Ro­sen­do Fra­ga

Fortuna - - Sumario - Ro­sen­do Fra­ga*

Un re­sul­ta­do cla­ve pa­ra la Ar­gen­ti­na y la re­gión.

Ame­nos de tres se­ma­nas de la elec­ción pre­si­den­cial bra­si­le­ña, los vo­tan­tes se po­la­ri­zan ca­da vez más en­tre Jair Bol­so­na­ro y Fer­nan­do Had­dad. Los úl­ti­mos son­deos re­gis­tra­ban el 28% de in­ten­ción de vo­to por el pri­me­ro, el can­di­da­to que com­bi­na la “mano du­ra” con la “an­ti-po­lí­ti­ca”. A su vez, el can­di­da­to del PT (Had­dad), apo­ya­do por Lu­la des­de la cár­cel, al­can­za al 22%.

Ello es la mi­tad de la in­ten­ción de vo­to que tie­ne el ex pre­si­den­te.

El cre­ci­mien­to del can­di­da­to de Lu­la se ha da­do a cos­ta de otros dos can­di­da­tos de cen­troiz­quier­da que dispu­tan los vo­tos del lí­der pe­tis­ta (Ci­ro Go­mes y Ma­ri­na Sil­va). El pri­me­ro es un po­pu­lis­ta mo­de­ra­do —ex alia­do de Lu­la— y has­ta ha­ce po­cos días era vis­to por sec­to­res del em­pre­sa­ria­do co­mo la al­ter­na­ti­va desea­ble pa­ra com­pe­tir con Bol­so­na­ro en la se­gun­da vuel­ta. Ma­ri­na Sil­va —ex mi­nis­tra de Lu­la— ocu­pa­ba to­da­vía se­ma­nas atrás el se­gun­do lu­gar fren­te a Bol­so­na­ro.

La ma­yo­ría de los son­deos mues­tran que Had­dad se im­pon­dría en se­gun­da vuel­ta.

Pe­ro la po­lí­ti­ca en to­do el mun­do en los úl­ti­mos tiem­pos ha mos­tra­do can­di­da­tos “im­pro­ba­bles” que ter­mi­na­ron ga­nan­do. Los gays, las fe­mi­nis­tas, al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes de afro­bra­si­le­ños y la iz­quier­da ata­can al ex mi­li­tar pa­ra­cai­dis­ta en las re­des so­cia­les, Had­dad ha lla­ma­do a im­pe­dir su triun­fo y Lu­la en­vió una car­ta al can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te de Bol­so­na­ro cri­ti­can­do su po­si­ción en de­re­chos hu­ma­nos.

De­trás de Bol­so­na­ro se mue­ven dos fuer­zas re­le­van­tes: los evan­gé­li­cos y el Ejér­ci­to. So­bre 147 mi­llo­nes de bra­si­le­ños ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar, apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio pro­fe­san dis­tin­tos cul­tos evan­gé­li­cos. Son una fuer­za ho­mo­gé­nea y dis­ci­pli­na­da. No to­dos vo­ta­rán por él, pe­ro pro­ba­ble­men­te lo ha­rán dos ca­da tres. El vo­to evan­gé­li­co es con­ser­va­dor y en Bra­sil coin­ci­de con la po­lí­ti­ca de mano du­ra de Bol­so­na­ro. El Ejér­ci­to es­tá ac­tuan­do co­mo una “cor­po­ra­ción” de­trás de él. Su je­fe, el ge­ne­ral Vilas Boas vie­ne te­nien­do un rol po­lí­ti­co cre­cien­te a la par de las in­ter­ven­cio­nes de su fuer­za en las ca­lles, tan­to pa­ra sus­ti­tuir a po­li­cías en huel­ga, co­mo en ope­ra­ti­vos con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y el nar­co­trá­fi­co, co­mo tie­ne lu­gar en Río de Ja­nei­ro. Coin­ci­dien­do con los in­tere­ses po­lí­ti­cos y elec­to­ra­les del ex mi­li­tar, el ge­ne­ral Vilas Boas pú­bli­ca­men­te exi­gió que la jus­ti­cia no per­mi­ta la can­di­da­tu­ra de Lu­la. Bol­so­na­ro ha asis­ti­do a ac­tos mi­li­ta­res pre­si­di­dos por el je­fe del Ejér­ci­to, mos­trán­do­se con él y ali­nea­do con el Ejér­ci­to, sa­cán­do­se fo­tos con sub­ofi­cia­les y sol­da­dos, que des­pués fue­ron uti­li­za­das en su cam­pa­ña. Al ele­gir co­mo can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te al Ge­ne­ral Mou­rao, quien pa­só a re­ti­ro el año pa­sa­do y era el pre­si­den­te del “Club Mi­li­tar”, Bol­so­na­ro ra­ti­fi­có su vin­cu­la­ción cor­po­ra­ti­va con el Ejér­ci­to.

Aun­que el ex pre­si­den­te Fer­nan­do H. Car­do­so

La fu­tu­ra se­na­do­ra y ex pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff ven­dría a pre­sen­ciar el pri­mer jui­cio oral y pú­bli­co con­tra CFK, pe­ro el efec­to no se­ría el mis­mo si ga­na­ra Had­dad o ven­cie­ra Bol­so­na­ro.

con­vo­có a unir al “cen­tro”, la po­la­ri­za­ción ha anu­la­do es­ta po­si­bi­li­dad. El go­ber­na­dor de San Pa­blo (Alck­min) es el frus­tra­do can­di­da­to pa­ra es­te pro­yec­to. Nun­ca lle­gó al 10% de in­ten­ción de vo­to. Per­te­ne­ce al PSDB, el cual in­te­gra Car­do­so, y tie­ne tam­bién el apo­yo del PMDB, del ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer. Son las dos es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les, que han si­do des­gas­ta­das por las de­nun­cias de co­rrup­ción y la ca­rac­te­ri­za­ción de “vie­ja po­lí­ti­ca” que le ad­ju­di­ca gran par­te de la opi­nión pú­bli­ca. Pro­po­ne re­du­cir sa­la­rios y sub­si­dios, y re­es­truc­tu­rar el gas­to pú­bli­co por el al­to cos­to del ser­vi­cio de la deu­da. Es un pro­gra­ma tí­pi­co de cor­te “neo­li­be­ral”, que no con­ci­ta apo­yo po­pu­lar, tras la re­ce­sión más pro­lon­ga­da en la his­to­ria de Bra­sil. Es el can­di­da­to pre­fe­ri­do por el em­pre­sa­ria­do, que ha co­men­za­do a asu­mir que no tie­ne po­si­bi­li­dad de lle­gar a la se­gun­da vuel­ta. Fren­te a es­ta si­tua­ción, Bol­so­na­ro tie­ne una pro­pues­ta eco­nó­mi­ca de cen­tro­de­re­cha, que tie­ne un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te en ma­te­ria de pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas pú­bli­cas, bus­can­do ob­te­ner el apo­yo de los mer­ca­dos an­te el fra­ca­so de su can­di­da­to pre­fe­ri­do. La op­ción Had­da­dBol­so­na­ro es la peor pa­ra el em­pre­sa­ria­do bra­si­le­ño, pe­ro es pro­ba­ble que fi­nal­men­te op­te por el se­gun­do co­mo “mal me­nor”. Mien­tras en el ám­bi­to eco­nó­mi­co hay quie­nes apues­tan a un gi­ro ha­cia el prag­ma­tis­mo del can­di­da­to del PT, otros creen que si ga­na lle­va­rá ade­lan­te un pro­gra­ma más ra­di­ca­li­za­do, que se in­si­núa en su pla­ta­for­ma par­ti­da­ria. Bol­so­na­ro de­nun­cia que Had­dad ha­rá frau­de y que si ga­na in­dul­ta­rá a Lu­la, al­go que nie­ga su can­di­da­to.

Es­ta elec­ción pre­si­den­cial no só­lo de­fi­ni­rá la suer­te po­lí­ti­ca de Bra­sil sino tam­bién el fu­tu­ro po­lí­ti­co de la re­gión. El triun­fo de Ló­pez Obrador en Mé­xi­co im­pli­ca la vic­to­ria del can­di­da­to po­pu­lis­ta, aun­que no es­té cla­ro to­da­vía cuá­les se­rán sus po­lí­ti­cas. Pe­ro si tam­bién ga­na Had­dad, ello im­pli­ca­rá que en los dos paí­ses más gran­des de la re­gión —su­man ca­si dos ter­cios de la po­bla­ción, el te­rri­to­rio y el PBI de Amé­ri­ca la­ti­na— han ga­na­do los can­di­da­tos más iden­ti­fi­ca­dos con el po­pu­lis­mo.

Si a eso se su­ma la cri­sis eco­nó­mi­ca que en­fren­ta el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, la re­gión pue­de mos­trar una ten­den­cia de re­torno al po­pu­lis­mo. En nues­tro ca­so, si ga­na­ra Had­dad, ello fa­vo­re­ce­ría a la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, quien pa­re­ce dis­pues­ta a pre­sen­tar­se a las pre­si­den­cia­les en oc­tu­bre del año pró­xi­mo aun­que tie­ne seis cau­sas por co­rrup­ción en la jus­ti­cia fe­de­ral, va­rias de las cua­les lle­ga­rán a jui­cio el año pró­xi­mo. Ella ha di­cho que in­vi­ta­rá a lí­de­res po­lí­ti­cos y pre­si­den­tes po­pu­lis­tas de la re­gión, y a fi­gu­ras de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea, co­mo el ex pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Tam­bién la fu­tu­ra se­na­do­ra y ex pre­si­den­ta de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, aun­que no se­ría lo mis­mo su pre­sen­cia si hu­bie­ra ga­na­do Had­dad que si lo hu­bie­ra he­cho Bol­so­na­ro.

En con­clu­sión: a me­nos de tres se­ma­nas de la elec­ción pre­si­den­cial bra­si­le­ña, los vo­tan­tes se van po­la­ri­zan­do en­tre Bol­so­na­ro y Had­dad. El re­sul­ta­do de­fi­ni­rá si en la re­gión ha co­men­za­do o no un re­torno del po­pu­lis­mo.

Los co­mi­cios se van po­la­ri­zan­do en­tre Bol­so­na­ro y Had­dad aun­que los son­deos dan una ven­ta­ja pa­ra el PT en una even­tual se­gun­da vuel­ta. Pe­ro, to­do es­tá por ver­se.

RI­VA­LES. Bol­so­na­ro y Had­dad ocu­pan los dos pri­me­ros lu­ga­res en los son­deos pa­ra las elec­cio­nes del 7 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.