LOS EFEC­TOS DEL CUA­DER­NO­GA­TE

Fortuna - - Carta Al Lector - POR CE­FE­RINO REATO

Des­de fi­nes de abr i l , la cri­sis eco­nó­mi­ca com­par­te car­tel con las de­nun­cias por co­rrup­ción du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, que a par­tir del 1° de agos­to al­can­za­ron otra di­men­sión con los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial ba­sa­da en los fa­mo­sos cua­der­nos de Os­car Cen­teno, el ex cho­fer de Ro­ber­to Ba­rat­ta, la mano de­re­cha, o iz­quier­da, del ex mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do.

El Cua­der­no­ga­te es­tá te­nien­do va­rias con­se­cuen­cias prác­ti­cas; una de ellas es la de­ci­sión de mu­chas em­pre­sas de me­jo­rar o for­ta­le­cer sus prác­ti­cas an­ti­co­rrup­ción, que es el te­ma de ta­pa de For­tu­na. Ya se ve­rá si es­ta reac­ción tie­ne un sus­ten­to éti­co pro­fun­do o re­sul­ta más bien una ju­ga­da de mar­ke­ting, pe­ro se­ría bueno que ac­cio­nis­tas y ge­ren­tes to­ma­ran no­ta del ca­rác­ter his­tó­ri­co que, a mi jui­cio, tie­ne la in­ves­ti­ga­ción del juez Clau­dio Bo­na­dio.

No es una cau­sa más. Por un la­do, los cua­der­nos de Cen­teno ofre­cen in­di­cios com­pro­ba­bles del vas­to es­que­ma de co­rrup­ción di­se­ña­do por Nés­tor Kirch­ner ya des­de los pri­me­ros me­ses de su pre­si­den­cia. El hom­bre traía des­de San­ta Cruz una vas­ta ex­pe­rien­cia.

No es que an­tes del kirch­ne­ris­mo no hu­bie­ra ha­bi­do coimas en la obra pú­bli­ca. Sos­pe­chas exis­tie­ron siem­pre; in­clu­so la ima­gen del Club de la Obra Pú­bli­ca vie­ne des­de le­jos. Pe­ro, es la pri­me­ra vez que exis­te un re­gis­tro tan ex­haus­ti­vo de ci­tas y pa­gos co­mo el que de­be­mos a la plu­ma ob­se­si­va de Cen­teno.

Por otro la­do, los es­cri­tos de Cen­teno fue­ron con­fir­ma­dos por mu­chos em­pre­sa­rios, que pre­fi­rie­ron aco­ger­se a la no­ve­do­sa fi­gu­ra le­gal del “arre­pen­ti­do”. Es una in­ves­ti­ga­ción que mar­ca el fi­nal pa­ra to­da una épo­ca en el ne­go­cio de la obra pú­bli­ca. Re­ve­la tam­bién un ras­go dis­tin­ti­vo del mo­de­lo po­lí­ti­co idea­do por Kirch­ner y he­re­da­do por su es­po­sa, Cris­ti­na. El año pa­sa­do, cuan­do pu­bli­qué el li­bro “Sal­vo que me mue­ra an­tes”, to­mé un con­cep­to del po­li­tó­lo­go ita­liano Ser­gio Fab­bri­ni pa­ra des­cri­bir­lo: “De­mo­cra­cia ple­bis­ci­ta­ria”. Me si­gue pa­re­cien­do más apro­pia­do que “po­pu­lis­mo”, que a es­ta al­tu­ra sig­ni­fi­ca tan­tas co­sas.

“De­mo­cra­cia ple­bis­ci­ta­ria” alu­de a un ré­gi­men en que “un cau­di­llo, sos­te­ni­do fiel­men­te por un apa­ra­to po­lí­ti­co, se vin­cu­la de una ma­ne­ra di­rec­ta con el pue­blo”. Di­rec­ta, es de­cir sin ins­ti­tu­cio­nes que real­men­te me­dien en­tre el je­fe –o la je­fa— y la gen­te: sin Con­gre­so, sin Po­der Ju­di­cial, sin me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro tam­bién sin em­pre­sas fuer­tes y au­tó­no­mas. Ob­via­men­te, en el kirch­ne­ris­mo si­guie­ron exis­tien­do las em­pre­sas, pe­ro va­rias de ellas fue­ron com­pro­me­ti­das por el ba­rro de la co­rrup­ción. Per­die­ron su au­to­no­mía pa­ra cri­ti­car el rum­bo eco­nó­mi­co. Peor aún: has­ta to­le­ra­ron el mal­tra­to per­so­nal no so­lo de los Kirch­ner sino tam­bién de los fun­cio­na­rios de se­gun­da que se de­di­ca­ban a re­co­lec­tar las coimas.

Has­ta por esa cues­tión de for­mas el Cua­der­no­ga­te es una bue­na no­ti­cia.

El kirch­ne­ris­mo uti­li­zó la co­rrup­ción pa­ra so­me­ter a va­rias em­pre­sas, cu­yos ac­cio­nis­tas y ge­ren­tes has­ta to­le­ra­ron el mal­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.