“En Bra­sil no hay cri­sis del sec­tor ex­terno”

El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Pla­nea­mien­to Es­tra­té­gi­co ana­li­za las elec­cio­nes en Bra­sil. Por qué Bol­so­na­ro com­pe­ti­rá en se­gun­da vuel­ta y có­mo es la eco­no­mía que de­ja­rá Te­mer. Las es­pe­ran­zas de Alck­min.

Fortuna - - Sumario - JOR­GE CAS­TRO

Jor­ge Cas­tro, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Pla­nea­mien­to Es­tra­té­gi­co, ana­li­za las elec­cio­nes en Bra­sil. Por qué Bol­so­na­ro com­pe­ti­rá en se­gun­da vuel­ta y có­mo es la eco­no­mía que de­ja­rá Te­mer. Las es­pe­ran­zas de Alck­min.

Exu­be­ran­te, com­ple­jo, Bra­sil es un país que por cer­cano pa­re­ce co­no­ci­do. Pe­ro es­con­de en sus en­tra­ñas se­cre­tos que na­die po­drá des­ci­frar con ojos de tu­ris­ta. El con­vul­sio­na­do es­ce­na­rio de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no ha he­cho más que echar luz so­bre una so­cie­dad he­te­ro­gé­nea, des­po­li­ti­za­da, don­de la te­le­vi­sión jue­ga un rol cla­ve a la ho­ra de cap­tu­rar vo­tos.

Ese país mis­te­rio­so ele­gi­rá pre­si­den­te es­te mes ba­jo un sis­te­ma de ba­lo­ta­ge con va­rios can­di­da­tos en dan­za. Res­que­bra­ja­do po­lí­ti­ca­men­te tras la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff, la es­ca­sa acep­ta­ción del man­da­ta­rio ac­tual, Mi­chel Te­mer, y la “pros­crip­ción” de Lu­la Da Sil­va, si­gue sien­do des­de lo eco­nó­mi­co una ver­da­de­ra po­ten­cia. “En es­te mo­men­to es­tán en un 25% de su po­ten­cial”, afir­ma Jor­ge Cas­tro, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Pla­nea­mien­to Es­tra­té­gi­co.

FOR­TU­NA: ¿Qué lec­tu­ra ha­ce del es­ce­na­rio elec­to­ral bra­si­le­ño?

CAS­TRO: Al­gu­nas co­sas es­tán cla­ras en el pro­ce­so elec­to­ral bra­si­le­ño. La pri­me­ra es que hay que dar por sen­ta­do co­mo un he­cho que Jair Bol­so­na­ro es­tá en la se­gun­da vuel­ta. La se­gun­da es que Lu­la no par­ti­ci­pa­rá del pro­ce­so elec­to­ral bra­si­le­ño. El sis­te­ma po­lí­ti­co de ese país es un ré­gi­men de dos vuel­tas, con ba­lo­ta­ge. La pri­me­ra vuel­ta se­rá el 7 y la se­gun­da el 28 de oc­tu­bre. La cues­tión que es­tá en dispu­ta en es­te mo­men­to ya no es más si Bol­so­na­ro va a es­tar o no en la se­gun­da vuel­ta, sino quién va a dispu­tar con él la pre­si­den­cia de Bra­sil.

FOR­TU­NA: ¿Cuál es su aná­li­sis en torno al res­to de los can­di­da­tos?

CAS­TRO: Hay otras co­sas que tam­bién es­tán cla­ras. Una es que el can­di­da­to del PT (Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res), Fer­nan­do Had­dad, tie­ne un 9% de in­ten­ción de vo­to. Es de­cir que no hay trans­fe­ren­cia de vo­tos des­de Lu­la ha­cia el can­di­da­to pre­si­den­cial del PT.

FOR­TU­NA: ¿Lu­la es un fe­nó­meno en sí mis­mo que tras­cien­de el apa­ra­to del PT?

CAS­TRO: Lu­la tie­ne una ex­tra­or­di­na­ria po­pu­la­ri­dad en Bra­sil. El 38% de in­ten­ción de vo­tos que mues­tra en to­das las en­cues­tas, has­ta su eli­mi­na­ción de la con­tien­da elec­to­ral, así lo de­mues­tra. El asun­to es es­te: no hay trans­fe­ren­cia de vo­tos por­que en Bra­sil hay Lu­lis­mo. Es un ca­so úni­co. Esa trans­fe­ren­cia no se pro­du­ce ha­cia Had­dad. El ter­ce­ro y más im­por­tan­te pa­ra com­pren­der la si­tua­ción elec­to­ral bra­si­le­ña es ad­ver­tir que la so­cie­dad es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­po­li­ti­za­da y tie­ne es­ca­sa in­for­ma­ción so­bre los can­di­da­tos que es­tán en jue­go y so­bre lo que esos can­di­da­tos quie­ren ha­cer en la con­tien­da elec­to­ral.

FOR­TU­NA: ¿Aún en es­tos tiem­pos de al­to im­pac­to a par­tir de la pe­ne­tra­ción de las re­des so­cia­les?

CAS­TRO: La so­cie­dad bra­si­le­ña es así. Es in­ten­sa­men­te des­po­li­ti­za­da. En­ton­ces un ele­men­to fun­da­men­tal en la con­tien­da elec­to­ral es lo que su­ce­de con la te­le­vi­sión bra­si­le­ña y más pre­ci­sa­men­te con las ban­das de tiem­po que tie­nen otor­ga­das por la ley elec­to­ral los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra di­fun­dir sus ideas y su pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca.

FOR­TU­NA: ¿Có­mo se de­fi­ne ese es­pa­cio?

CAS­TRO: Es­to se de­fi­ne de acuer­do a la re­pre­sen­ta­ción que ten­gan en el Con­gre­so de Bra­sil. Ahí lo que apa­re­ce es que el can­di­da­to del PSDB y ex go­ber­na­dor de San Pa­blo, Ge­ral­do Alck­min, ha for­ma­do una coa­li­ción con 13 par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria en el Con­gre­so. El re­sul­ta­do es que han pues­to en co­mún el tiem­po en la te­le­vi­sión gra­tui­ta pa­ra la pro­pa­gan­da de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es­to le otor­ga ca­si el 50% del to­tal de tiem­po gra­tui­to elec­to­ral. Bol­so­na­ro, por el con­tra­rio, su par­ti­do es­tá com­ple­ta­men­te ais­la­do. En la te­le­vi­sión tie­ne me­nos de 1 mi­nu­to por día. Es­te da­to hay que te­ner­lo en

“El pro­ble­ma fun­da­men­tal de Bra­sil es el dé­fi­cit fis­cal ori­gi­na­do por el dis­rup­ti­vo y ne­ga­ti­vo sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial”

cuen­ta. Hay que ad­ver­tir lo que es­to re­pre­sen­ta en el cre­ci­mien­to de las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas elec­to­ra­les bra­si­le­ñas. An­te to­do la de Alck­min y la de Ci­ro Go­mes del PDT.

FOR­TU­NA: ¿El aten­ta­do su­fri­do por Bol­so­na­ro ter­mi­nó dán­do­le más es­pa­cio en te­le­vi­sión del es­pe­ra­do?

CAS­TRO: Le dio mu­cha ma­yor ex­po­si­ción y le­van­tó su ima­gen. Le dio ma­yor pre­sen­cia en la opi­nión pú­bli­ca bra­si­le­ña a tra­vés de las re­des de co­mu­ni­ca­ción.

FOR­TU­NA: Pe­se a es­ta es­ca­sa pre­sen­cia te­le­vi­si­va, li­de­ra la in­ten­ción de vo­to.

CAS­TRO: Sí, pe­ro só­lo con el 22%. Se re­quie­re 50% de vo­tos efec­ti­vos pa­ra triun­far en Bra­sil en la pri­me­ra­vuel­ta. Bol­so­na­ro, por lo tan­to, con el 26% de los vo­tos que las en­cues­ta­do­ras ase­gu­ran que ya tie­ne, es­tá pre­sen­te y se­gu­ro en la se­gun­da vuel­ta. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que le al­can­ce pa­ra im­po­ner­se en el ba­lo­ta­ge. No es tan re­pre­sen­ta­ti­vo.

FOR­TU­NA: ¿Vis­lum­bra que Alck­min lo­gra­rá re­unir esos vo­tos?

CAS­TRO: Creo que Alck­min es quien tie­ne más tiem­po en la te­le- vi­sión bra­si­le­ña y por lo tan­to la po­si­bi­li­dad de dar­se a co­no­cer a sí mis­mo. Fue dos ve­ces go­ber­na­dor del Es­ta­do de San Pa­blo. Pe­ro es­tá el otro Bra­sil, el nor­des­te que es más po­bre y tie­ne me­nos ni­ve­les de in­for­ma­ción. Pa­ra ellos la úni­ca fi­gu­ra po­lí­ti­ca que ad­mi­ten y tie­ne re­le­van­cia en su vi­da y co­mo op­ción es Lu­la. La ra­zón es que las dos pre­si­den­cias de Lu­la fue­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te exi­to­sas, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mo des­de la in­clu­sión so­cial. In­cor­po­ró a la in­ci­pien­te cla­se me­dia bra­si­le­ña más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas pro­ve­nien­tes de los ex­tre­mos de los ni­ve­les de po­bre­za.

FOR­TU­NA: ¿Có­mo jue­ga la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en es­tas pre­si­den­cia­les?

CAS­TRO: La eco­no­mía es cla­ve pa­ra en­ten­der es­to. El ele­men­to fun­da­men­tal es ad­ver­tir que en Bra­sil no hay cri­sis del sec­tor ex­terno. El su­pe­rá­vit co­mer­cial, su­pe­rá­vit de cuen­ta co­rrien­te pro­yec­ta­do pa­ra es­te año 2018 es su­pe­rior a los u$s 60.000 mi­llo­nes. El año pa­sa­do el su­pe­rá­vit co­mer­cial fue ma­yor a los u$s 60.000 mi­llo­nes. El to­tal de re­ser­vas del Ban­co Cen­tral de Bra­sil son u$s 375.000 mi­llo­nes. Por lo tan­to no tie­ne nin­gún obs­tácu­lo en lo que se re­fie­re a su in­ser­ción en el mun­do pa­ra cre­cer sos­te­ni­da­men­te so­bre la ba­se de su pro­pio aho­rro in­terno. La deu­da pú­bli­ca bra­si­le­ña es bá­si­ca­men­te en reales, por lo cual hay una es­ca­sa ex­po­si­ción a los vai­ve­nes del dó­lar.

FOR­TU­NA: ¿Qué de­ja el Go­bierno de Mi­chel Te­mer?

CAS­TRO: El Go­bierno de Te­mer tie­ne en es­te mo­men­to me­nos del 4% de res­pal­do por par­te de la opi­nión pú­bli­ca bra­si­le­ña. Aquí lo que hay que ad­ver­tir es que el go­bierno de Te­mer

“El La­va Ja­to es un an­tes y un des­pués en Bra­sil. Cam­bió la re­la­ción en­tre los po­de­res eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co”

es esen­cial­men­te parlamentario. Su Ga­bi­ne­te es­tá cons­ti­tui­do por re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos gru­pos del Con­gre­so y es­pe­cial­men­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Su ad­mi­nis­tra­ción se ha mos­tra­do ver­da­de­ra­men­te efec­ti­va en el pro­ce­so de re­for­mas de la eco­no­mía bra­si­le­ña, so­bre to­do en el as­pec­to fis­cal. Ha lo­gra­do apro­bar y po­ner en eje­cu­ción la ley que es­ta­ble­ce un to­pe pa­ra el cre­ci­mien­to del gas­to pú­bli­co.

FOR­TU­NA: ¿Cuál fue el im­pac­to de es­to?

CAS­TRO: El pro­ble­ma fun­da­men­tal de Bra­sil es el dé­fi­cit fis­cal ori­gi­na­do por el dis­rup­ti­vo y ne­ga­ti­vo sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial. El sis­te­ma bra­si­le­ño se pue­de di­vi­dir en dos mi­ta­des: por un la­do el que com­pren­de a la to­ta­li­dad de la po­bla­ción bra­si­le­ña; por el otro, el que co­rres­pon­de a la al­ta bu­ro­cra­cia del Es­ta­do, que tie­ne pri­vi­le­gios fe­no­me­na­les. Por ejem­plo, es un sis­te­ma don­de no hay edad mí­ni­ma pa­ra ju­bi­lar­se, ni pa­ra hom­bres ni pa­ra mu­je­res. Por eso es que en am­plios sec­to­res de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal pro­li­fe­ran los ju­bi­la­dos con 40 años de edad. La cla­se so­cial pri­vi- le­gia­da en Bra­sil no es la bur­gue­sía fi­nan­cie­ra sino la al­ta bu­ro­cra­cia del Es­ta­do.

FOR­TU­NA: ¿Có­mo des­cri­bi­ría po­lí­ti­ca­men­te a Ge­ral­do Alck­min?

CAS­TRO: Dos ve­ces go­ber­na­dor del Es­ta­do de San Pa­blo, es una fi­gu­ra del in­te­rior pau­lis­ta. Es un con­ser­va­dor, ex­tre­ma­da­men­te cau­to, y al mis­mo tiem­po tie­ne una idea de­fi­ni­da de lo que hay que ha­cer en Bra­sil.

FOR­TU­NA: ¿Los ca­sos de co­rrup­ción en la po­lí­ti­ca y la ac­tua­ción de la Jus­ti­cia fue­ron un mo­jón en la his­to­ria del país?

CAS­TRO: El La­va Ja­to es un an­tes y un des­pués en la his­to­ria bra­si­le­ña. Es­to ha mo­di­fi­ca­do la re­la­ción en­tre el po­der eco­nó­mi­co y el po­der po­lí­ti­co. So­bre to­do ha cam­bia­do el pa­pel que cum­ple el po­der eco­nó­mi­co en re­la­ción al sis­te­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos. To­do el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­ba in­vo­lu­cra­do, sin ex­cep­cio­nes.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les son los ras­gos prin­ci­pa­les del sis­te­ma de po­der bra­si­le­ño?

CAS­TRO: El sis­te­ma es do­ble. Bra­sil tie­ne por un la­do una re­pú­bli­ca par­la­men­ta­ria. El Con­gre­so tie­ne enor­me po­der. Lo se­gun­do es que se tra­ta de un país pro­fun­da­men­te des­cen­tra­li­za­do. El fe­de­ra­lis­mo es un he­cho. Hay po­der en los Es­ta­dos. Bra­sil his­tó­ri­ca­men­te se con­for­mó co­mo una Con­fe­de­ra­ción que fue trans­for­mán­do­se lue­go en una Fe­de­ra­ción.

FOR­TU­NA: ¿Lu­la ga­na­ba es­tas elec­cio­nes?

CAS­TRO: No lo sa­be­mos, la his­to­ria es úni­ca y no se re­pi­te. Lu­la es un per­so­na­je de ex­cep­ción por­que reúne el ca­ris­ma del di­ri­gen­te sin­di­cal, las huel­gas con­tra el go­bierno mi­li­tar y las dos pre­si­den­cias, que fue­ron ex­tra­or­di­na­rias. De­sa­rro­lló una po­lí­ti­ca de acuer­do e im­pul­so a las gran­des em­pre­sas bra­si­le­ñas. El eje de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Lu­la fue Hen­ri­que Mei­re­lles co­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, que es la mano de­re­cha y eje­cu­tor de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Mi­chel Te­mer. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de am­bos es la mis­ma.

“El Go­bierno de Te­mer tie­ne me­nos del 4% de res­pal­do por par­te de la opi­nión pú­bli­ca bra­si­le­ña. El de él es un go­bierno parlamentario”

PU­JA ELEC­TO­RAL. Pa­ra Cas­tro la du­da es­tá en quién com­pe­ti­rá con Jair Bol­so­na­ro en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes en Bra­sil lue­go de que se con­fir­ma­ra que Lu­la no par­ti­ci­pa­rá. En cuan­to a su eco­no­mía, su deu­da pú­bli­ca es en reales, por lo que hay es­ca­sa ex­po­si­ción al dó­lar.

ANÁ­LI­SIS. Jor­ge Cas­tro, en la en­tre­vis­ta con Gus­ta­vo Gar­cía en la bi­blio­te­ca de su ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.