El fin de una épo­ca en la obra pú­bli­ca

Por qué la in­ves­ti­ga­ción del juez Clau­dio Bo­na­dio im­pli­ca un an­tes y un des­pués en la re­la­ción en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. Los otros fac­to­res del cam­bio.

Fortuna - - Sumario - GUS­TA­VO GAR­CíA

Por qué la in­ves­ti­ga­ción con­tra una red de co­rrup­ción crea­da en el go­bierno an­te­rior im­pli­ca un an­tes y un des­pués en la re­la­ción en­tre la po­lí­ti­ca y los em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos. El rol de la Jus­ti­cia. Lo que es­tán ha­cien­do las em­pre­sas pa­ra blin­dar­se fren­te a es­te nue­vo es­ce­na­rio.

Por ne­ce­si­dad o por con­vic­ción las em­pre­sas han co­men­za­do a im­ple­men­tar pro­gra­mas de trans­pa­ren­cia, sis­te­mas que les per­mi­tan de al­gu­na ma­ne­ra evi­tar las prác­ti­cas de co­rrup­ción en una Ar­gen­ti­na don­de el asun­to se ha vuel­to uso y cos­tum­bre.

Sin lu­gar a du­das, la me­diá­ti­ca cau­sa de los cua­der­nos pue­de to­mar­se co­mo un mo­jón en es­ta his­to­ria. Si ser­vi­rá pa­ra ini­ciar un pro­ce­so de cam­bio que nos lle­ve a ser una so­cie­dad más sa­na en el plano de los ne­go­cios, es un al­bur. Pe­ro al­go es­tá em­pe­zan­do a cam­biar a par­tir del des­fi­le de em­pre­sa­rios de re­nom­bre por los tri­bu­na­les Fe­de­ra­les de Co­mo­do­ro Py.

Cuen­ta el doc­tor Car­los Ro­zen, so­cio fun­da­dor y pre­si­den­te sa­lien­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Éti­ca y Com­plian­ce, que al cur­so de Cer­ti­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal que di­ri­ge en la Uce­ma so­lían ano­tar­se 40 per­so­nas, pe­ro que a par­tir del úl­ti­mo es­cán­da­lo de co­rrup­ción se ins­cri­bie­ron 120 y hay lis­ta de es­pe­ra pa­ra el año pró­xi­mo.

FOR­TU­NA: ¿Ins­ta­lar el te­ma en es­te con­tex­to de ma­las prác­ti­cas co­mu­nes es ar­duo? ¿Se pue­de cam­biar esa ma­triz de pen­sa­mien­to?

RO­ZEN: Pa­ra no­so­tros el te­ma de com­plian­ce tie­ne va­rias aris­tas. Tie­ne una par­te le­gal, muy téc­ni­ca pe­ro tam­bién una par­te de com­por­ta­mien­to hu­mano. Di­ría que el por­cen­ta­je más im­por­tan­te so­bre lo que es com­plian­ce tie­ne que ver con el com­por­ta­mien­to hu­mano.

FOR­TU­NA: ¿El de­no­mi­na­do ‘Ca­so de los cua­der­nos’ pue­de ser un mo­jón en la lu­cha en fa­vor de la trans­pa­ren­cia?

RO­ZEN: Yo dis­tin­go tres hi­tos en los úl­ti­mos años. Pri­me­ro que es­ta­mos fren­te a un Go­bierno que, me­jor o peor, que pue­de gus­tar más o me­nos, em­pe­zó a ins­ta­lar es­te te­ma. No es ca­sua­li­dad, tie­ne que ver con un re­que­ri­mien­to de la OCDE que es­ta­mos in­cum­plien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po. A bue­na par­te de la co­mu­ni­dad no le em­pe­zó a dar lo mis­mo que al­guien sea co­rrup­to o no.

FOR­TU­NA: Es­to a par­tir del afán del Go­bierno por en­trar al club de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

RO­ZEN: Exac­ta­men­te. Sin lu­cha an­ti­co­rrup­ción no po­de­mos as­pi­rar a ser miem­bro de es­te gru­po se­lec­to de paí­ses que con­for­man la OCDE. El se­gun­do hi­to muy im­por­tan­te es, en­tre al­gu­nas le­yes que se san­cio­na­ron co­mo la del arre­pen­ti­do o

al­gu­nas re­la­cio­na­das con con­flic­to de in­tere­ses en la par­te pú­bli­ca, se san­cio­nó una ley muy im­por­tan­te que es la de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal de las Per­so­nas Ju­rí­di­cas pa­ra de­li- tos de co­rrup­ción. Se ha­bla de ley de res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­ria, pe­ro pue­de ser apli­ca­da so­bre una em­pre­sa o no. Pue­den ser tam­bién un club de fút­bol, un con­sor­cio de pro­pie­dad ho­ri­zon­tal o una igle­sia los que es­tén in­vo­lu­cra­dos.

FOR­TU­NA: Apun­ta ex­clu­si­va­men­te al sec­tor pri­va­do.

RO­ZEN: Apun­ta al sec­tor pri­va­do y ahí hay un se­gun­do hi­to muy im­por­tan­te que po­ne so­bre el ta­pe­te to­da la im­por­tan­cia del te­ma an­ti­co­rrup­ción por­que la em­pre­sa se em­pie­za a dar cuen­ta que, si bien las per­so­nas son bas­tan­te pro­cli­ves a es­ca­bu­llir­se cuan­do son impu­tadas por he­chos de co­rrup­ción, a las em­pre­sas les cues­ta más. Es­tán en un mis­mo lu­gar fí­si­co, es fá­cil de de­mos­trar que se be­ne­fi­cia­ron con un con­tra­to me­dian­te un he­cho de co­rrup­ción, en­ton­ces la Jus­ti­cia le pue­de pe­dir que de­vuel­va el di­ne­ro ob­te­ni­do por co­rrup­ción. Se la pue­de san­cio­nar gra­ve­men­te con dis­tin­to ti­po de pe­na­li­da­des. Un he­cho que lla­ma la aten­ción en nues­tro país es que mien­tras la pe­na de muer­te no exis­te pa­ra la per­so­na fí­si­ca, sí pue­de exis­tir pa­ra la per­so­na ju­rí­di­ca. Por ejem­plo, en un ca­so de gra­ve­dad en que la em­pre­sa san­cio­na­da se de­mues­tra que ha na­ci­do pa­ra de­lin­quir. Se tra­ta de es­tas com­pa­ñías que es­tán dan­do vuel­ta y se di­cen que eran la cás­ca­ra de un

“Cuan­do el em­pre­sa­rio ve que pue­de ir pre­so op­ta por ne­go­cios sa­nos, que no po­nen en ries­go su em­pre­sa y su fa­mi­lia”.

tes­ta­fe­rro, o em­pre­sas que se crean es­pe­cial­men­te pa­ra dar­les obras pú­bli­cas en un con­tex­to de co­rrup­ción. La sen­ten­cia que sur­gi­ría a par­tir de una ley co­mo es­ta es la qui­ta de la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca.

FOR­TU­NA: Es una ley muy im­por­tan­te a ni­vel na­cio­nal. ¿Por qué cues­ta ba­jar­la a ni­vel pro­vin­cial?

RO­ZEN: Se tra­ta de una ley que tie­ne que ver con el ám­bi­to na­cio­nal. So­la­men­te tie­nen la obli­ga­ción de con­tar con un pro­gra­ma de Iin­te­gri­dad o com­plian­ce, que es una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la ley, las em­pre­sas que transac­cio­nan con el Es­ta­do na­cio­nal. Mien­tras que al­gu­nas que ha­cen ne­go­cios con los es­ta­dos pro­vin­cia­les no tie­nen la obli­ga­ción y ne­ce­si­tan que las pro­vin­cias va­yan ad­hi­rien­do a es­te ré­gi­men. Pe­ro la ley es de apli­ca­ción a to­das y exi­ge un pro­gra­ma de in­te­gri­dad só­lo a al­gu­nas. Por ejem­plo, si una em­pre­sa fue­ra sos­pe­cha­da y lue­go impu­tada por un he­cho de co­rrup­ción, po­dría dar­se a cual­quier per­so­na ju­rí­di­ca del país.

FOR­TU­NA: ¿Es real que só­lo el 50% de las gran­des em­pre­sas tie­nen pro­gra­mas de trans­pa­ren­cia?

RO­ZEN: En reali­dad es di­fí­cil me­dir los por­cen­ta­jes hoy por­que ca­da vez que ha­ce­mos un diag­nós­ti­co pa­ra im­ple­men­tar un pro­gra­ma de in­te­gri­dad en una or­ga­ni­za­ción nos en­con­tra­mos con que hay al­gu­nas prác­ti­cas que son apro­ve­cha­bles. En­ton­ces de­cir que tie­ne o que no tie­ne es aven­tu­ra­do. To­das tie­nen al­go, en ma­yor o me­nor me­di­da. Y las que tie­nen im­ple­men­ta­do un pro­gra­ma de com­plian­ce for­mal, ro­bus­to, que an­da bien, son las me­nos. En ge­ne­ral son mul­ti­na­cio­na­les que ya lo vie­nen ha­cien­do des­de ha­ce mu­cho. No lo ha­cen por es­ta ley.

FOR­TU­NA: ¿Lo ha­cen más por la pre­sión de fac­to­res exó­ge­nos, por­que co­ti­zan en al­gu­na bol­sa ex­tran­je­ra o por­que for­man par­te de al­gún Fon­do de In­ver­sión?

RO­ZEN: En ge­ne­ral las em­pre­sas que tie­nen ca­sa ma­triz en Es­ta­dos Uni­dos, en Ca­na­dá o en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa sa­ben que es­tas prác­ti­cas son muy im­por­tan­tes, in­clu­so por­que mu­chas han si­do mul­ta­das se­ve­ra­men­te. Por ejem­plo, es­ta­mos ha­blan­do de un com­plian­ce an­ti­co­rrup­ción. Quie­nes son cla­si­fi­ca­das co­mo em­pre­sas US o de Es­ta­dos Uni­dos no lo son só­lo por te­ner la ca­sa ma­triz allí sino tam­bién por­que las al­can­za la Ley de Prác­ti­cas Co­rrup­tas de los Es­ta­dos Uni­dos. Es la ley an­ti­co­rrup­ción que re­sul­ta pa­re­ci­da a la nues­tra pe­ro que es­tá vi­gen­te des­de 1977, y que tie­ne una fuer­te apli­ca­ción des­de ha­ce una dé­ca­da. Sa­ben que las san­cio­nes son muy se­ve­ras y que de­ben te­ner pro­gra­mas an­ti­co­rrup­ción.

FOR­TU­NA: ¿Las em­pre­sas ar­gen­ti­nas de­man­dan es­tos pro­gra­mas?

RO­ZEN: Yo dis­tin­guía tres mo-

“Es­ta­mos an­te un Go­bierno que, me­jor o peor, pue­de gus­tar más o me­nos, pe­ro em­pe­zó a ins­ta­lar el te­ma de la trans­pa­ren­cia”.

men­tos: que se em­pie­ce a ha­blar del te­ma cuan­do cam­bia el go­bierno, que sal­ga la ley, y el ter­cer pun­to es el te­ma de los cua­der­nos. Si bien to­dos los ca­sos so­bre los que es­ta­mos le­yen­do o mi­ran­do son pre­vios y no es­tán al­can­za­dos por es­ta ley, ya que fue­ron co­me­ti­dos an­tes del 1 de mar­zo, el em­pre­sa­rio lo ve co­mo ba­las que es­tán pi­can­do muy cer­ca. Es la ma­ni­fes­ta­ción prác­ti­ca de lo que es la co­rrup­ción, has­ta dón­de pue­de lle­gar. Por­que una co­sa es que te di­gan que te pue­den san­cio­nar y otra que se vea gen­te des­fi­lan­do por los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py. Eso ha­ce tem­blar a cual­quier em­pre­sa­rio. Si hay al­go a lo que tie­ne mie­do un em­pre­sa­rio, in­clu­so más que a la exis­ten­cia de una ley, es a eso. La exis­ten­cia de la ley es al­go que ha­bi-

tual­men­te creen que a ellos no se les va a apli­car. Es co­mo una en­fer­me­dad gra­ve que el co­mún de la gen­te pien­sa ‘a mí no me va a to­car’, pe­ro to­dos nos mo­ri­mos de al­go. La ma­ni­fes­ta­ción más prác­ti­ca que tie­ne es­ta ley y el te­mor que pro­vo­ca es ver a los em­pre­sa­rios yen­do a de­cla­rar y con­fe­san­do de­li­tos. Si hay al­go a lo que le tie­ne mie­do el em­pre­sa­rio es al pe­rio­dis­mo, a la ex­po­si­ción pú­bli­ca, a te­ner ver­güen­za de mi­rar a sus fa­mi­lia­res, a su mu­jer y sus hi­jos. Eso es atroz. Cuan­do es­tán unos días en pri­sión, co­mien­za a sen­tir esas co­sas que no se ima­gi­na­ban.

FOR­TU­NA: Se des­plo­ma la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad.

RO­ZEN: Cla­ro, es esa sen­sa­ción que tie­ne la gen­te de que el cos­to de la co­rrup­ción es pa­re­ci­do al be­ne­fi­cio que se obtiene al co­rrom­per. En­ton­ces, an­tes cuan­do la im­pu­ni­dad era mo­ne­da co­rrien­te o era el pa­ra­dig-

CA­RA A CA­RA. Bo­na­dio pro­ce­só a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner co­mo pre­sun­ta je­fa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta en el mar­co de “los cua­der­nos de las coimas”.

Car­los Wag­nerEM­PRE­SA­RIOS 1. Car­los Wag­ner, de Esu­co y ex pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción; Aldo Rog­gio, ac­cio­nis­ta del Gru­po Rog­gio, y Juan Che­diack, tam­bién ex ti­tu­lar de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción, son tres de los em­pre­sa­rios pro­ce­sa­dos. Ape­la­ron la re­so­lu­ción de Bo­na­dio, que los con­si­de­ra miem­bros de una aso­cia­ción ilí­ci­ta.

Aldo Rog­gio

Juan Che­diack

ES­PE­CIA­LIS­TA. Car­los Ro­zen es so­cio fun­da­dor y pre­si­den­te sa­lien­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Éti­ca y Com­plian­ce. EM­PRE­SA­RIOS 2. Án­gel Cal­ca­te­rra, ex due­ño de IEC­SA, y Ge­rar­do Fe­rrey­ra, ac­cio­nis­ta de Elec­tro­in­ge­nie­ría, tam­bién fue­ron pro­ce­sa­dos por pre­sun­tas coimas en la obra pú­bli­ca. Luis Bet­na­za, en cam­bio, fue pro­ce­sa­do por en­tre­gas de di­ne­ro de Te­chint pa­ra fa­ci­li­tar el pa­go de la ex­pro­pia­ción de una com­pa­ñía por par­te de Ve­ne­zue­la.

Luis Bet­na­za

Ge­rar­do Fe­rrey­ra

Án­gel Cal­ca­te­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.