Hay opor­tu­ni­da­des ad­mi­nis­tran­do el ries­go

Por qué es­te mo­men­to de la eco­no­mía y las fi­nan­zas es ideal pa­ra los in­ver­so­res. Los ga­na­do­res y per­de­do­res del ajus­te que im­pu­so el mer­ca­do. El fin del bi­mo­ne­ta­ris­mo y un cli­ma fa­vo­ra­ble pa­ra los pró­xi­mos cin­co años.

Fortuna - - Sumario - CLAU­DIO ZU­CHO­VIC­KI

Clau­dio Zu­cho­vic­ki ana­li­za por qué es­te mo­men­to de la eco­no­mía y las fi­nan­zas es ideal pa­ra los in­ver­so­res. Los ga­na­do­res y per­de­do­res del ajus­te que im­pu­so el mer­ca­do.

La ge­nial Pau­la Pa­re­to di­jo: “Uno de mis en­tre­na­do­res di­ce que ga­na el que tie­ne más ga­nas de ga­nar y me­nos mie­do a per­der”.

El fu­tu­ro ya es­tá aquí. El pro­ble- ma es que es­tá tan mal dis­tri­bui­do que al­gu­nos no pa­ran de in­no­var y otros, co­mo no­so­tros, te­ne­mos ex­ce­so de pa­sa­do.

Pien­se por un ins­tan­te que ha­ce diez años no exis­tía What­sApp. Ni Twit­ter ni Fa­ce­book eran usa­dos co­mo sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos. Ins­ta­gram ni ha­bía si­do pen­sa­da. Ade­más, ha­ce 10 años atrás Net­flix era una cu­rio­si­dad y hoy es el UBER de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Los fu­tu­ros paí­ses ri­cos pien­san que no exis­te hoy y se­rá ne­ce­sa­rio en 10 años. Los eter­nos paí­ses po­bres pen­sa­mos que cons­pi­ran con­tra no­so­tros.

Pe­ro no quie­ro en es­ta no­ta la­men­tar­me por ello, sino ana­li­zar al­gu­nas al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión pen­san­do en el fu­tu­ro. Por eso em­pe­cé la no­ta de esa ma­ne­ra.

1.POR QUé AHO­RA: Creo que es el mo­men­to por­que sa­be­mos que cuan­do sa­cu­den el ár­bol, te dan

la opor­tu­ni­dad de aga­rrar fru­tos más fá­cil­men­te. Así se de­be­rían pen­sar las in­ver­sio­nes. Co­mo di­ce un ami­go “com­prar cuan­do esa in­ver­sión o tra­de due­le”. Son los mo­men­tos en que se ga­na. Cuan­do las co­sas ya son ob­vias y se­gu­ras ya no tie­nen ren­ta, pre­ci­sa­men­te por­que tie­nen ba­jo ries­go.

2.POR QUé ARRIES­GAR: Ser muy con­ser­va­dor te ha­ce per­du­rar. Pa­ra el que tie­ne mu­cho di­ne­ro es una op­ción ló­gi­ca, pe­ro pa­ra el que tie­ne po­co, ser con­ser­va­dor es man­te­ner su con­di­ción, por lo tan­to, el que tie­ne po­co, tie­ne la obli­ga­ción de arries­gar, sino nun­ca va a cam­biar su si­tua­ción ac­tual. El te­ma es que, co­mo no tie­ne pa­ra per­der, lo más im­por­tan­te es el cuán­do arries­gar.

Ne­ce­si­to acla­rar que el es­pí­ri­tu de es­ta no­ta in­ten­ta ser cons­truc­ti­va, en­ten­dien­do que en es­te avión via­ja­mos to­dos, no im­por­ta si es­tás en pri­me­ra, bu­si­ness o tu­ris­ta. Cuan­do se mue­ve, se mue­ve pa­ra to­dos. Tam­bién en­tien­do que hay cier­tos te­rro­ris­tas en es­te via­je que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo pro­vo­car, pre­ci­sa­men­te, el te­rror pa­ra be­ne­fi­ciar sus ob­je­ti­vos ideo­ló­gi­cos. La fra­se que ex­pli­ca es­to es: “El cons­tan­te mar re­vuel­to pa­ra sus be­ne­fi­cios per­so­na­les y elec­to­ra­les”.

La eva­lua­ción del diag­nós­ti­co es cla­ra: nues­tra eco­no­mía ya no es bi­mo­ne­ta­ria, la gen­te no quie­re pe­sos y so­lo pen­sa­mos en dó­la­res.

Com­prar bo­nos es una bue­na op­ción. Los que ven­cen con es­te go­bierno, co­mo el Bo­nar 2020, rinden has­ta un 9% anual en dó­la­res.

En­ten­di­do es­to, nos en­con­tra­mos con la fal­ta del in­gre­so ge­nuino de dó­la­res (desbalance en la ba­lan­za de pa­gos) co­mo con­se­cuen­cia de la se­quía, la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, por lo que re­em­pla­za­mos ese in­gre­so ne­ce­sa­rio por en­deu­da­mien­to y és­te, sen­ci­lla­men­te, se cor­tó.

El mer­ca­do ter­mi­nó ajus­tan­do de ma­ne­ra drás­ti­ca es­te des­equi­li­brio y con una fuer­te de­va­lua­ción es­tá co­rri­gien­do esos des­ba­lan­ces en for­ma des­pro­li­ja y con un cos­to po­lí­ti­co enor­me. Pe­ro mi­ran­do a seis me­ses vis­ta, con es­te ti­po de cam­bio, más la fu­tu­ra co­se­cha, la ge­ne­ra­ción de nue­vas ener­gías a pre­cios más ba­ra­tos, la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, una me­jor si­tua­ción fi­nan­cie­ra de las pro­vin­cias, y un sis­te­ma fi­nan­cie­ro y em­pre­sas pri­va­das sin deu­das, se pue­de ser muy op­ti­mis­ta de la sa­li­da de es­ta cri­sis.

Sa­be­mos que atra­ve­sa­mos más que una tor­men­ta, un hu­ra­cán, pe­ro tam­bién sa­be­mos que si lo atra­ve­sa­mos nos es­pe­ra un cli­ma sú­per fa­vo­ra­ble pa­ra los pró­xi­mos 5 años.

An­te las du­das que te­nía el go­bierno, fue el mer­ca­do el que lo obli­gó a ha­cer un fuer­te ajus­te. Y es­te fuer­te ajus­te no es otra co­sa que trans­fe­ren­cias des­or­de­na­das de ren­tas. En es­te ca­so pier­de el que vi­ve del con­su­mo in­terno y ga­na el que vi­ve del con­su­mo ex­terno.

Pe­ro mi fun­ción aquí no es des­cri­bir el con­tex­to sino dar unos con­se­jos fi­nan­cie­ros. Voy a arries­gar y lo voy a ha­cer:

DIAG­NóS­TI­CO. El hu­ra­cán de­ja se­cue­las en cla­ses con me­nos de­fen­sas y es ahí don­de hay que tra­ba­jar en es­tos me­ses. El desafío es con­te­ner el des­equi­li­brio so­cial. El go­bierno tie­ne los ins­tru­men­tos pa­ra lle­gar con ali­men­to y co­sas bá­si­cas a las cla­ses in­di­gen­tes y más po­bres, y cons­ta que lo es­tá ha­cien­do. Y con­tem­plo par­te de

los anun­cios.

El desafío es aho­ra con­te­ner a la nue­va cla­se so­cial que se ge­ne­ró: los “po­bres con tra­ba­jo”. Los que ga­nan en­tre 15 mil y 30 mil pe­sos. Tra­ba­jan to­do el día y no lle­gan a cu­brir sus ne­ce­si­da­des. Creo que aquí, a pe­sar del dé­fi­cit, hay que con­tem­plar au­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo su­pri­mien­do al­gu­nos im­pues­tos. Por ejem­plo, su­pri­mir car­gas so­cia­les al em­plea­dor y que una par­te de eso pa­se al em­plea­do.

Sig­ni­fi­ca­do fi­nan­cie­ro: Se vie­ne una eco­no­mía de ba­jo con­su­mo in­terno, pe­ro de des­en­deu­da­mien­to per­so­nal. Se usa me­nos la tar­je­ta de cré­di­to. Ma­la no­ti­cia pa­ra co­mer­cios lo­ca­les, me­nos gas­tos en res­to­ra­nes y di­ver­sión.

El nue­vo es­que­ma de re­ten­cio­nes es re­cau­da­to­rio y sir­ve so­lo pa­ra eso, pa­ra re­cau­dar, pe­ro es con­fu­sa la for­ma. Si se co­bran $ 4 fi­jos, alien­ta a tras­la­dar a pre­cio, o sea al va­lor del dó­lar. El mer­ca­do di­rá cuál es el pre­cio de equi­li­brio, pe­ro creo que en Ar­gen­ti­na ne­ce­si-

An­te las du­das del go­bierno de Ma­cri, el mer­ca­do lo obli­gó a ha­cer un fuer­te ajus­te.

ta­mos un ti­po de cam­bio pre­de­ci­ble y no vo­lá­til. Los mo­vi­mien­tos con­tí­nuos ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre y pa­rá­li­sis no so­lo en la di­vi­sa sino tam­bién en la eco­no­mía real.

Sig­ni­fi­ca­do fi­nan­cie­ro: Si se cal­ma el ti­po de cam­bio, va ser más pre­de­ci­ble el mo­vi­mien­to y se va a des­tra­bar la eco­no­mía de cla­ses más aco­mo­da­das. Los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros vuel­ven a te­ner sen­ti­do. Por ejem­plo, ven­der dó­la­res pa­ra co­lo­car­se a ta­sa de in­te­rés en pe­sos (carry tra­de). Im­por­tar ar­tícu­los de lu­jo, e in­clu­so cal­cu­lar si va­le la pe­na sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes.

Ejem­plo: Con una ta­sa de pla­zo fi­jo que rin­de un 40% anual, si yo des­tino $ 36.238 a ta­sas de in­te­rés anual, den­tro de un año voy a te­ner $ 50.733. (Mi va­lor de equi­li­brio pa­ra el dó­lar es de $ 50.73). Pe­ro tam­bién pue­do ha­cer al­go más au­daz y com­prar un bono en pe­sos a un año, que rinden cer­ca de un 50% anual y den­tro de un año voy a te­ner $ 54.350. (Mi va­lor de equi­li­brio pa­ra el dó­lar es de $ 54.35).

VA­LE LA PE­NA EL RIES­GO. El mer­ca­do de deu­da es el que re­ci­bió los me­jo­res anun­cios y por eso jus­ti­fi­ca el tí­tu­lo de es­ta no­ta. Se mos­tró cla­ra­men­te el cro­no­gra­ma de ven­ci­mien­tos y de­mues­tra que Ar­gen­ti­na no tie­ne ries­gos de in­cum­pli­mien­tos ni zo­zo­bra has­ta el año 2020. Pe­ro es­to tam­bién es bueno pa­ra la eco­no­mía real, pues­to que, si la Na­ción se re­ti­ra del mer­ca­do, le de­ja ese es­pa­cio pa­ra el fi­nan­cia­mien­to pri­va­do. Has­ta aho­ra el Es­ta­do se lle­va­ba el di­ne­ro que ha­bía.

Sig­ni­fi­ca­do fi­nan­cie­ro: Com­prar bo­nos es una bue­na op­ción. Los bo­nos ar­gen­ti­nos con ven­ci­mien­to en es­ta ges­tión de go­bierno rinden un 9% anual en dó­la­res. Si com­pro 1.000 bo­nos “Bo­nar 2020” voy a te­ner que pa­gar $ 37.000. En­tre in­tere­ses (8%) y ca­pi­tal, en 2020 voy a co­brar u$s 1.200, lo que me da un pre­cio uni­ta­rio de $ 30.83, pe­ro ten­go que es­pe­rar has­ta el 2020.

El re­cor­te de gas­to pre­sen­ta el desafío de la im­ple­men­ta­ción y eso es una de­ci­sión po­lí­ti­ca. Al me­nos des­de que yo soy chi­co (ha­ce mu­cho fue eso) es­te es un ítem que siem­pre se anun­cia y nun­ca se im­ple­men­ta. Es im­pres­cin­di­ble ha­cer­lo, por­que nun­ca es­ta so­bre­di­men­sión la pa­ga el Es­ta­do, sino

Hoy el desafío es con­te­ner a la nue­va cla­se so­cial que se ge­ne­ró, que son “los po­bres con tra­ba­jo”. Hay que su­pri­mir­les im­pues­tos.

que siem­pre la pa­ga el con­tri­bu­yen­te y és­te se es­tá can­san­do de ha­cer­lo.

Sig­ni­fi­ca­do fi­nan­cie­ro: Con un por­cen­ta­je me­nor com­pra­ría ac­cio­nes de em­pre­sas ar­gen­ti­nas, ya que ba­ja­ron un 70% en dó­la­res. To­das las em­pre­sas jun­tas va­len so­lo el 10% de lo que va­le Fa­ce­book. Un ban­co ar­gen­tino va­le me­nos de lo que la Ju­ven­tus le pa­ga a Cris­tiano Ro­nal­do a los 33 años.

Cuan­do uno to­ma de­ci­sio­nes to­ma ries­gos, pe­ro cuan­do uno no to­ma de­ci­sio­nes, tam­bién. Yo eli­jo la pri­me­ra, sa­bien­do que hay ries­gos, pe­ro que la uti­li­dad es ten­ta­do­ra. Pe­ro es su di­ne­ro y es su tiem­po, por lo que us­ted de­ci­de.

Pa­ra ayu­dar, dé­je­me ju­gar con una fa­mo­sa fá­bu­la de ani­ma­les: Cuen­ta la his­to­ria que un día un se­ñor con mu­cho di­ne­ro fue a un pue­blo y ofre­ció, a quien le ven­die­ra su bu­rro, un pre­cio al­go ma­yor de lo que real­men­te va­lía. Su­pon­ga­mos que si el bu­rro va­lía u$s 200 es­te se­ñor ofre­ció u$s 250. Ob­via­men­te, mu­chos ven­die­ron sus bu­rros.

A la se­ma­na si­guien­te es­te in­di­vi­duo vol­vió, pe­ro ofre­ció u$s 300. Otros tan­tos, que an­te­rior­men­te no ha­bían ven­di­do, sí lo hi­cie­ron en esa oca­sión. A los po­cos días, el se­ñor vol­vió. Ha­bía si­do apo­da­do co­mo “El lo­co de los bu­rros”. Es­ta vez ofre­ció u$s 350 por ca­da ani­mal.

Co­mo es nor­mal, to­dos los que se ha­bían que­da­do con sus bu­rros se los ven­die­ron. El pue­blo, así, se que­dó sin bu­rros.

El per­so­na­je en cues­tión se fue con to­dos los bu­rros pe­ro con la pro­me­sa de que vol­ve­ría cuan­do ha­ya nue­vos y que pa­ga­ría más. Ade­más, to­dos se en­te­ra­ron de que le ha­bía ofre­ci­do u$s 600 por un bu­rro en el pue­blo ve­cino.

Al ca­bo de unos días apa­re­ció otro se­ñor des­co­no­ci­do en el pue­blo con ca­ra de ton­to y des­pis­ta­do, que ven­día bu­rros a un pre­cio de u$s 400. Cla­ro, era mu­cho más del va­lor ini­cial, pe­ro muy por de­ba­jo de lo que ha­bía pro­me­ti­do el com­pra­dor. Los ha­bi­tan­tes del pue­blo usa­ron el di­ne­ro de su ven­ta ori­gi­nal, se en­deu­da­ron por la di­fe­ren­cia y com­pra­ron esos bu­rros a u$s 400. Lo hi­cie­ron con la es­pe­ran­za de re­ven­der­los muy por en­ci­ma cuan­do vol­vie­se “el lo­co de los bu­rros”. Re­cor­de­mos que ha­bía lle­ga-

El con­sen­so de to­dos los go­bier­nos, tan­to ofi­cia­lis­tas co­mo opo­si­to­res es el de “gas­tar, con­su­mir y en­deu­dar­se”. Mi­ran­do a seis me­ses vis­ta, con es­te ti­po de cam­bio y con la fu­tu­ra co­se­cha, se pue­de ser op­ti­mis­ta so­bre la sa­li­da de es­ta cri­sis.

do a pa­gar u$s 600 por un bu­rro en el pue­blo de al la­do.

Ya se ima­gi­na­rán có­mo ter­mi­na la his­to­ria: el com­pra­dor nun­ca vol­vió. Se­gu­ro fue el mis­mo que ven­dió los ani­ma­les a u$s 400 y el pue­blo aca­bó de nue­vo con sus bu­rros pa­ga­dos a un pre­cio desor­bi­tan­te con un di­ne­ro que no te­nían y que tu­vie­ron que pe­dir pres­ta­do. Es de­cir, aca­ba­ron en­deu­da­dos sin ob­te­ner nin­gún be­ne­fi­cio de ello.

Qui­zás lo que más atrae de la his­to­ria es que en el pue­blo to­dos le asig­na­ron la cul­pa a un es­ta­fa­dor lla­ma­do “el lo­co de los bu­rros”. Di­je­ron que los ha­bía en­ga­ña­do y tam­bién se eno­ja­ron con el pres­ta-

mis­ta que les prestó. Na­die cues­tio­nó la ava­ri­cia de te­ner más de lo que uno pue­de pa­gar o man­te­ner.

Ob­vio que us­ted ya en­ten­dió la se­me­jan­za con nues­tro país. Es cu­rio­so el con­sen­so de to­dos los go­bier­nos, ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res de “gas­tar, con­su­mir y en­deu­dar­se”. El le­ma siem­pre es “gas­te­mos”, “vi­va­mos me­jor hoy” y “pa­gue­mos ma­ña­na”. Me­jor di­cho, el le­ma pa­re­ce ser: “y ma­ña­na ve­mos”. Pe­ro ami­gos, ese ma­ña­na siem­pre lle­ga.

Si uno pien­sa en los mer­ca­dos, se pue­de con­je­tu­rar que nos pa­só al­go pa­re­ci­do: los JP Mor­gan, UBS y Mor­gan Stan­ley de es­te mun­do de­cían que la Ar­gen­ti­na era la pró­xi­ma ve­det­te de la re­gión. Se in­fla­ron los pre­cios pe­ro lue­go se fue­ron y que­da­mos aquí, con los ac­ti­vos, pe­ro mu­chos más ba­ra­tos y en­deu­da­dos.

Pe­ro sa­ben que pa­ra mí la his­to­ria no ter­mi­na acá. Quie­ro y ne­ce­si­to cam­biar­la.

Aho­ra les trans­for­mo el cuen­to y en lu­gar de bu­rros, ha­ble­mos de ca­bras. El cuen­to es igual, pe­ro nos que­da­mos con ca­bras que dan le­che, que­so, yo­gurt, dul­ces y es­to pro­du­ce in­gre­sos. Y es con es­tos in­gre­sos que po­de­mos em­pe­zar a pa­gar las deu­das pa­ra lue­go ge­ne­rar nue­vas ri­que­zas. Así, el pue­blo vuel­ve a flo­re­cer.

Pa­ra mí, una vez más, tro­pe­za­mos con la mis­ma pie­dra, pe­ro es­ta vez nos que­da­ron las ca­bras y con ellas la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar nue­vos re­cur­sos. Qui­se lle­gar a us­te­des con es­tos sim­ples cuen­tos tra­di­cio­na­les de nues­tra literatura pa­ra re­sal­tar que si bien re­tro­ce­di­mos mu­chos es­ca­lo­nes por erro­res pro­pios, to­da­vía los flu­jos de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos en nues­tro sec­tor pri­va­do es­tán in­tac­tos y a pe­sar de las com­ple­ji­da­des y tra­bas que po­ne el de­vas­ta­dor sec­tor pú­bli­co, va­mos a re­sur­gir con más fuer­za.

Oja­lá es­ta vez apren­da­mos la his­to­ria.

En Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta­mos un ti­po de cam­bio pre­de­ci­ble y no vo­lá­til. Los mo­vi­mien­tos con­tí­nuos ge­ne­ran in­cer­ti­dim­bre.

VA­LOR. Nue­vas re­glas pa­ra el mer­ca­do de cam­bios por el acuer­do con el FMI, se­gun­da ver­sión.

OPO­SI­CIóN. Hu­go Mo­yano y Pa­blo Mi­che­li son cla­ra­men­te opo­si­to­res al go­bierno de Ma­cri. En la mar­cha del lu­nes 24, Mi­che­li di­jo: “No al­can­za con un pa­ro, o se cae es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co o es­tos ti­pos de­jan el go­bierno”.

CA­RA A CA­RA. Ni­co­lás Du­jov­ne, jun­to a su equi­po eco­nó­mi­co, fue al Con­gre­so a ex­pli­car el Pre­su­pues­to.

NUE­VO MO­DE­LO. Con la de­va­lua­ción del ti­po de cam­bio de los úl­ti­mos me­ses las que per­die­ron son las com­pa­ñías que vi­ven del con­su­mo in­terno, co­mo la in­dus­tria tex­til. Del otro la­do, en cam­bio, es­tán las ga­na­do­ras, que son las fir­mas que tie­nen sus ne­go­cios ba­sa­das en el con­su­mo ex­terno y la ex­por­ta­ción.

RE­CE­TA. La cla­ve es que el ti­po de cam­bio en­cuen­tre un va­lor es­ta­ble, de­ter­mi­na­do por el mer­ca­do. De lo con­tra­rio, su­fre tam­bién la eco­no­mía real.

CAM­BIO DE ES­CE­NA­RIO. El mer­ca­do fi­nan­cie­ro ar­gen­tino se mo­di­fi­có. Cuan­do las en­ti­da­des co­mo JP Mor­gan, Mor­gan Stan­ley y UBS de­cían que la Ar­gen­ti­na era la pró­xi­ma ve­det­te de la re­gión, se in­fla­ron los pre­cios de los ac­ti­vos lo­ca­les. El pro­ble­ma fue que des­pués se fue­ron del país y los ac­ti­vos na­cio­na­les que­da­ron más ba­ra­tos y en­deu­da­dos.

LO QUE VIE­NE. Con la ge­ne­ra­ción de nue­vas ener­gías co­mo la fo­to­vol­tai­ca y la gran ca­pa­ci­dad os­cio­sa que tie­nen las fá­bri­cas, el fu­tu­ro se vis­lum­bra po­si­ti­vo.

PA­GOS. Las tar­je­tas de cré­di­to se es­tán usan­do me­nos. Es una ma­la no­ti­cia pa­ra los co­mer­cios lo­ca­les.

CAM­PO. La co­se­cha del año que vie­ne de­be­ría su­pe­rar a la de es­te año, lo que im­pac­ta­ría po­si­ti­va­men­te en las ar­cas na­cio­na­les y en el res­to de la eco­no­mía.

RES­PAL­DO. El Go­bierno ne­ce­si­ta vo­tos pe­ro­nis­tas pa­ra apro­bar el Pre­su­pues­to, que con­tie­ne el acuer­do con el FMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.