Ale­xan­dra Bor­chardt

Fortuna - - Sumario - Ale­xan­dra Bor­chardt*

Los me­dios re­cu­pe­ran al­go del pres­ti­gio per­di­do.

Des­pués de años de ma­la sa­lud, la in­dus­tria de los me­dios fi­nal­men­te es­tá dan­do al­gu­nas se­ña­les de una mo­des­ta re­cu­pe­ra­ción. Se­gún el In­for­me so­bre No­ti­cias Di­gi­ta­les 2018 -la en­cues­ta más in­te­gral so­bre el con­su­mo de me­dios di­gi­ta­les- las sus­crip­cio­nes tien­den al al­za mien­tras que la con­fian­za de los con­su­mi­do­res se ha es­ta­bi­li­za­do. Pa­ra un sec­tor muy vi­li­pen­dia­do que co­ti­za en con­fian­za, es­tos lo­gros frá­gi­les re­pre­sen­tan un pro­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo a te­ner en cuen­ta.

Sin du­da, los me­dios del mun­do si­guen atra­ve­san­do pro­ble­mas; el in­for­me, rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Reuters pa­ra el Es­tu­dio del Pe­rio­dis­mo, de­mues­tra que só­lo el 44% de los con­su­mi­do­res de no­ti­cias creen lo que pu­bli­can las mar­cas de me­dios es­ta­ble­ci­dos. No obs­tan­te, esa ci­fra re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de un pun­to por­cen­tual con res­pec­to al año pa­sa­do, lo que su­gie­re que el dé­fi­cit de con­fian­za de la in­dus­tria ha de­ja­do de cre­cer o, en reali­dad, se es­tá achi­can­do.

Otros re­le­va­mien­tos son in­clu­si­ve más op­ti­mis­tas; por ejem­plo, el Ba­ró­me­tro de Con­fian­za de Edel­man de­ter­mi­nó que los pe­rio­dis­tas es­tán re­cu­pe­ran­do su cre­di­bi­li­dad, mien­tras que la con­fian­za ge­ne­ral en el pe­rio­dis­mo tra­di­cio­nal y en el pe­rio­dis­mo on­li­ne es­tá en su pi­co más al­to en sie­te años. Es­tos ha­llaz­gos lle­va­ron a la em­pre­sa a de­cla­rar que “el re­gre­so de los ex­per­tos” ya es­tá aquí.

Si bien pue­de ser de­ma­sia­do pron­to pa­ra que los eje­cu­ti­vos de me­dios can­ten vic­to­ria, exis­ten se­ña­les cla­ra­men­te po­si­ti­vas pa­ra una in­dus­tria cu­ya repu­tación ha es­ta­do va­pu­lea­da en los úl­ti­mos años. La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ha he­cho que la gen­te sos­pe­cha­ra de los me­dios que no apo­yan sus opi­nio­nes, mien­tras que los re­cor­tes de cos­tos en las re­dac­cio­nes han de­gra­da­do la ca­li­dad del pe­rio­dis­mo dis­po­ni­ble. Pe­ro, co­mo su­gie­ren los nue­vos da­tos, los pe­rio­dis­tas pa­re­cen es­tar en­con­tran­do ma­ne­ras de ha­cer fren­te a es­tos re­tos.

Qui­zá la ten­den­cia más re­ve­la­do­ra en el In­for­me so­bre No­ti­cias Di­gi­ta­les de es­te año es la cre­cien­te des­con­fian­za en las no­ti­cias com­par­ti­das por las re­des so­cia­les. Por ejem­plo, nues­tro es­tu­dio de­ter­mi­nó que só­lo el 23% de los par­ti­ci­pan­tes con­fía en las no­ti­cias que en­cuen­tran en las re­des so­cia­les, y ape­nas el 34% cree lo que ven en los mo­to­res de bús­que­da. Es­tas ci­fras pro­ba­ble­men­te fas­ti­dien a Goo­gle, Fa­ce­book y otros gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos cu­yas em­pre­sas no de­pen­den me­nos de la con­fian­za que las or­ga­ni­za­cio­nes de me­dios tra­di­cio­na­les.

Sin em­bar­go, mien­tras que las pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book tras­ta­bi­llan, mu­chos me­dios tra­di­cio­na­les pi­san fir­me: las ten­den­cias de las sus­crip­cio­nes respaldan es­ta con­clu­sión. De los 74.000 par­ti­ci­pan­tes en la en­cues­ta, el 14% di­jo que ha­bía pa­ga­do por no­ti­cias di­gi­ta­les por lo me­nos una vez du­ran­te los 12 me­ses

En 2016 so­lo el 9% de los con­su­mi­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos pa­gó por no­ti­cias on­li­ne; es­te por­cen­ta­je au­men­tó al 16% en 2017 y se vie­ne man­te­nien­do es­ta­ble es­te año.

an­te­rio­res, mien­tras que el pro­me­dio en los paí­ses nór­di­cos es­ta­ba más cer­ca del 30%. En Es­ta­dos Uni­dos, los ata­ques del pre­si­den­te Do­nald Trump a los lla­ma­dos “me­dios de no­ti­cias fal­sas” han te­ni­do el efec­to con­tra­rio: lle­vó a más gen­te que nun­ca a res­pal­dar el pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te. En 2016, por ejem­plo, só­lo el 9% de los con­su­mi­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos pa­gó por no­ti­cias on­li­ne; ese por­cen­ta­je au­men­tó al 16% en 2017 y se ha man­te­ni­do es­ta­ble es­te año.

In­clu­si­ve en paí­ses co­mo el Reino Uni­do, en don­de no es­ca­sean los si­tios de no­ti­cias gra­tui­tos, la gen­te in­vier­te en pe­rio­dis­mo de ca­li­dad. El mo­de­lo de so­li­ci­tud de do­na­cio­nes o pa­gos de mem­bre­cías de The Guar­dian es­tá ali­men­tan­do un gi­ro fi­nan­cie­ro. En ca­si to­dos los paí­ses re­le­va­dos, la gen­te jo­ven en la iz­quier­da po­lí­ti­ca es la más pro­pen­sa a pa­gar.

Al­gu­nos crí­ti­cos sos­tie­nen que el mo­de­lo de pa­go de los me­dios con­tra­di­ce el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de In­ter­net co­mo un lu­gar pa­ra el li­bre in­ter­cam­bio de ideas, no­ti­cias e in­for­ma­ción. Co­lo­car las me­jo­res his­to­rias de­trás de mu­ros de pa­go, di­cen los de­trac­to­res, da­rá lu­gar a no­ti­cias de se­gun­da cla­se pa­ra ciu­da­da­nos de se­gun­da cla­se.

Pe­ro es­te ar­gu­men­to pa­sa por al­to tres pun- tos esen­cia­les. Por em­pe­zar, se pue­de su­po­ner que la can­ti­dad de per­so­nas co­nec­ta­das di­gi­tal­men­te que no pue­de pa­gar por no­ti­cias es bas­tan­te pe­que­ña; la vo­lun­tad de pa­gar tie­ne mu­cho más que ver con una cues­tión de prio­ri­da­des de gas­to. Es más, pa­gar por al­go que uno per­ci­be co­mo va­lio­so ayu­da a que lo sea, co­mo ilus­tra la es­tra­te­gia de prio­ri­zar los mo­de­los de mem­bre­cía por so­bre las es­tra­te­gias estrictamente transac­cio­nal

Fi­nal­men­te, pa­ra quie­nes ver­da­de­ra­men­te no pue­den pa­gar, exis­ten op­cio­nes via­bles pa­ra que el pe­rio­dis­mo de ca­li­dad lle­gue a los ho­ga­res de ba­jos in­gre­sos. Por ejem­plo, se po­drían re­for­mar las nor­ma­ti­vas fis­ca­les de ma­ne­ra que la prác­ti­ca del pe­rio­dis­mo fue­ra más ase­qui­ble, mien­tras que el fi­nan­cia­mien­to del go­bierno o las fun­da­cio­nes po­dría in­cre­men­tar el res­pal­do pa­ra la pro­gra­ma­ción de los me­dios pú­bli­cos.

Cuan­do la gen­te pa­ga por con­te­ni­do, los pe­rio­dis­tas ga­nan un in­cen­ti­vo pa­ra cum­plir con su ta­rea. Exa­mi­nan me­jor sus pro­duc­tos en bus­ca de va­lor, ve­ri­fi­can los da­tos mi­nu­cio­sa­men­te, in­no­van, in­ves­ti­gan y dis­mi­nu­yen el rui­do ba­ra­to pa­ra cap­tar la aten­ción que hoy in­va­de tan­tas pla­ta­for­mas de re­des so­cia­les. Lo me­jor de to­do es que es­tas ten­den­cias se po­ten­cian mu­tua­men­te; cuan­to me­jor es el pe­rio­dis­mo, más lo va­lo­ran los con­su­mi­do­res.

Ha pa­sa­do mu­cho tiem­po des­de que la in­dus­tria de me­dios te­nía bue­nas no­ti­cias pa­ra con­tar so­bre sí mis­ma. Aho­ra que sí las te­ne­mos, es im­pe­ra­ti­vo que nos es­for­ce­mos más que nun­ca pa­ra sos­te­ner la ten­den­cia ha­cia la ca­li­dad, la cre­di­bi­li­dad y la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

La con­fian­za ge­ne­ral en el pe­rio­dis­mo tra­di­cio­nal y en el pe­rio­dis­mo on­li­ne es­tá en su pi­co más al­to en los úl­ti­mos sie­te años.

*di­rec­to­ra De Desa­rro­llo Es­tra­té­gi­co Del Reuters Ins­ti­tu­te For The Study Of Jour­na­lism . Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2018

ZUC­KER­BERG. Só­lo un 23% con­fia en las no­ti­cias que en­cuen­tran en las re­des so­cia­les, co­mo Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.