me­di­do en dó­la­res se in­cre­men­tó un 21,8%, ca­si lo mis­mo que el Nik­kei. Las ba­jas de los gra­nos obe­de­cen a gran­des au­men­tos de la pro­duc­ción, por una su­ce­sión ca­si inin­te­rrum­pi­da de co­se­chas re­cord en los úl­ti­mos cin­co años que pu­die­ron más que una de­man­da muy sos­te­ni­da.

Por lo de­más, el res­to de las mo­ne­das, las ma­te­rias pri­mas y las bol­sas han au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y, lo que es muy im­por­tan­te, el ries­go país de los mer­ca­dos emer­gen­tes ca­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, in­clu­yen­do el de la Ar­gen­ti­na, que aca­ba de to­car su mí­ni­mo en diez años.

Con aun ma­yor cla­ri­dad que en los me­ses an­te­rio­res, los re­sul­ta­dos mues­tran el fra­ca­so del “mo­de­lo ca­nó­ni­co” con el que se pro­nos­ti­có la evo­lu­ción de las fi­nan­zas glo­ba­les al mo­men­to de ser elec­to Trump. Es­te mo­de­lo sos­te­nía que au­men­ta­rían las ta­sas de in­te­rés de mer­ca­do y de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pri­me­ro en Es­ta­dos Uni­dos y lue­go en Eu­ro­pa, lo que lle­va­ría a ba­jas bur­sá­ti­les, una apre­cia­ción del dó­lar, sa­li­das de ca­pi­ta­les de los paí­ses emer­gen­tes, con subas de su ries­go país y de­bi­li­ta­mien­to de los com­mo­di­ties.

Lo que ha ocu­rri­do has­ta aquí es lo con­tra­rio.

Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros mi­ran más las ten­den­cias de la eco­no­mía glo­bal, con un cre­ci­mien­to sin­cro­ni­za­do que no ce­sa, que a las ame­na­zas nor­co­rea­nas.

Co­mo se di­jo en nues­tros in­for­mes, des­de di­ciem­bre pa­sa­do, ha­bía un cur­so al­ter­na­ti­vo que era el de la eco­no­mía glo­bal 2004-2008, fa­vo­ra­ble a las ma­te­rias pri­mas y a los paí­ses emer­gen­tes. A es­to se agre­ga­ron ten­den­cias de­fla­cio­na­rias que pos­ter­ga­ron las subas de las ta­sas de in­te­rés de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y ca­si anu­la­ron el au­men­to del ren­di­mien­to de los bo­nos.

Por cier­to, es­te mar­co es el me­jor pa­ra la Ar­gen­ti­na. Se os­cu­re­ce en par­te por las sú­per co­se­chas glo­ba­les que trans­for­man el “vien­to de co­la”, que dis­fru­tó y mal­gas­tó el an­te­rior go­bierno, en una sua­ve bri­sa fa­vo­ra­ble. Ayu­da­rá, en cam­bio, una re­cu­pe­ra­ción de Bra­sil cu­yo cre­ci­mien­to su­pe­rará muy pro­ba­ble­men­te al pro­yec­ta­do por el FMI (1,3%), pe­se a que tam­bién aquí apa­re­ce una som­bra, y es la au­daz re­for­ma la­bo­ral vo­ta­da por el Con­gre­so, que se­rá un imán pa­ra la atrac­ción de in­ver­sio­nes a nues­tro ve­cino y le da­rá una sig­ni­fi­ca­ti­va ga­nan­cia de com­pe­ti­ti­vi­dad, tal vez par­cial­men­te com­pen­sa­da por una re­va­lua­ción del real que pue­de ayu­dar al ba­lan­ce co­mer­cial bi­la­te­ral.

Las mo­ne­das, las ma­te­rias pri­mas y las bol­sas han au­men­ta­do, y el ries­go país de los emer­gen­tes ca­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te des­de que Trump es pre­si­den­te.

Juan J. Llach*

RE­SUL­TA­DO. Los indicadores eco­nó­mi­cos, con Trump en la pre­si­den­cia de EE.UU., han me­jo­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.