MA­CRI RE­CAR­GA­DO

Fortuna - - Carta Al Lector - POR CEFERINO REATO

En su me­jor mo­men­to po­lí­ti­co, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri inau­gu­ró la eta­pa más sus­tan­ti­va de su go­bierno: “el re­for­mis­mo per­ma­nen­te”, una se­rie de cam­bios eco­nó­mi­cos que, de acuer­do a los tiem­pos usua­les, de­be­ría abar­car todo 2018. Eso por­que 2019 ya se­rá otro can­tar: ha­brá co­mi­cios pre­si­den­cia­les y Ma­cri irá se­gu­ra­men­te por su re­elec­ción. Y en los años elec­to­ra­les, la prio­ri­dad es ga­nar; la ges­tión se adap­ta a ese ob­je­ti­vo su­pre­mo.

Es de­cir que has­ta di­ciem­bre de 2018, el go­bierno de­be­ría con­cre­tar sus re­for­mas im­po­si­ti­va, la­bo­ral, pre­vi­sio­nal y po­lí­ti­ca, y, ade­más en­ca­rar una nue­va ola de au­men­tos en el pre­cio de los ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra po­dar los sub­si­dios y ali­viar el gas­to pú­bli­co.

La ta­rea es car­ga­da, pe­ro, lue­go de su cla­ra vic­to­ria en los co­mi­cios de me­dio tér­mino y del des­con­cier­to que rei­na en el pe­ro­nis­mo, Ma­cri tie­ne los re­cur­sos pa­ra rea­li­zar­la. De to­dos mo­dos, la ta­rea no es fá­cil y re­que­ri­rá de un má­xi­mo de cin­tu­ra po­lí­ti­ca.

En ge­ne­ral, las re­for­mas apun­tan a me­jo­rar el am­bien­te de ne­go­cios; fa­vo­re­cen a las in­ver­sio­nes y a las em­pre­sas; son tí­pi­cas de una fuer­za po­lí­ti­ca mo­de­ra­da, de cen­tro de­re­cha, cu­ya con­so­li­da­ción en las ur­nas es la prin­ci­pal no­ve­dad de los úl­ti­mos años en el sis­te­ma po­lí­ti­co na­cio­nal.

Por lo que se ve, la idea es ir de a po­co. “Despacito”, co­mo di­ce en for­ma apro­ba­to­ria el em­pre­sa­rio Eduar­do Elsz­tain en la no­ta de ta­pa de es­ta edi­ción.

Por ejem­plo, en la re­for­ma im­po­si­ti­va se tra­ta de fa­vo­re­cer a las em­pre­sas y a las in­ver­sio­nes au­men­tan­do la car­ga im­po­si­ti­va de los sec­to­res me­dios, en es­pe­cial a tra­vés de los gra­vá­me­nes so­bre las vi­vien­das, que son pa­ga­dos por pro­pie­ta­rios e in­qui­li­nos.

La di­fi­cul­tad es ob­via: es­tos sec­to­res ya pa­gan de­ma­sia­dos im­pues­tos y, en su ma­yo­ría, for­man par­te de la ba­se elec­to­ral de Cam­bie­mos. Ha­brá que ver si esa coa­li­ción lo­gra que esos cam­bios sean apro­ba­dos de la ma­ne­ra que es­pe­ra el go­bierno.

En cuan­to a la re­for­ma pre­vi­sio­nal, la in­ten­ción ofi­cial es cam­biar la fór­mu­la pa­ra au­men­tar las ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes; eso su­pon­dría un aho­rro im­por­tan­te pa­ra el Estado pe­ro a cos­ta de esas re­mu­ne­ra­cio­nes.

Hay que te­ner en cuen­ta que el 70% de los ju­bi­la­dos ga­na la mí­ni­ma, un di­ne­ro que es la mi­tad de lo que se ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir.

La so­lu­ción ideal se­ría re­cor­tar el gas­to pú­bli­co, pe­ro, más allá de los sub­si­dios eco­nó­mi­cos, el ar­gu­men­to del go­bierno es que no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra esa po­da sin po­ner en ries­go la go­ber­na­bi­li­dad.

La ta­rea no es fá­cil, pe­ro el me­ro he­cho de asu­mir­la co­mo el se­llo dis­tin­ti­vo del go­bierno ex­pli­ca el res­pal­do con el que ha si­do re­ci­bi­do el men­sa­je de Ma­cri lue­go de su vic­to­ria en las ur­nas.

Ma­cri anun­ció que el go­bierno en­tra en una eta­pa de “re­for­mis­mo per­ma­nen­te”, que du­ra­rá todo 2018. Lue­go, vie­nen las elec­cio­nes. De nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.