Por qué el con­su­mo tie­ne un te­cho tan ba­jo

El ex­ce­len­te re­sul­ta­do en las elec­cio­nes de me­dio tér­mino se ex­pli­ca tam­bién por la caí­da en la in­fla­ción. Pe­ro no tan­to por el cre­ci­mien­to, que es to­da­vía muy le­ve co­mo pa­ra me­jo­rar la per­cep­ción so­cial y el con­su­mo.

Fortuna - - Sumario - GUSTAVO GAR­CÍA

El re­sul­ta­do en las elec­cio­nes de me­dio tér­mino se ex­pli­ca tam­bién por la caí­da en la in­fla­ción. Pe­ro no tan­to por el cre­ci­mien­to, que es to­da­vía le­ve pa­ra me­jo­rar la per­cep­ción so­cial y el con­su­mo.

El Go­bierno pa­só las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre blan­dien­do nú­me­ros po­si­ti­vos, fru­tos de una po­lí­ti­ca que ha ve­ni­do a re­ver­tir aque­llo que to­dos han coin­ci­di­do en lla­mar “la pe­sa­da he­ren­cia”. Pue­de os­ten­tar la in­fla­ción más ba­ja en 7 años y el cre­ci­mien­to más al­to del úl­ti­mo lus­tro. Pe­ro en la ca­lle la sen­sa­ción es por com­ple­to di­fe­ren­te.

¿Por qué el im­pul­so de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en el úl­ti­mo tri­mes­tre, el re­pun­te de la in­dus­tria y la pues­ta en mar­cha de la cons­truc­ción no ter­mi­nan por de­rra­mar sus be­ne­fi­cios so­bre la po­bla­ción? La in­fla­ción mer­ma, así lo mues­tran los grá­fi­cos de los es­pe­cia­lis­tas, pe­ro sube la nafta, las pre­pa­gas, los ali­men­tos, las cuo­tas de las es­cue­las pri­va­das. Hay co­mo cier­to des­aco­ple en­tre las ci­fras de los la­bo­ra­to­rios eco­nó­mi­cos y lo que la gen­te vi­ve ca­da día en la vi­da real.

“El Go­bierno avan­zó ha­cia las

elec­cio­nes con una no­ti­cia fa­vo­ra­ble que fue­ron los gua­ris­mos en torno a la in­fla­ción, y no tan­to los nú­me­ros que ha­cen al cre­ci­mien­to”, le ex­pli­ca a For­tu­na el eco­no­mis­ta Fa­bio Ro­drí­guez, socio de MyRA­so­cia­dos.

Y agre­ga: “En la com­bi­na­ción en­tre cre­cer y ba­jar la in­fla­ción, el Eje­cu­ti­vo se mos­tró más fa­vo­ra­ble a ba­jar la in­fla­ción, que es la más ba­ja en los úl­ti­mos 7 años. Pe­ro cuan­do uno ve el bie­nes­tar, ad­vier­te que fal­ta el cre­ci­mien­to, que es dé­bil. El cre­ci­mien­to ha trac­cio­na­do po­co em­pleo, por lo cual la per­cep­ción en el bol­si­llo es ne­ga­ti­va”.

Fren­te a los nú­me­ros po­si­ti­vos que pu­bli­ca el Go­bierno, exis­te en la co­ti­dia­nei­dad la sen­sa­ción de que las co­sas no han cam­bia­do pa­ra me­jor. Una en­cues­ta de la fir­ma Ta­quion, ela­bo­ra­da jun­to a la Universidad Abier­ta In­te­ra­me­ri­ca­na y Axio­ner, mues­tra que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del 48,4% de la po­bla­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res es­tá “peor”, aun­que el mis­mo por­cen­ta­je es­ti­ma que es­ta­rá me­jor den­tro de un año.

Las con­sul­to­ras aus­cul­tan el hu­mor so­cial y sus re­sul­ta­dos son una mez­cla de desa­zón con in­cier­ta es­pe­ran­za. El mis­mo do­cu­men­to di­ce que en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res “el 54% di­ce es­tar peor que el año pa­sa­do”, pe­ro el 33% que cree que va a es­tar me­jor en el pró­xi­mo año. Se­gún la con­sul­to­ra Eco­no­mía y Re­gio­nes, “sin lu­gar a du­das, el ac­tual peor com­por­ta­mien­to re­la­ti­vo del mer­ca­do la­bo­ral ex­pli­ca (en par­te) el de­te­rio­ro de las per­cep­cio­nes” de la po­bla­ción. Tam­bién re­tro­ce­dió el ín­di­ce de Ex­pec­ta­ti­vas del Con­su­mi­dor, que ela­bo­ra la Universidad Di Te­lla, no só­lo a ni­vel men­sual sino tam­bién en la com­pa­ra­ción contra el año pa­sa­do.

CON­SU­MO. Hay des­de lo sim­bó­li­co un con­tras­te muy gran­de en­tre las ci­fras po­si­ti­vas que es­gri­me el Go­bierno en ma­te­ria de in­fla­ción, em­pleo, cre­ci­mien­to e in­ver­sión, y esas lar­gas co­las de con­su­mi­do­res que se de­ses­pe­ran por apro­ve­char el des­cuen­to del 50% que al­gún ban­co ofre­ce los miér­co­les en los su­per­mer­ca­dos. “La pau­ta de con­su­mo ha cam­bia­do pa­ra peor. Hay una cla­ra ba­ja de la ca­li­dad de vi­da de los con­su­mi­do­res. Ha va­ria­do la die­ta ali­men­ta­ria y en los sec­to­res con me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo se in­cre­men­tó la com­pra de ali­men­tos ca­ló­ri­cos”, le cuen­ta a For­tu­na la pre­si­den­ta del Cen­tro de Edu­ca­ción al Con­su­mi­dor, Su­sa­na An­dra­da.

El úl­ti­mo in­for­me de la con­sul­to­ra KPMG Ar­gen­ti­na es­ta­ble­ce que “los ar­gen­ti­nos es­tán trans­for­man­do sus há­bi­tos de com­pra y, en mu­chos ca­sos, lo es­tán ha­cien­do de ma­ne­ra ra­di­cal. Visitan una ma­yor can­ti­dad de pun­tos de ven­ta an­tes de to­mar una de­ci­sión, pa­ra ha­cer una com­pa­ra­ción de pre­cios y mi­ti­gar el im­pac­to que la in­fla­ción. Asi­mis­mo, son más ra­cio­na­les en la elec­ción de los pro­duc­tos, al pun­to de re­sig­nar pri­me­ras mar­cas pa­ra mi­grar ha­cia otras más eco­nó­mi­cas”.

El ca­mino ele­gi­do por el Go­bierno pa­ra sa­near las cuen­tas tie­ne, co­mo en to­das las me­di­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, vir­tu­des y de­fec­tos. Co­mo con­clu­ye Fa­bio Ro­drí­guez, “Cam­bie­mos tra­ba­jó la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más pa­ra ba­jar la in­fla­ción que pa­ra cre­cer. Por eso im­ple­men­tó una po­lí­ti­ca mo- ne­ta­ria du­ra con una ta­sa al­ta de in­te­rés. Es­to tie­ne un cos­to en la ac­ti­vi­dad, in­ver­sión y con­su­mo”.

COS­TOS. Las me­di­das des­ti­na­das a lle­var los pre­cios de los ser­vi­cios a ni­vel in­ter­na­cio­nal tam­bién sig­ni­fi­ca­rán un im­pac­to pa­ra la po­bla­ción y pa­ra el sec­tor pro­duc­ti­vo. El Go­bierno aquie­tó las aguas en la pre­via a la elec­ción le­gis­la­ti­va, pe­ro con el triun­fo ba­jo el bra­zo con­fir­mó el cro­no­gra­ma de au­men­tos. La ener­gía eléc­tri­ca su­fri­rá un in­cre­men­to del 20%, mien­tras que la de gas su­birá un 40%.

Lo que más preo­cu­pa a los empresarios de to­dos los sec­to­res es la li­be­ra­ción del pre­cio de los com­bus­ti­bles. Sus pre­cios subie­ron al otro día de las elec­cio­nes. Es­ta de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Ener­gía im­pac­ta­rá de ma­ne­ra inevi­ta­ble en to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va. Pa­ra to­mar un ejem­plo, los cos­tos en ma­te­ria de trans­por­te de mer­ca­de­ría en ca­mio­nes cre­cie­ron 14,6% en lo que va del año.

Por otra par­te, en la re­cu­pe­ra­ción de la in­dus­tria, don­de ca­si to­dos los sec­to­res ex­hi­ben un cre­ci­mien­to pal­pa­ble, hay al­gu­nos ru­bros que han que­da­do en una si­tua­ción preo­cu­pan­te. Uno de ellos es el tex­til. La aper­tu­ra de las im­por­ta­cio­nes hi­zo me­lla en su es­truc­tu­ra de cos­tos, vol­vién­do­los me­nos com­pe­ti­ti­vos de lo que ya eran. Co­mo siem­pre ocu­rre, el cre­ci­mien­to es he­te­ro­gé­neo. Lo li­de­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio, con sus cul­ti­vos ex­ten­si­vos, la in­dus­tria de la ma­qui­na­ria agrí­co­la, y las au­to­mo­tri­ces, fun­da­men­tal­men­te en la co­mer­cia­li­za­ción de pick ups pa­ra el cam­po. Ade­más, el ru­bro in­mo­bi­lia­rio, con un sal­to del 42% en la can­ti­dad de es­cri­tu­ras.

Pe­ro hay ac­ti­vi­da­des que no son com­pe­ti­ti­vas en tér­mi­nos de ex­por­ta­ción y que sa­len a bus­car clien­tes en un mer­ca­do lo­cal de­pri­mi­do, con ín­di­ces de con­su­mo en re­ver­sa. Son el la­do B de un mo­de­lo que no ter­mi­na de des­pe­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.