MU­CHOS FLA­NES Y TAN­TA CO­RRUP­CIÓN

Fortuna - - Carta Al Lector - POR CEFERINO REATO

Co­mo to­dos los años, en fe­bre­ro co­men­za­mos a or­ga­ni­zar la nue­va edi­ción de los Pre­mios For­tu­na a las Me­jo­res y Ma­yo­res Em­pre­sas.

En aquel mo­men­to, ha­ce ape­nas sie­te me­ses, el país era otro: no ha­bían cri­sis cam­bia­ria ni re­ce­sión (pen­sá­ba­mos –in­clu­so– que íba­mos a rom­per, por fin, el ma­le­fi­cio de los años pa­res) y tam­po­co exis­tían los Cua­der­nos ni los arre­pen­ti­dos.

Co­mo se­ña­lé en el dis­cur­so de aper­tu­ra de es­ta edi­ción de los Pre­mios, la nú­me­ro 14, de na­da va­le la­men­tar otros tiem­pos. El mo­men­to es, siem­pre, acá y aho­ra; es el pre­sen­te aun­que no­so­tros, co­mo ar­gen­ti­nos, tra­ta­mos mu­chos ve­ces de es­qui­var­lo rein­ven­ta­do el pa­sa­do y adi­vi­nan­do el fu­tu­ro.

“¡Ar­gen­ti­nos, a las co­sas!”, di­jo Or­te­ga y Gas­set. Es el pre­sen­te, las co­sas del pre­sen­te. Y hoy las co­sas son dos: Una, el me­ga es­que­ma de co­rrup­ción or­ga­ni­za­do por el ex pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner, que es­tá sien­do co­rro­bo­ra­do por tan­tos em­pre­sa­rios arre­pen­ti­dos. La otra co­sa im­por­tan­te es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Sin em­bar­go, el pa­sa­do y el fu­tu­ro sir­ven, y sir­ven mu­cho. No re­em­pla­zan al pre­sen­te, pe­ro nos co­lo­can en una pers­pec­ti­va; nos in­di­can de dónde ve­ni­mos y adón­de va­mos o po­de­mos ir.

Pa­re­ce cla­ro que siem­pre hay ten­ta­cio­nes. Acá y en cual­quier otro país. Y que el Club de la Obra Pú­bli­ca exis­te des­de ha­ce tiem­po. Lo nue­vo que apor­tó el kirch­ne­ris­mo fue esa or­ga­ni­za­ción ob­se­si­va de la co­rrup­ción. Y, aho­ra que se han en­con­tra­do in­di­cios y tes­ti­mo­nios con­cre­tos, es­te es­cán­da­lo nos pue­de per­mi­tir rom­per con esa ca­de­na de co­rrup­ción.

Ha­brá que ver ca­da ca­so, y ésa es ta­rea de la Jus­ti­cia; tam­bién de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y del pro­pio em­pre­sa­ria­do. Ha­brá que dis­tin­guir en­tre fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios; ha­brá que ver qué em­pre­sa­rios pro­pi­cia­ron ese me­ga­es­que­ma y qué em­pre­sa­rios lo su­frie­ron. Y qué em­pre­sa­rios se re­sis­tie­ron y que­da­ron fue­ra de esa co­rrup­ción, asu­mien­do no po­cas amar­gu­ras. Pe­ro, es­te es­cán­da­lo es muy bien­ve­ni­do. La co­rrup­ción, y más una co­rrup­ción que se hi­zo tan ver­ti­cal y ca­pi­lar, es un obs­tácu­lo tre­men­do pa­ra un país mo­derno.

Lo mis­mo ocu­rre con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Hay re­ce­sión. Es inú­til ne­gar­lo. Y es inú­til atri­buir es­ta cri­sis so­lo a cau­sas que no nos per­te­ne­cen.

Por ejem­plo, el dó­lar atra­sa­do de to­do el año pa­sa­do, pen­sa­do co­mo un ins­tru­men­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, ¿no es aca­so un flan, se­gún el ac­ting tan ins­pi­ra­dor del có­mi­co Alfredo Ca­se­ro?

El gas­to pú­bli­co, que cre­ció de ma­ne­ra tan des­me­su­ra­da e irres­pon­sa­ble con el kirch­ne­ris­mo, ¿no es otro flan?

Hay, o hu­bo, mu­chos fla­nes y tan­ta co­rrup­ción. Y el pri­mer pa­so pa­ra sa­lir de es­tas tram­pas es que es­tas tram­pas se vuel­van to­das vi­si­bles, co­mo su­ce­de aho­ra.

Por eso, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des y más allá de la tor­men­ta co­lo­sal que nos en­vuel­ve, so­mos op­ti­mis­tas so­bre es­te pre­sen­te.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des y más allá de la tor­men­ta co­lo­sal que nos en­vuel­ve, so­mos op­ti­mis­tas so­bre es­te pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.