S E L E NA GO­MEZ

GQ Latinoamerica - - JUN: 2016 - Fotos Vic­tor De­mar­che­lier Por An­jo Nava

He­mos de­ja­do atrás a Se­le­na Go­mez "prin­ce­sa de los ado­les­cen­tes" pa­ra de­jar­nos cau­ti­var por es­ta nue­va mu­sa de hom­bres y rei­na de la mú­si­ca.

La tran­si­ción de las es­tre­llas ju­ve­ni­les a su ima­gen adul­ta no es co­sa sen­ci­lla. Mu­chas de ellas su­cum­ben an­te los ex­ce­sos que re­pre­sen­ta es­ta nue­va eta­pa. Sin em­bar­go, la ver­sá­til Se­le­na Go­mez ha sa­bi­do ma­ne­jar muy bien su ca­rre­ra y su vi­da pri­va­da.

He pen­sa­do siem­pre que un nom­bre es par­te de tu des­tino. Hu­bo un tiem­po en el que el de “Se­le­na” pa­re­cía per­te­ne­cer­le a una so­la per­so­na: la Rei­na del Tex-mex, una de las pri­me­ras vo­ces en ma­si­fi­car la mú­si­ca la­ti­na en Es­ta­dos Uni­dos. Hoy, dos dé­ca­das des­pués, cuan­do el mis­mo nom­bre pro­pio apa­re­ce en al­gún me­dio in­for­ma­ti­vo o es ten­den­cia en re­des so­cia­les, no hay ma­ne­ra de es­ca­par al en­can­to de otra te­xa­na: Se­le­na Go­mez.

Pa­re­ce­ría que es­ta jo­ven ha al­can­za­do mu­cho en muy po­co tiem­po, pe­ro a sus 23 años —coin­ci­den­te­men­te, la edad en la que Se­le­na Quin­ta­ni­lla-pé­rez fue ase­si­na­da— lle­va to­da una vi­da en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo.

Go­mez, co­mo va­rios de sus con­tem­po­rá­neos, fue des­cu­bier­ta en una bús­que­da de ta­len­to, de esas que su­ce­den a diario en la Unión Ame­ri­ca­na pa­ra en­con­trar los ros­tros de los fu­tu­ros gran­des ído­los. Em­pe­zó a apa­re­cer en las di­fe­ren­tes pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas de Dis­ney co­mo The Sui­te Li­fe of Zach and Cody o la exi­to­sa Hannah Mon­ta­na, pro­ta­go­ni­za­da por otra so­na­da es­tre­lla ju­ve­nil, Mi­ley Cy­rus.

Con el apa­bu­llan­te éxi­to que te­nían ha­ce 10 años las his­to­rias de ma­gos y he­chi­ce­ros (cor­te­sía de la se­rie de li­bros y pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter), Dis­ney creó su pro­pia ver­sión en la comedia de si­tua­ción The Wi­zards of Wa­verly Pla­ce y le otor­gó a Go­mez el pa­pel pro­ta­gó­ni­co. Pe­ro en Holly­wood, ac­tuar a una edad tem­pra­na no es su­fi­cien­te y, jun­to con el lan­za­mien­to de una nue­va es­tre­lla, ope­ra una in­ten­sa ma­qui­na­ria pa­ra ca­ta­pul­tar­la a fo­ros co­mo el ci­ne y la mú­si­ca.

An­tes de su cum­plea­ños nú­me­ro 18, Se­le­na Go­mez ya te­nía el pro­gra­ma de te­le­vi­sión con ma­yor au­dien­cia en Dis­ney Channel, así co­mo una “ban­da” de pop lla­ma­da Se­le­na Go­mez & The Sce­ne. Los dos pri­me­ros dis­cos del pro­yec­to (por de­no­mi­nar­lo de al­gu­na for­ma, ya que el res­to de sus miem­bros pa­sa­ron co­mo per­fec­tos des­co­no­ci­dos),

ATRÁS QUE­DÓ LA IMA­GEN DE SE­LE­NA GO­MEZ CO­MO “NI­ÑA DIS­NEY”.

Kiss & Tell y A Year Wit­hout Rain al­can­za­ron la cer­ti­fi­ca­ción de oro al ven­der al me­nos me­dio mi­llón de co­pias ca­da uno. Y des­pués vino el tram­po­lín que la lan­zó a lo más al­to de la es­tra­tós­fe­ra co­mer­cial: la re­la­ción con el ícono pop mas­cu­lino más re­le­van­te de la úl­ti­ma dé­ca­da, Jus­tin Bie­ber. El pú­bli­co vio cre­cer a es­tos dos, li­te­ral­men­te, des­de que ella le sa­ca­ba al me­nos me­dia ca­be­za de al­tu­ra, has­ta sus muy so­na­das se­pa­ra­cio­nes. His­to­ria que, por cier­to, con­ti­núa y no pa­re­ce ter­mi­nar.

EL SAL­TO A LA VI­DA ADUL­TA

Pa­re­ce que hay una ne­ce­si­dad de to­das las es­tre­llas ju­ve­ni­les de gri­tar­le al mun­do: “¡Ya no soy un ni­ño!”. Y en­ton­ces caen en to­da cla­se de ar­ti­lu­gios pu­bli­ci­ta­rios, es­cán­da­los y otras de­cla­ra­cio­nes me­diá­ti­cas, des­de su­bir una re­ve­la­do­ra fo­to a Ins­ta­gram has­ta leer en las no­ti­cias que fue­ron in­ter­na­dos en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción.

El ca­so de Se­le­na Go­mez fue dis­cre­to, no así me­nos im­pac­tan­te. La ac­triz pu­so pau­sa a su ca­rre­ra mu­si­cal y se in­te­gró al elen­co de Spring Brea­kers (2013) jun­to a James Fran­co y otras dos jó­ve­nes es­tre­llas: Va­nes­sa Hud­gens (de la tam­bién se­rie de Dis­ney High School Mu­si­cal) y Ash­ley Ben­son de Pretty Little Liars. Con una tra­ma subida de tono, com­pa­ra­da a las que te­nía acos­tum­bra­do a su pú­bli­co, Go­mez no vol­vió la vis­ta atrás y adop­tó de lleno una ima­gen se­xual.

Al aban­do­nar en 2013 el mer­ca­do de los tweens (tér­mino mer­ca­do­ló­gi­co que abar­ca al seg­men­to de los críos en­tre los 8 y los 14 años), Go­mez sa­có su pri­mer ál­bum so­lis­ta, Stars Dan­ce, y de­bu­tó en el pri­mer lu­gar de las lis­tas de po­pu­la­ri­dad. En 2015, con nue­va dis­que­ra y con­tra­to mul­ti­mi­llo­na­rio, la can­tan­te lan­zó Re­vi­val, su tra­ba­jo más com­ple­jo has­ta la fe­cha. En él in­cor­po­ró so­ni­dos cer­ca­nos al R&B y el hip-hop, sin des­pren­der­se del dan­ce pop y EDM que ya la ca­rac­te­ri­za­ban. Di­cho ma­te­rial tam­bién de­bu­tó en el si­tio de ho­nor de las lis­tas de Bill­board, re­fren­dan­do su po­de­río en la in­dus­tria. De he­cho, si no fue­ra por su ami­ga Tay­lor Swift, la pren­sa es­pe­cia­li­za­da se hu­bie­ra re­fe­ri­do a ella con un mo­te pa­re­ci­do a “la nue­va rei­na del pop”.

Tras Re­vi­val y las piezas en vi­deo que acom­pa­ña­ron a es­te ál­bum, Se­le­na Go­mez se em­bar­có por com­ple­to en ex­pre­sar una fa­ce­ta sen­sual sin ta­pu­jos: “No es que yo di­ga: ‘Voy a glo­ri­fi­car lo que ha­go en el dor­mi­to­rio’ -de­cla­ró al si­tio in­de­pen­dien­te de mo­da Re­fi­nery 29- sin em­bar­go, creo que ten­go una pers­pec­ti­va muy sa­lu­da­ble de mi se­xua­li­dad. Es par­te de ser un adul­to, y to­da­vía es­toy en­con­tran­do la ma­ne­ra de ser uno de ellos”.

TO­DO CON MO­DE­RA­CIÓN

En el mun­do del pop, quien ha­ce más rui­do, quien más re­flec­to­res aca­pa­ra, es quien más ven­de. Pe­ro una de las cua­li­da­des por las que se ha dis­tin­gui­do Se­le­na Go­mez es por su in­creí­ble ma­ne­jo de la su­ti­le­za. Com­pa­ré­mos­la por un mo­men­to con Mi­ley Cy­rus, pro­ve­nien­te de la mis­ma ca­ma­da, quien se trans­for­mó en un chis­te a la irre­ve­ren­cia se­xual. Go­mez no tie­ne que es­ti­rar la li­ga pa­ra ali­men­tar su fa­ma. El día que, cin­co años atrás, un periodista de The Guar­dian le pre­gun­tó sobre los des­ca­rri­la­mien­tos de sus co­le­gas De­mi Lo­va­to y la pro­pia Cy­rus, Go­mez res­pon­dió: “Ten­go un gran sis­te­ma de apo­yo a mi al­re­de­dor que me man­tie­ne en lí­nea rec­ta. A ve­ces, la programación de even­tos, gi­ras, la ac­tua­ción, te­ner mi pro­pia lí­nea de ro­pa y la mú­si­ca, se vuel­ve abru­ma­dor. Hay mo­men­tos en los que ca­si te rom­pes”.

Cuan­do las ex es­tre­llas in­fan­ti­les su­cum­ben a los abu­sos del mun­do adul­to, los pa­dres de sus fans (si po­seen un mí­ni­mo de res­pon­sa­bi­li­dad), les prohí­ben a sus hi­jos se­guir con­su­mien­do esos pro­duc­tos. Qui­zá ése es el se­cre­to de­trás del fe­nó­meno de Se­le­na. Ella ha ma­du­ra­do jun­to con su pú­bli­co, sin alie­nar­lo. Aun­que Go­mez se com­por­ta co­mo la res­plan­de­cien­te di­va que es, en su ros­tro, ma­qui­lla­do por al­gu­nas de las fir­mas de ma­yor pres­ti­gio y po­pu­la­ri­dad en el mun­do, se man­tie­ne la lo­za­nía de la ni­ña te­xa­na, de raí­ces me­xi­ca­nas, que le da una estructura fa­mi­liar de la que muy po­cos fa­mo­sos pue­den pre­su­mir.

UNA DE LAS CUA­LI­DA­DES POR LAS QUE MÁS SE HA DIS­TIN­GUI­DO SE­LE­NA, ES POR EL MA­NE­JO DE LA SU­TI­LE­ZA.

SE­LE­NA GO­MEZ HA SA­BI­DO CÓ­MO DAR EL PA­SO DE ES­TRE­LLA JU­VE­NIL A SU FA­CE­TA ADUL­TA.

Ves­ti­do, Cal­vin Klein Ani­llo, Sym­bio­ti­que for Lo­ve

Top, Tops­hop Shorts, Ds­qua­red2 Ani­llo, Sym­bio­ti­que for Lo­ve Ador­ned

Top, Li­sa Ma­rie Fer­nan­dez

Top, To­mas Maier Shorts, Bot­te­ga Ve­ne­ta

Shorts, Ksu­bi Ani­llo, Sym­bio­ti­que for Lo­ve Ador­ned

PEI­NA­DO: TE DDY CHARLE S PA­RA T H E W A L L G R O U P. MA­QUI­LLA­JE: JO STRETTELL PA­RA LANCÔME. PRO­DUC­CIÓN: MATT­HEW SLIMMER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.