ELON MUSK

QUIE­RE LLE­VAR­NOS A MAR­TE (¡Y ELI­MI­NAR LA GA­SO­LI­NA!)

GQ Latinoamerica - - JUN: 2016 - Te x t o Chris Heath

Pa­sa­mos 24 ho­ras con el co­fun­da­dor de Pay­pal, que quie­re im­po­ner el au­to eléc­tri­co con Tes­la y co­lo­ni­zar Mar­te a tra­vés de su so­cie­dad Spa­ce X.

El con­fun­da­dor de Pay­pal fue uno de los pri­me­ros chi­cos de oro de la web. Hoy in­vier­te en la vi­da real, o más exac­ta­men­te, en la vi­da real del fu­tu­ro. Con Tes­la quie­re im­po­ner el au­to­mó­vil eléc­tri­co. Y eso no es na­da al la­do de su so­cie­dad Spa­ce X, que co­mien­za, ni más ni me­nos, a co­lo­ni­zar Mar­te. En ex­clu­si­va, GQ pa­só 24 ho­ras con el mul­ti­mi­llo­na­rio que quie­re cam­biar al mun­do.

Elon Musk es un chi­co ex­tra­ño, ri­quí­si­mo y ob­se­sio­na­do. Ob­se­sio­na­do, por la con­vic­ción de que sus proyectos van a cons­truir la hu­ma­ni­dad del ma­ña­na. Ri­quí­si­mo, ya que hi­zo una for­tu­na ha­ce quin­ce años al im­po­ner Pay­pal. Ex­tra­ño, por­que ex­pe­ri­men­ta cier­tas di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción a las nor­mas so­cia­les. Pa­re­ce evo­lu­cio­nar en una reali­dad pa­ra­le­la cuan­do ha­bla de su tra­ba­jo y de su vi­sión del fu­tu­ro, he­cha de au­to­mó­vi­les con pi­lo­to au­to­má­ti­co y de una po­si­ble co­lo­ni­za­ción mar­cia­na.

Musk na­ció en Su­dá­fri­ca ha­ce 44 años. A los 17, se fue a vi­vir con su fa­mi­lia a Ca­na­dá, de don­de su ma­dre es ori­gi­na­ria. Co­mo es­tu­dian­te se con­ven­ció de que el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad de­pen­de­rá de tres ám­bi­tos: In­ter­net, las ener­gías re­no­va­bles y la vi­da hu­ma­na en un lu­gar dis­tin­to a la Tie­rra. Lan­zó pri­me­ro, en 1995, un sis­te­ma de city gui­des en lí­nea, Zip2, que le hi­zo me­re­ce­dor de su pri­me­ra for­tu­na. Des­pués si­guió bus­can­do la con­quis­ta de lo que en­ton­ces se lla­ma­ba “la nue­va eco­no­mía” com­pran­do, en 2000, el sis­te­ma de pa­go Pay­pal, al cual con­vir­tió rá­pi­da­men­te en al­go om­ni­pre­sen­te y lu­cra­ti­vo. Y no es del ti­po de los que se ju­bi­lan an­ti­ci­pa­da­men­te: lan­zó, en­tre otras so­cie­da­des, el pro­yec­to de cohe­tes es­pa­cia­les Spa­ce X. Pos­te­rior­men­te se in­vo­lu­cró co­mo fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos con Tes­la Mo­tors. No sa­tis­fe­cho con ser el Director Eje­cu­ti­vo de es­tas dos enor­mes com­pa­ñías, se ocu­pa tam­bién del desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos. Pre­ci­sa que aun­que la gen­te pa­rez­ca ig­no­rar­lo, pa­sa la ma­yor par­te de su tiem­po desem­pe­ñan­do su la­bor co­mo in­ge­nie­ro. Aquel lu­nes 12 de oc­tu­bre de 2015 que lo acom­pa­ña­mos, pu­di­mos cons­ta­tar

"Ha­ce­mos un res­pal­do de nues­tros dis­cos du­ros, ¿no? Tal vez de­be­ría­mos ha­cer un res­pal­do de la vi­da" - Elon Musk.

que en su jornada se de­di­có a sus dos ocu­pa­cio­nes. Y ob­ser­va­mos que ca­da día de la exis­ten­cia de Musk es ca­si igual de in­ten­so.

SPA­CE X: LLE­VAR A LA HU­MA­NI­DAD A MAR­TE, MIEN­TRAS ES­TA­MOS A TIEM­PO

Elon Musk arran­ca la se­ma­na ge­ne­ral­men­te en el seno de los lo­ca­les de su em­pre­sa ae­ro­es­pa­cial, Spa­ce X, lo­ca­li­za­dos en Hawt­hor­ne, una ciu­dad in­dus­trial en el con­da­do de Los Án­ge­les. To­dos los lu­nes, me cuen­ta, se lle­va a ca­bo una reunión crea­ti­va sobre un úni­co te­ma: “La ar­qui­tec­tu­ra de los trans­por­tes de co­lo­ni­za­ción mar­cia­na”. Re­du­cien­do drás­ti­ca­men­te los cos­tos de fa­bri­ca­ción de un cohe­te, Spa­ce X re­vo­lu­cio­nó el mun­do ae­ro­es­pa­cial. Spa­ce X es tam­bién la pri­me­ra en­ti­dad pri­va­da que pu­so un apa­ra­to en ór­bi­ta y lo­gró traer­lo de nue­vo a la Tie­rra. Hoy, el apa­ra­to ase­gu­ra el reabas­te­ci­mien­to de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal y po­dría pron­to con­ver­tir­se en el trans­por­te de los as­tro­nau­tas que tra­ba­jan ahí. Pe­ro el pro­yec­to Spa­ce X apun­ta más allá de la “sim­ple” ex­plo­ra­ción es­pa­cial: su ob­je­ti­vo pú­bli­co es la co­lo­ni­za­ción de Mar­te. Se­gún Musk, lo­grar vi­vir en el pla­ne­ta ro­jo ga­ran­ti­za­ría la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. Si una ca­la­mi­dad ame­na­za­ra la vi­da sobre la Tie­rra, una co­lo­nia en Mar­te po­dría per­pe­tuar nues­tra exis­ten­cia. No es más que una cues­tión de sen­ti­do co­mún y de pru­den­cia. “Ha­ce­mos el res­pal­do de nues­tros dis­cos du­ros, ¿no? Tal vez de­be­ría­mos ha­cer un res­pal­do de la vi­da”, su­gie­re el mul­ti­mi­llo­na­rio.

Musk y sus in­ge­nie­ros creen a pie jun­ti­llas que la pri­me­ra mi­sión hu­ma­na en Mar­te po­drá te­ner lu­gar du­ran­te la si­guien­te dé­ca­da. “La ar­qui­tec­tu­ra de los trans­por­tes de co­lo­ni­za­ción mar­cia­na”, con­sis­te pri­me­ro en desa­rro­llar una tec­no­lo­gía que per­mi­ta el trans­por­te es­pa­cial de in­di­vi­duos y de mer­can­cía. Pe­ro tam­bién en fi­nan­ciar es­ta ac­ti­vi­dad por me­dio de otro ti­po de ne­go­cios. In­clu­so, se ha­ce ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar sobre los me­dios a apli­car con el fin de po­ner en mar­cha una lí­nea pa­ra ha­cer el viaje re­don­do en­tre la Tie­rra y Mar­te.

Musk ha­bía de­cla­ra­do que pre­sen­ta­ría su pro­yec­to de co­lo­ni­za­ción mar­cia­na a fi­na­les de 2015. Al pa­re­cer, la fe­cha se ha pos­pues­to pa­ra sep­tiem­bre de 2016, co­mo lo anun­ció du­ran­te una con­fe­ren­cia en Hong Kong en enero. “An­tes de di­ri­gir­nos a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, me gus­ta­ría te­ner la cer­te­za de que to­do lo que di­re­mos se­rá de­fi­ni­ti­vo. De to­das ma­ne­ras, creo que lo que di­ga­mos va a so­nar bas­tan­te chi­fla­do pa­ra to­do el mun­do”. ¿Por­que lo que afir­ma­rán re­ba­sa la ima­gi­na­ción? “Es ver­da­de­ra­men­te gran­de, bro­mea Musk. Ver­da­de­ra­men­te enor­me. Has­ta don­de yo sé, el hom­bre nun­ca ha cons­trui­do al­go tan gran­de”.

Si el sud­afri­cano se de­di­ca tan­to a es­te pro­yec­to es por­que, pa­ra él, el tiem­po apre­mia. “Tal vez no dis­pon­dre­mos pa­ra siem­pre de la tec­no­lo­gía adap­ta­da pa­ra lle­var­nos a Mar­te. Nos de­ci­mos que el pro­gre­so siem­pre avan­za; pe­ro ol­vi­da­mos fre­cuen­te­men­te que al­gu­nas ci­vi­li­za­cio­nes no fue­ron ca­pa­ces de con­ti­nuar lo que sus an­ces­tros co­men­za­ron. Pen­sar que tal de­cli­ve no se pue­de re­pe­tir es irres­pon­sa­ble. No po­de­mos ig­no­rar la po­si­bi­li­dad de un nue­vo conflicto mun­dial. En 1912 se anun­cia­ba el ini­cio de una nue­va era de paz y pros­pe­ri­dad,

Musk quie­re te­rra­for­mar Mar­te lle­van­do una pe­que­ña bom­ba de fu­sión nu­clear pa­ra ca­da uno de sus po­los.

una edad de oro li­bre de la vio­len­cia en ma­sa. To­dos co­no­ce­mos el fi­nal: las dos gue­rras mun­dia­les, se­gui­das de la Gue­rra Fría. Creo que ha­ce fal­ta pro­te­ger­se con­tra cual­quier even­tua­li­dad, e in­clu­so ima­gi­nar lo peor, a sa­bien­das de que un nue­vo conflicto mun­dial po­dría cau­sar más es­tra­gos que to­dos los que se han vis­to. Su­pon­ga­mos que se nos ocu­rra usar ar­mas nu­clea­res. O que la gen­te se le­van­te con­tra el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. O que el ex­tre­mis­mo re­li­gio­so se ex­pan­da a gran es­ca­la, y el Es­ta­do Is­lá­mi­co se ex­tien­da aún más y pros­pe­re a lar­go pla­zo”.

Musk agre­ga que quie­re “te­rra­for­mar” Mar­te lle­van­do (va­ya, va­ya) una pe­que­ña bom­ba de fu­sión nu­clear a ca­da uno de sus po­los. “No son ar­mas nu­clea­res ver­da­de­ras, pre­ci­sa. Te­ne­mos la ten­den­cia a no dar­nos cuen­ta de que el sol mis­mo es una gi­gan­tes­ca ex­plo­sión de fu­sión”. El am­bien­te del pla­ne­ta ro­jo se mo­di­fi­ca­rá y ve­rá su hie­lo trans­for­mar­se en agua. Un agua que ha­rá na­cer ve­ge­ta­ción, la cual con­ver­ti­rá al dió­xi­do de car­bono que com­po­ne la at­mós­fe­ra de Mar­te en oxí­geno que, a la larga, se con­ver­ti­rá en una at­mós­fe­ra es­ta­ble y res­pi­ra­ble. “Es un pla­ne­ta con gran po­ten­cial, pe­ro que re­quie­re de no po­co tra­ba­jo”, re­pi­te a me­nu­do Musk, to­man­do pres­ta­das pa­la­bras del ar­got de los agen­tes in­mo­bi­lia­rios.

Es­ta pers­pec­ti­va pa­re­ce un po­co in­va­si­va. Sobre to­do cuan­do se sa­be que las mi­sio­nes mar­cia­nas de la NASA tie­nen por el mo­men­to la prohi­bi­ción de ate­rri­zar cer­ca de una zo­na en la que po­dría ha­ber agua en es­ta­do lí­qui­do, con el fin de no arries­gar­se a con­ta­mi­nar el pla­ne­ta con bio-or­ga­nis­mos te­rres­tres. Sin em­bar­go Musk no pa­re­ce muy preo­cu­pa­do por ta­les cues­tio­nes. “To­do lo que se sa­be has­ta aho­ra es que no hay prue­ba al­gu­na de vi­da en la su­per­fi­cie de Mar­te. En el me­jor de los ca­sos, el subsuelo con­ten­dría mi­cro­bios, na­da más. Es lo má­xi­mo que po­dría exis­tir”. Una cues­tión mo­ral per­sis­te. ¿Mar­te nos per­te­ne­ce has­ta el pun­to de po­der ha­cer con él lo que que­ra­mos? “No hay cues­tión mo­ral si no hay vi­da”, re­pli­ca Musk. “In­clu­so creo que se­ría de al­gu­na ma­ne­ra in­mo­ral no to­car Mar­te si re­pre­sen­ta­ra pa­ra la hu­ma­ni­dad su úni­ca opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir”. Lo úni­co que pa­re­ce ser de la in­cum­ben­cia del je­fe de Spa­ce X es la te­rra­for­ma­ción, su desa­rro­llo y la gen­te que de­ci­di­rá sobre el te­ma. “De­ja­re­mos que los mar­cia­nos eli­jan”, re­su­me Musk. Sien­do los mar­cia­nos, se­gún él (y sa­lien­do de su bo­ca no se es­cu­cha pa­ra na­da dis­pa­ra­ta­do, sino to­do lo con­tra­rio), los te­rrí­co­las que es­co­ge­rán con­ver­tir­se en pio­ne­ros in­ter­pla­ne­ta­rios.

En tres años el Mo­del S de Tes­la po­dría au­to-trans­por­tar­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en­tre Nue­va York y Los Án­ge­les.

TES­LA: VEN­DER AU­TO­MÓ­VI­LES QUE SE MA­NE­JAN SO­LOS.

Elon Musk di­ri­ge otra so­cie­dad que, así co­mo Spa­ce X, va­le va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res y que as­pi­ra a re­vo­lu­cio­nar nues­tras vi­das. Su nom­bre es Tes­la, y bus­ca ace­le­rar la adop­ción del au­to­mó­vil eléc­tri­co. Cuan­do lo en­con­tra­mos, el Director Eje­cu­ti­vo es­tá par­ti­cu­lar­men­te con­cen­tra­do en su au­to del fu­tu­ro, ya que és­ta es la se­ma­na en la cual se re­ve­la­rá la nue­va ac­tua­li­za­ción del sis­te­ma de apro­ve­cha­mien­to del úl­ti­mo mo­de­lo co­mer­cia­li­za­do por la mar­ca.

Los vehícu­los con­ce­bi­dos por la em­pre­sa de Musk no son au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos co­mo los de­más, es­pe­cial­men­te por­que pue­den des­car­gar a dis­tan­cia nue­vas fun­cio­nes, más o me­nos de la mis­ma ma­ne­ra que un smartp­ho­ne o una compu­tado­ra. La ac­tua­li­za­ción del mo­men­to es im­por­tan­te, por­que se tra­ta de la fun­ción “Au­to­pi­lot”. En el se­dán, bau­ti­za­do co­mo Mo­del S, el Au­to­pi­lot se acer­ca mu­cho al vehícu­lo to­tal­men­te au­tó­no­mo del fu­tu­ro. El Tes­la así ac­tua­li­za­do pue­de se­guir las lí­neas blan­cas del pa­vi­men­to y el flu­jo del trá­fi­co que de­tec­ta a su al­re­de­dor ace­le­ran­do o dis­mi­nu­yen­do la ve­lo­ci­dad y gi­ran­do el vo­lan­te en lu­gar del con­duc­tor o, más bien, del fu­tu­ro ex­con­duc­tor. To­da­vía me­jor: Musk pre­de­cía a prin­ci­pios de enero pa­sa­do que de aquí a dos o tres años, el Mo­del S po­dría au­to-trans­por­tar­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en­tre Nue­va York y Los Án­ge­les, exac­ta­men­te co­mo ya pue­de es­ta­cio­nar­se sin con­duc­tor. El au­to­mó­vil se re­car­ga­rá en­ton­ces de ma­ne­ra au­tó­no­ma en ter­mi­na­les ro­bo­ti­za­das con ayu­da de un ca­ble eléc­tri­co ar­ti­cu­la­do lla­ma­do “sna­ke­bot”.

Musk pre­ten­de que en tres años el Tes­la ten­ga au­to­no­mía com­ple­ta.

Inu­sual­men­te, Musk evo­ca es­tas in­no­va­cio­nes co­mo sim­ples trá­mi­tes. Pa­ra no­so­tros, pa­re­cen ve­nir di­rec­ta­men­te del fu­tu­ro; pe­ro pa­ra el emprendedor, se tra­ta so­la­men­te de la con­se­cuen­cia tri­vial de lo que la gen­te de su “ám­bi­to” sa­be ha­cer con mu­cha fa­ci­li­dad. Ci­ta ade­más con es­te pro­pó­si­to al es­cri­tor ci­ber­punk Wi­lliam Gib­son: “El fu­tu­ro ya es­tá aquí, só­lo que de­sigual­men­te re­par­ti­do”.

Que­da por ve­ri­fi­car que la ac­tua­li­za­ción fun­cio­ne. Es lu­nes en la no­che y Musk de­cla­ra que to­da­vía hay mu­cho tra­ba­jo por ter­mi­nar an­tes del jue­ves. “Es fá­cil ha­cer lo­grar que el au­to­mó­vil gi­re el vo­lan­te sin obs­tácu­los en el 99% de los ca­sos. Pe­ro 99% no es su­fi­cien­te, ya que de­jar un mar­gen de 1% de ries­go de que el au­to­mó­vil se es­tre­lle con­tra un mu­ro no es una op­ción. Hay que bus­car al­can­zar el 99.99% de éxi­to. E in­clu­so cuan­do se lo­gre, es po­si­ble que el sis­te­ma pierda con­fian­za, y en tal ca­so se de­be pre­ve­nir al con­duc­tor con an­te­la­ción pa­ra que to­me el re­le­vo an­tes de que al­go te­rri­ble su­ce­da”. ¿Y en­ton­ces to­do se arre­gla­rá du­ran­te la se­ma­na? “Va­mos en­ton­ces a pro­ce­der con al­gu­nos ajus­tes, na­da cru­cial”. Cuan­do se di­ri­ja a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el día D, Musk no irá con ro­deos: “Es­te au­to nor­mal­men­te no de­be­ría arro­llar pea­to­nes”.

Po­cos de no­so­tros pa­re­ce­mos ser cons­cien­tes pe­ro, en un fu­tu­ro muy pró­xi­mo, los au­tos se con­du­ci­rán so­los. “Sé bien que los au­to­mo­vi­lis- tas no es­tán to­da­vía acos­tum­bra­dos a es­ta reali­dad y que se sen­ti­rán sor­pren­di­dos cuan­do cons­ta­ten que to­do aque­llo es ver­da­de­ro. Com­pren­de­rán tam­bién que el pi­lo­ta­je rea­li­za­do por el vehícu­lo es más pre­ci­so que el de ellos, que ha­brá me­nos ac­ci­den­tes. En el plan tec­no­ló­gi­co, no hay que es­pe­rar más que tres años an­tes de al­can­zar la au­to­no­mía com­ple­ta del Tes­la”.

El cam­bio que Musk de­fien­de más pro­fun­da­men­te es la lle­ga­da de la ener­gía eléc­tri­ca. La elec­tri­ci­dad es una evi­den­cia pa­ra él, ya que es la op­ción más efi­caz en tér­mi­nos de re­cur­sos, in­clu­so cuan­do se ge­ne­ra por me­dio de car­bu­ran­tes fó­si­les. En su men­te, es su­fi­cien­te con ha­cer des­apa­re­cer las de­bi­li­da­des de los au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos –au­to­no­mía dé­bil, car­ga len­ta y po­co prác­ti­ca, cos­to ele­va­do- pa­ra que se trans­for­men en ob­je­tos com­pe­ti­ti­vos.

Cuan­do le pre­gun­ta­mos acer­ca de có­mo pue­de es­tar tan se­gu­ro de con­ven­cer al pú­bli­co, Musk res­pon­de que se le ha­cía más o me­nos la mis­ma pre­gun­ta en 1995, cuan­do vi­si­ta­ba a los in­ver­so­res de un Si­li­con Va­lley to­da­vía po­co fa­mi­lia­ri­za­dos con el In­ter­net, con sus city gui­des vir­tua­les de Zip2. “Los ges­to­res de fon­dos nun­ca ha­bían uti­li­za­do la web en sus vi­das: nin­guno de ellos, ni si­quie­ra una vez. Des­pués las co­sas cam­bia­ron, en cues­tión de me­ses, con la en­tra­da de Nets­ca­pe a la Bol­sa: en ese mo­men­to to­dos co­men­za­ron a to­mar el In­ter­net co­mo al­go muy se­rio. Al año si­guien­te re­gre­sa­mos a to­car a las puer­tas de las mis­mas per­so­nas, y aho­ra to­dos se mos­tra­ban hi­per­en­tu­sias­ma­dos sin ex­cep­ción”.

Sin em­bar­go, na­da ga­ran­ti­za el fu­tu­ro éxi­to de Musk. La mi­sión que él mis­mo se dio en Tes­la es la de ace­le­rar el cam­bio ha­cia el au­to­mó­vil eléc­tri­co, va­rios años an­tes de la fe­cha pre­vis­ta por los ex­per­tos. Es­ta es­tra­te­gia co­mer­cial la tie­ne en la ca­be­za des­de el prin­ci­pio. En agos­to de 2006, an­tes de que el pri­mer Tes­la sa­lie­ra de la fá­bri­ca, Musk pu­bli­ca­ba en el si­tio de su mar­ca la no­ta si­guien­te: “A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos las gran­des lí­neas del pro­yec­to. Cons­truir un au­to­mó­vil de­por­ti­vo. In­ver­tir el di­ne­ro de sus ven­tas en la con­cep­ción de un mo­de­lo to­da­vía más ac­ce­si­ble. Pe­ro no se lo di­gan a na­die”. Que la be­lla y fría con­fian­za que Elon Musk pa­re­ce te­ner en sí mis­mo pue­da cam­biar el mun­do, es to­do lo que po­de­mos desear.

Con Spa­ce X, Elon bus­ca fir­me­men­te la co­lo­ni­za­ción de Mar­te.

Spa­ce X es la pri­me­ra en­ti­dad pri­va­da que pu­so un apa­ra­to en ór­bi­ta y lo­gró traer­lo de vuel­ta.

Spa­ce X se en­car­ga de abas­te­cer a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal des­de 2011.

Arri­ba: Ex­te­rior e in­te­rio­res del Mo­del X fa­bri­ca­do por Tes­la.

El Hy­per­loop per­mi­ti­rá ha­cer el viaje en­tre Los Án­ge­les y San Fran­cis­co en 30 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.