“Los cam­bios se ha­cen despacito”

Fortuna - - Sumario - CLAU­DIO CELANO Gó­MEZ Y CEFERINO REATO

El due­ño del Gru­po IRSA, ga­na­dor del Pre­mio For­tu­na a la Tra­yec­to­ria Em­pre­sa­rial, elo­gia que los cam­bios sean “despacito” y an­ti­ci­pa un 2018 “muy bueno”. Su re­ce­ta pa­ra el éxi­to con un in­gre­dien­te es­pi­ri­tual. Con­su­mo, cré­di­tos hi­po­te­ca­rios y sus ne­go­cios en Is­rael.

Una en­tre­vis­ta inusual­men­te lar­ga pa­ra un em­pre­sa­rio tan fo­ca­li­za­do en su tra­ba­jo, en su “mi­sión”, co­mo di­ría él. Una char­la don­de no so­lo se ha­bló de nú­me­ros sino tam­bién, y es­pe­cial­men­te, so­bre có­mo de­ci­de una per­so­na ubi­ca­da en el vér­ti­ce de los ne­go­cios, no so­lo en la Ar­gen­ti­na sino tam­bién en otros paí­ses, co­mo Is­rael. De­fi­ni­cio­nes claves pa­ra en­ten­der ha­cia dón­de va el go­bierno del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta del em­pre­sa­ria­do.

Pa­ra Eduar­do Elsz­tain, Ma­cri es­tá ha­cien­do lo que de­be ha­cer y en el rit­mo ade­cua­do pa­ra que los cam­bios sean sus­ten­ta­bles: “Ha­cer los cam­bios despacito tie­ne su va­lor por­que un plan de cor­to pla­zo no sir­ve. Despacito se lle­ga le­jos”, se­ña­la en su ofi­ci­na en el mi­cro­cen­tro por­te­ño, a me­nos de cien me­tros de la Pla­za de Ma­yo. En ese mar­co, el fu­tu­ro lu­ce des­pe­ja­do: “No veo nin­gún ries­go sis­té­mi­co en la Ar­gen­ti­na”.

FOR­TU­NA: Ha­ce ca­si 40 años que es­tá al fren­te de una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes de Real Es­ta­te del país. Ade­más de es­tar tam­bién en el ne­go­cio fi­nan­cie­ro. ¿Cuál es el se­cre­to de su éxi­to?

ELSZ­TAIN: El éxi­to tie­ne que ver con que ca­da per­so­na en­cuen­tre su pro­pia mi­sión. Co­mo si fue­ra al­go par­ti­cu­lar de ca­da uno. Cuan­do co-

noz­co y ha­blo con em­pren­de­do­res jó­ve­nes, me fi­jo en lo que se es­tán me­tien­do y ver si real­men­te es su mi­sión. Pri­me­ro, es cla­ve en­con­trar el ca­mino de lo que uno es­tá con­ven­ci­do que quie­re ha­cer, y des­pués se re­quie­re mu­cha pa­cien­cia

y per­se­ve­ran­cia.

FOR­TU­NA: Cuán­do us­ted es­tá fren­te a una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, ¿en qué se fi­ja?

ELSZ­TAIN: Es muy dis­tin­to el con­tac­to con una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios cuan­do te­nía 20, a los 30 o aho­ra. Pe­ro siem­pre po­dría de­cir que hay dos co­sas im­por­tan­tes. Por un la­do, ten­go que te­ner muy bue­na in­for­ma­ción de cuál es una opor­tu­ni­dad. Y, por otro la­do, hay al­go ins­tin­ti­vo, que siem­pre es­tá y es muy di­fí­cil de des­cri­bir. Es una sen­sa­ción. Es una com­bi­na­ción de am­bas co­sas. Nues­tra ac­ti­vi­dad, a pe­sar de lo di­ver­sa que pa­re­ce, es­tá muy cen­tra­da en un la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria y la fi­nan­cie­ra. Lo que hi­ci­mos en los úl­ti­mos 35 años es siem­pre desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio y com­pra en ubi­ca­cio­nes es­tra­té­gi­cas. En el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, si bien la ubi­ca­ción es fun­da­men­tal, tam­bién lo es el mo­men­to en que se com­pra, la for­ma de fi­nan­ciar el pro­yec­to y, cuan­do co­rres­pon­de, tam­bién el mo­men­to de ven­ta.

FOR­TU­NA: ¿Pa­ra us­ted es tam­bién co­mo una cues­tión lú­di­ca?

ELSZ­TAIN: Lo to­mo muy en se­rio pe­ro me di­vier­to mu­cho (ri­sas). El ha­cer co­sas con gen­te, al ha­cer­lo con fe­li­ci­dad, me da ale­gría. En el ha­cer, creo yo, es cuan­do se va apren­dien­do. Todo el tiem­po apren­do co­sas. Cuan­do co­men­cé, de uno que apren­dí mu­cho fue Pe­ter Gru­ber. Lo co­no­cí cuan­do yo te­nía 25 años y él te­nía 55. Él era un gran ca­pi­ta­lis­ta y yo un ado­les­cen­te que que­ría ha­cer ne­go­cios. Char­lé con él va­rios años has­ta que lo con­ven­cí de ha­cer un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, que era pa­ra ur­ba­ni­zar un te­rreno ocu­pa­do de­trás del ce­men­te­rio de Jo­sé C. Paz. Fue una re­la­ción muy im­por­tan­te pa­ra mí, por­que en­ten­dí có­mo se ha­ce y pla­ni­fi­ca es­tra­té­gi­ca­men­te un ne­go­cio y có­mo se fi­nan­cia.

Qui­zá fue gran par­te del apren­di­za­je que tu­vo con Gru­ber lo que lle­vó a Eduar­do Elsz­tain a dar un pa­so más. Nun­ca tu­vo mie­do, ni si­quie­ra cuan­do se sen­tó ca­ra a ca­ra con Geor­ge So­ros y, sin tem­blar­le la voz, le di­jo que po­día ar­mar un port­fo­lio de u$s 10 mi­llo­nes pa­ra in­ver­tir en la Ar­gen­ti­na. La reunión du­ró me­nos de una ho­ra y ob­tu­vo un sí co­mo res­pues­ta. Fue el sal­to de Elsz­tain a las pri­me­ras li­gas en el mun­do de los ne­go­cios. “En los 80s hi­ce ne­go­cios me­dia­nos, has­ta que me fui a vi­vir un año a Nue­va York. Fue co­mo un año sa­bá­ti­co en el que me jun­té con in­ver­so­res. Has­ta que con­se­guí sen­tar­me con So­ros. En mi ofi­ci­na éra­mos tres, y lo­grar esa can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra in­ver­tir fue muy gran­de pa­ra mí”.

Con el di­ne­ro de So­ros, el ac­tual pre­si­den­te de Gru­po IRSA com­pró ac­cio­nes de todo el mer­ca­do ar­gen­tino. Era prin­ci­pios de los 90, jus­to an­tes de que la Bol­sa de Bue­nos Ai­res subie­ra sin pa­rar gra­cias a la Con­ver­ti­bi­li­dad. “Subió tan­to la Bol­sa, que de­ci­di­mos

li­qui­dar el port­fo­lio y ven­der. Ha­bía­mos ga­na­do mu­cho. Me lla­mó So­ros y me di­jo que que­ría in­ver­tir u$s 45 mi­llo­nes más. Ahí fue cuan­do de­ci­di­mos com­prar IRSA, y los pri­me­ros edi­fi­cios. Y, en esos mo­men­tos, fue que to­ma­mos la de­ci­sión de ca­pi­ta­li­zar la com­pa­ñía”, ex­pli­ca Elsz­tain. El pri­mer año lo hi­cie­ron por u$s 16 mi­llo­nes, lo mis­mo que el se­gun­do año. Ya en el ter­ce­ro se ca­pi­ta­li­za­ron por u$s 64 mi­llo­nes, el cuar­to por u$s 120 mi­llo­nes y, lue­go de un año de re­creo, al otro to­ma­ron ca­pi­tal por u$s 240 mi­llo­nes. “Lo hi­ci­mos en un con­tex­to en el que ha­bía co­mo una es­pe­cie de boom en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les, que em­pe­zó en Mé­xi­co y lle­gó has­ta la Ar­gen­ti­na. Fue el gran cre­ci­mien­to de los mer­ca­dos emer­gen­tes. Lo que más nos con­so­li­dó fue ha­ber si­do con­ser­va­do­res y ob­te­ner ca­pi­tal.

Hi­ci­mos una com­pa­ñía don­de cap­ta­mos ca­pi­tal y em­pe­za­mos con los gran­des desa­rro­llos des­de el 90 has­ta el 97. Con el in­ter­va­lo de la cri­sis de Mé­xi­co”.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les fue­ron los mo­men­tos más di­fí­ci­les pa­ra us­ted y la com­pa­ñía?

ELSZ­TAIN: El mo­men­to más du­ro fue 2001 y 2002. Ha­bía­mos he­cho un cre­ci­mien­to tan fuer­te y una

ex­pan­sión tan gran­de… te­nía­mos la com­pa­ñía de real es­ta­te ca­si más gran­de de Bra­sil y ha­bía­mos re­pli­ca­do la es­tra­te­gia en Ve­ne­zue­la y es­tá­ba­mos por emu­lar­la en Pe­rú. En ese con­tex­to vino el de­fault y te­nía­mos el 100% de la fi­nan­cia­ción afue­ra, en dó­la­res. Pe­ro fue en esos mo­men­tos don­de me­jo­res de­ci­sio­nes to­ma­mos. Ven­di­mos las ope­ra­cio­nes de Bra­sil y de Ve­ne-

zue­la y dos cam­pos. Hu­bo gru­pos que se que­da­ron pa­ra­li­za­dos, es­pe­ran­do co­mo una so­lu­ción, en cam­bio no­so­tros avan­za­mos. En 2002 fui­mos el pri­mer gru­po que sa­lió a emi­tir un bono. Fue­ron u$s 200 mi­llo­nes en bo­nos con­ver­ti­bles en un con­tex­to de un mer­ca­do pa­ra­li­za­do. Cap­ta­mos u$s 100 mi­llo­nes en IRSA, u$s 50 mi­llo­nes en Cre­sud y u$s 50 mi­llo­nes en Al­to Pa­ler­mo. Los ban­que­ros nos de­cían que no ha­bía in­te­rés en nues­tro país, pe­ro sa­li­mos igual y en­con­tra­mos el di­ne­ro. Fui­mos sin ban­co de in­ver­sión, por­que fui­mos so­los.

FOR­TU­NA: ¿Siem­pre sa­lió bien pa­ra­do de las cri­sis?

ELSZ­TAIN: Son mo­men­tos di­fí­ci­les, pe­ro con bue­nas de­ci­sio­nes pu­di­mos sa­lir ade­lan­te. Nos aga­rró fuer­te en 2008 tam­bién, que fue una cri­sis in­ter­na­cio­nal, no lo­cal. Pe­ro tam­bién, en vez de asus­tar­nos, ace­le­ra­mos e hi­ci­mos in­ver­sio­nes muy im­por­tan­tes en Es­ta­dos Uni­dos, en me­dio de la cri­sis de las hi­po­te­cas. Com­pra­mos un REIT (un fon­do de in­ver­sio­nes es­pe­cia­li­za­do en ho­te­les), el edi­fi­cio de Lips­tick en Nue­va York, que es muy em­ble­má­ti­co en Man­hat­tan. Tam­bién el edi­fi­cio del HSBC. En­tra­mos sú­per bien en EE.UU. y fue pre­ci­sa­men­te con la ven­ta de esos ac­ti­vos que pu­di­mos ha­cer la com­pra, en 2012, en Is­rael. (Ver re­cua­dro: “De Es­ta­dos Uni­dos a Is­rael”).

FOR­TU­NA: Si bien los úl­ti­mos años no fue­ron fá­ci­les en la Ar­gen­ti­na, tam­po­co se lle­gó a una cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo la de 2001 o la de 2008. ¿Có­mo ana­li­za el ac­tual con­tex­to del país, con una eco­no­mía que pa­re­ce es­tá em­pe­zan­do a cre­cer y Ma­cri que se con­so­li­da co­mo pre­si­den­te?

ELSZ­TAIN: Es­ta­mos en una nue­va eta­pa. Creo que ha­brá re­for­mas, pe­ro un lo­gro que ha te­ni­do es­te Go­bierno es el de ha­ber he­cho re­for­mas de ma­ne­ra pau­sa­da. Cuan­do hay un pe­río­do de cam­bio po­lí­ti­co, se pien­sa que ha­brá cam­bios in­me­dia­tos y creo que las co­sas bue­nas y las que se ha­cen bien, se ha­cen de a po­co. De a po­co, el am­bien­te de in­ver­sión va me­jo­ran­do.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les son los te­mas que más an­sie­dad le ge­ne­ran a us­ted y a los empresarios en la Ar­gen­ti­na, que de­be­rían em­pe­zar a re­sol­ver­se?

ELSZ­TAIN: Me da la sen­sa­ción que hay mu­cho aná­li­sis y sen­ti­do co­mún en es­te Go­bierno, y que van lo­gran­do cam­bios que ha­cen ge­ne­rar con­fian­za. No­so­tros, por ejem­plo, es­ta­mos con un plan de in­ver­sio­nes más agre­si­vo del que ve­nía­mos te­nien­do. Creo que hay bue­nas se­ña­les y el Go­bierno es­tá tra­ba­jan­do en es­to. Ca­da de­ta­lle su­ma. Lo im­po­si­ti­vo es im­por­tan­te, los cos­tos la­bo­ra­les tam­bién. Las in­ver­sio­nes que le sir­ve a un país son las que per­ma­ne­cen. En la me­di­da que se van dan­do se­ña­les de pre­vi­si­bi­li­dad, y que las per­so­nas sa­ben con qué se van a en­con­trar, eso es bueno. La cla­ve son las se­ña­les de pre­vi­si­bi­li­dad. Em­pe­za­mos sien­do po­co com­pe­ti­ti­vos y creo que de a po­co es­ta­mos en el buen ca­mino. Ha­cer los cam­bios despacito tie­ne su va­lor, por­que un plan de cor­to pla­zo no sir­ve. Despacito se lle­ga le­jos. Es­tán ha­bien­do

bue­nas se­ña­les. Cuan­do no hay con­fian­za, no hay cré­di­to. Y aho­ra hay, y ha­bría que de­cir “gra­cias” que al­guien cree que otra per­so­na pue­de pa­gar un cré­di­to. Por­que es­to ge­ne­ra con­fian­za en el otro. Ser su­je­to de cré­di­to es muy im­por­tan­te. Y es­to se da por­que ca­da vez hay ma­yor con­fian­za. El efec­to de in­ver­sión es un efec­to de la gen­te, no del Go­bierno. El re­gu­la­dor da re­glas, pe­ro si la gen­te no las cree, no es­ta­ría pa­san­do lo de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios por ejem­plo. (Ver re­cua­dro: “Hay un cam­bio pro­fun­do en la cons­truc­ción”). He vis­to mu­chas me­jo­ras en el sec­tor de ne­go­cios. El 2018 se­rá un año muy bueno.

FOR­TU­NA: ¿Có­mo ana­li­za lo que pa­só con el con­su­mo, que ve­nía ca­yen­do to­dos los me­ses?

ELSZ­TAIN: Pa­ra mí, era na­tu­ral que es­to pa­sa­ra en el con­su­mo en es­tos pri­me­ros años. Hu­bo un im­pac­to gran­de pa­ra la gen­te, que fue el ma­yor gas­to en los ser­vi­cios, que an­tes eran to­tal­men­te un re­ga­lo. Y es­to afec­ta al con­su­mi­dor. Des­pués, es na­tu­ral que las per­so­nas en­tre com­prar un me­jor elec­tro­do­més­ti­co o po­der ac­ce­der a una vi­vien­da eli­ja es­to úl­ti­mo. Si una per­so­na pue­de ac­ce­der a un cré­di­to, eso le lle­va­rá gran par­te de su in­gre­so. Y creo que el con­su­mo es­tá yen­do en un sen­ti­do me­jor. Ade­más, al con­su­mo lo veo es­ta­bi­li­za­do aho­ra y los úl­ti­mos tres me­ses han si­do po­si­ti­vos en los cen­tros co­mer­cia­les.

FOR­TU­NA: Por úl­ti­mo, ha si­do un muy buen año tam­bién pa­ra sus ne­go­cios en el agro y con el ban­ca­rio. ¿Có­mo cree que se­rán en 2018?

ELSZ­TAIN: Cre­sud es nues­tro ne­go­cio agro­pe­cua­rio, que es el sec­tor más com­pe­ti­ti­vo y di­ná­mi­co del país. Es un ne­go­cio de mu­cha me­nos ren­ta­bi­li­dad, pe­ro es es­tra­té­gi­co por­que el mun­do si­gue cre­cien­do en po­bla­ción y la de­man­da de ali­men­tos se­gui­rá fir­me. Te­ne­mos cam­pos en Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Bo­li­via y Pa­ra­guay. Hoy te­ne­mos 13 cam­pos, que su­man 800 mil hec­tá­reas. En cuan­to al sec­tor ban­ca­rio, es­tá sien­do un mo­men­to muy di­ná­mi­co y 2018 se­rá muy bueno. El Hi­po­te­ca­rio cum­ple 130 años y es un ne­go­cio que tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer de la mano de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios.

LI­DE­RAZ­GO. Des­de ha­ce ca­si 40 años, Eduar­do Elsz­tain par­ti­ci­pa en los ru­bros in­mo­bi­lia­rio y fi­nan­cie­ro de la Ar­gen­ti­na. Ade­más, es­tá en el ne­go­cio agro­pe­cua­rio en el país y en Amé­ri­ca la­ti­na, y tie­ne pre­sen­cia en EE.UU. e Is­rael.

INI­CIA­TI­VA. Es­ta­ción Bue­nos Ai­res es el desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co del pro­gra­ma Pro­crear. Los pla­nes fue­ron otor­ga­dos por el Ban­co Hi­po­te­ca­rio. Son 2.476 vi­vien­das, 74 lo­ca­les co­mer­cia­les y 1.090 co­che­ras, en­tre Par­que Pa­tri­cios y Ba­rra­cas.

CEN­TROS CO­MER­CIA­LES. El Gru­po IRSA cuen­ta con un port­fo­lio de 16 shop­pings en el país, en­tre los que se des­ta­can el DOT y el Abas­to.

GALARDóN. Eduar­do Elsz­tain con el Pre­mio For­tu­na 2017 a la Tra­yec­to­ria Em­pre­sa­rial.

OFI­CI­NAS. Sie­te son los edi­fi­cios de ofi­ci­nas que tie­ne IRSA. Ac­tual­men­te es­tá cons­tru­yen­do en Ca­ta­li­nas.

AGRO. El Gru­po po­see más de 800 mil hec­tá­reas de cam­po en­tre Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Bra­sil y Bo­li­via. En el país, tie­ne el Cam­po Los Po­zos, San Pe­dro y el fri­go­rí­fi­co de Car­nes Pam­pea­nas pa­ra con­su­mo in­terno y ex­por­ta­ción.

ES­PI­RI­TUAL. Eduar­do Elsz­tain no só­lo con­fía en sus ins­tin­tos y en sus equi­pos de tra­ba­jo. “Cuan­do ha­go ope­ra­cio­nes im­por­tan­tes, con­sul­to con mi ra­bino”, afir­ma. Es el vi­ce­pre­si­den­te del Con­gre­so Ju­dío Mun­dial.

Ca­ta­li­nas y Po­lo DOT son los dos em­pren­di­mien­tos más am­bi­cio­sos que es­tá lle­van­do ade­lan­te IRSA.

NUE­VOS DESA­RRO­LLOS.

TU­RIS­MO. El Llao Llao, com­par­ti­do en un 50% con la fa­mi­lia Sut­ton, es uno de los tres ho­te­les que tie­ne la com­pa­ñía. Tam­bién cuen­ta con el In­ter­con­ti­nen­tal y el She­ra­ton Li­ber­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.