L A S OFI S T I CA­CIÓN TO­TAL DE J UMEIRAH.

GQ Latinoamerica - - JUN: 2016 - Por Pe­dro Mon­ta­ño

Ex­pe­rien­cias úni­cas en­vuel­tas en so­fis­ti­ca­ción to­tal es lo que ofre­cen es­tos cua­tro atí­pi­cos ho­te­les per­te­ne­cien­tes a la ca­de­na Ju­mei­rah, una de las más crea­ti­vas del mun­do en cuan­to a con­fort y lu­jo se re­fie­re.

El lu­jo, la ex­clu­si­vi­dad y, sobre to­do, la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner “ex­pe­rien­cias úni­cas”, es lo que de­fi­ne a las ha­bi­ta­cio­nes de es­tos ho­te­les que van de las cin­co a las sie­te es­tre­llas. Su ubi­ca­ción en lu­ga­res de en­sue­ño les co­lo­ca, en pri­me­ra ins­tan­cia, la eti­que­ta de sui gé­ne­ris. Ya sea que sus pa­re­des es­tén fo­rra­das con oro, se en­cuen­tren sobre is­las ar­ti­fi­cia­les o ten­gan uno de los spas más gran­des del mun­do, son re­sorts que mar­can un an­tes y un des­pués en el his­to­rial de viaje de cual­quie­ra.

En ellos, la ge­ne­ro­si­dad es el pilar. Su aten­ción per­so­na­li­za­da, sus buf­fets, las por­cio­nes de co­mi­da, sus ame­ni­da­des, sus ins­ta­la­cio­nes, to­do tie­ne ese se­llo don­de la reali­dad te re­ba­sa, don­de no hay lí­mi­te pa­ra lo que ne­ce­si­tes o desees. Por otra par­te, su fi­lo­so­fía se ba­sa en que sus ho­te­les de­ben te­ner una co­ne­xión con el lu­gar don­de se lo­ca­li­zan; es de­cir, una in­mer­sión cul­tu­ral lo­cal que, sin de­jar de te­ner una ba­se mul­ti­na­cio­nal, tie­ne una pro­yec­ción ha­cia el si­tio don­de se en­cuen­tran ubi­ca­dos.

Una vez que te hos­pe­des en ellos, se­rán la re­fe­ren­cia obli­ga­da con la que me­di­rás tus fu­tu­ras va­ca­cio­nes.

Burj Al Arab Ju­mei­rah (Du­bái, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos)

Nues­tra pri­me­ra su­ge­ren­cia no po­dría ser me­jor, to­man­do en cuen­ta que es­te ho­tel, des­de su cons­truc­ción, fue ca­ta­lo­ga­do co­mo el me­jor del mun­do por ex­per­tos en el te­ma, con­vier­tién­do­se así en el úni­co exis­ten­te que os­ten­ta 7 es­tre­llas.

Dis­tin­gui­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes co­mo el más lu­jo­so del pla­ne­ta, es­tá alo­ja­do sobre una is­la ar­ti­fi­cial ubi­ca­da a 280 me­tros de la cos­ta. La cons­truc­ción en for­ma de ve­le­ro del Burj Al Arab re­qui­rió cin­co años. Mi­de 321 me­tros de al­tu­ra, sien­do, des­de su inau­gu­ra­ción, más que un ho­tel úni­co en su ti­po, un em­ble­ma de Du­bái y pa­ra­da obli­ga­da pa­ra los tu­ris­tas que vie­nen a ad­mi­rar su lobby con mármol Sta­tua­rio (em­plea­do tam­bién por Mi­guel Án­gel pa­ra sus es­cul­tu­ras); mármol de Ca­rra­ra en pa­re­des y pi­sos; 1,790 me­tros cua­dra­dos de lá­mi­nas de oro de la In­dia, pie­dras pre­cio­sas del nor­te de Ita­lia y mo­sai­cos ára­bes.

es­tos ho­te­les re­fle­jan el lu­jo en su má­xi­ma ex­pre­sión.

En cuan­to a sus ame­ni­da­des, des­ta­can sus 202 sui­tes de lu­jo de dos pi­sos, sus nue­ve res­tau­ran­tes y bares, cua­tro pis­ci­nas (dos ex­te­rio­res y dos cu­bier­tas) y una pla­ya pri­va­da, así co­mo un spa, gim­na­sio y servicio de trans­la­do ae­ro­puer­to-ho­tel a bor­do de un Rolls Roy­ce Phan­tom II o un he­li­cóp­te­ro pri­va­do. To­das las ha­bi­ta­cio­nes dis­po­nen de un ipad de oro de 24 ki­la­tes con el que se con­tro­la la ilu­mi­na­ción, el ai­re acon­di­cio­na­do y de­más as­pec­tos, así co­mo la op­ción de ele­gir una al­moha­da de en­tre un me­nú de 17 ti­pos. Sin em­bar­go, la Ro­yal Sui­te, en el pi­so 25, con sus ocho mil me­tros cua­dra­dos en dos ni­ve­les, es la que aca­pa­ra la aten­ción gra­cias a su am­plio sa­lón, bi­blio­te­ca, sa­la de jun­tas y sa­la de ci­ne. Po­see tam­bién una ca­ma gi­ra­to­ria y dos ba­ños prin­ci­pa­les, ca­da uno con ja­cuz­zi.

Por su­pues­to, to­das es­tas par­ti­cu­la­ri­da­des han atraí­do a más de un miem­bro de la reale­za, es­tre­llas de ci­ne y ce­le­bri­da­des co­mo Gi­gi Ha­did, Clau­dia Schif­fer, Ken­dall Jen­ner e, in­clu­si­ve, a los de­por­tis­tas Ro­ger Fe­de­rer y Ti­ger Woods, quien por cier­to ju­gó golf en el he­li­puer­to.

Si de­ci­des hos­pe­dar­te en el Burj Al Arab, po­drás es­tar se­gu­ro de que re­ci­bi­rás los más al­tos es­tán­da­res de servicio po­si­bles: mien­tras que en pro­me­dio, en otros ho­te­les de lu­jo se des­ti­nan 2.5 em­plea­dos a un hues­ped, en el Burj Al Arab hay ocho.

Ju­mei­rah Za­beel Sa­ray (Du­bái, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos)

Ba­jo el le­ma de: “La Edad de Oro ha vuel­to”, el Ju­mei­rah Za­beel Sa­ray es un ho­tel de cin­co es­tre­llas que ofre­ce ab­so­lu­ta­men­te to­do en cuan­to a lu­jo y es­ti­lo se re­fie­re. Ins­pi­ra­do en los pa­la­cios im­pe­ria­les de la épo­ca oto­ma­na, des­de su ex­clu­si­va ubi­ca­ción en el la­do oes­te de la icó­ni­ca Palm Ju­mei­rah -la más pe­que­ña de un con­jun­to de tres is­las ar­ti­fi­cia­les con for­ma de palma, co­no­ci­das co­mo Palm Is­lands- has­ta la en­tra­da a su es­pec­ta­cu­lar lobby, pro­du­ce asom­bro y de­lei­te. Men­ción apar­te me­re­cen sus fres­cos pin­ta­dos a mano, obras de ar­te tur­co, y mu­ra­les es­pec­ta­cu­la­res.

El ho­tel dis­po­ne de 379 ele­gan­tes ha­bi­ta­cio­nes, 26 sui­tes de lu­jo y 38 re­si­den­cias rea­les con fi­nos aca­ba­dos, in­clu­yen­do mármol tur­co, ma­de­ras fi­nas y ex­te­rio­res de ce­rá­mi­ca del oes­te de Ana­to­lia, que ofre­cen im­pre­sio­nan­tes vis­tas al mar. Ade­más, cuen­ta con uno de los spas más gran­des en el Me­dio Orien­te, el Ta­li­se Ot­to­man, con ocho mil me­tros cua­dra­dos y que al­ber­ga 42 sa­las de tra­ta­mien­to, ocho de hi­dro­te­ra­pia, sa­las de va­por, sau­nas y tres ba­ños tur­cos.

Otro lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra des­can­sar es su pro­pia pla­ya pri­va­da o su pis­ci­na al ai­re li­bre con vis­ta al Gol­fo Pér­si­co. Pe­ro si lo que bus­cas son ex­pe­rien­cias cu­li­na­rias, hay diez res­tau­ran­tes y bares pa­ra ele­gir y dis­fru­tar de la co­ci­na in­ter­na­cio­nal, pla­ti­llos li­ba­ne­ses o de la au­tén­ti­ca co­ci­na tur­ca. Si en­tre tus gus­tos es­tá el ir de com­pras, la Ave­nue of In­dul­gen­ce es­ta­rá a tu dis­po­si­ción con sus más de 14 bou­ti­ques ex­clu­si­vas, don­de en­con­tra­rás las mar­cas más re­co­no­ci­das del mun­do.

Ju­mei­rah Dhe­va­na­fus­hi (Is­las Mal­di­vas)

Ubi­ca­do en el ex­tre­mo sur de las Mal­di­vas, en el co­ra­zón del Océano Ín­di­co, Ju­mei­rah Dhe­va­na­fus­hi fue crea­do pa­ra quie­nes bus­can pla­cer, tran­qui­li­dad y com­ple­ta pri­va­ci­dad. Pa­ra lle­gar a él se de­be ha­cer un viaje en lan­cha de 15 mi­nu­tos des­de el ae­ro­puer­to na­cio­nal de Kadhd­hoo, que co­nec­ta a 55 mi­nu­tos con el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ma­lé, ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de las Mal­di­vas.

Una de sus ma­ra­vi­llas es que es­te re­fu­gio, cons­trui­do en una is­la pri­va­da, ofre­ce lo ne­ce­sa­rio pa­ra ale­jar­se de to­do: exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, una la­gu­na de aguas cris­ta­li­nas, pla­ya de are­na blan­ca, pis­ci­na pri­va­da, spa, sau­na y un ex­clu­si­vo y lu­jo­so com­ple­jo de

vi­llas sobre el mar que se di­vi­de en 13 Beach Re­vi­ves, 5 Is­land Re­vi­ves, 3 Beach San­ctua­ries, 14 Ocean Re­vi­ves y, fi­nal­men­te, 2 Ocean San­ctua­ries.

Apro­ve­chan­do su pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción, el Ju­mei­rah Dhe­va­na­fus­hi ofre­ce a sus hués­pe­des de­por­tes acuá­ti­cos co­mo pes­ca, bu­ceo y wind­surf; aun­que tam­bién po­drán ele­gir de en­tre un aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des más re­la­ja­das co­mo to­mar un ba­ño en­tre los arre­ci­fes de co­ral o dis­fru­tar de una bue­na co­mi­da en al­guno de sus tres res­tau­ran­tes, in­clui­do uno ubi­ca­do sobre el agua. Su cli­ma tro­pi­cal en to­do el año lo ter­mi­na por con­ver­tir en un pa­raí­so pri­va­do en el Océano Ín­di­co.

Ju­mei­rah Port So­ller Ho­tel & Spa (Mallorca, Es­pa­ña)

Cons­trui­do sobre un acan­ti­la­do con vis­ta al pue­blo pes­que­ro de Puer­to de Só­ller y ro­dea­do por la sierra de Tra­mon­ta­na, en Mallorca (la is­la más gran­de del ar­chi­pié­la­go Ba­lear), se en­cuen­tra es­te ho­tel, a 25 mi­nu­tos en au­to del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Palma. Ca­li­fi­ca­do con cin­co es­tre­llas, al­ber­ga 121 sui­tes -con vis­ta al mar o a las mon­ta­ñas- que es­tán alo­ja­das en 11 edi­fi­cios co­nec­ta­dos por un per­fu­ma­do jar­dín. To­das cuen­tan con su pro­pio bal­cón o te­rra­za pri­va­da, des­de don­de po­drás dis­fru­tar de sor­pren­den­tes postales. A pe­sar de que hay ele­va­do­res su­fi­cien­tes, sus ex­ten­sos jar­di­nes y es­ca­le­ras de pie­dra se­rán una ra­zón de pe­so pa­ra ca­mi­nar o pa­sear por ellos o por los cam­pos de na­ran­ja u oli­vos de los al­re­de­do­res. Pa­ra los que bus­can más, al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des que se ofre­cen in­clu­yen ex­cur­sio­nes por tie­rra, por ai­re (en he­li­cóp­te­ro) y sen­de­ris­mo a tra­vés de los li­to­ra­les más bo­ni­tos de Mallorca, los cua­les fi­na­li­zan en una cue­va ais­la­da. Es­te úl­ti­mo re­co­rri­do ter­mi­na con una co­mi­da y la po­si­bi­li­dad de na­dar, pa­ra fi­nal­men­te re­gre­sar al ho­tel en una lan­cha pri­va­da. De igual for­ma, los aven­tu­re­ros po­drán ex­pe­ri­men­tar la be­lle­za in­com­pa­ra­ble de la is­la a tra­vés de un tour en mo­to­ci­cle­tas Har­ley Da­vid­son, por la Sierra Tra­mon­ta­na. El cá­li­do cli­ma me­di­te­rrá­neo y su entorno na­tu­ral, ha­cen de es­te ho­tel de lu­jo el lu­gar ideal pa­ra to­mar un ape­ri­ti­vo o co­mer al ai­re li­bre en sus cua­tro bares y dos res­tau­ran­tes, uno de ellos de ta­pas y ma­ris­cos, don­de sir­ven de­li­cias es­pa­ño­las. La ex­pe­rien­cia se com­ple­ta con un lu­jo­so spa, un gim­na­sio de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, dos pis­ci­nas (in­clu­yen­do una "in­fi­ni­ta") y un sa­lón de bai­le. Si lo tu­yo es el de­por­te, el área es co­no­ci­da por sus ru­tas en bi­ci­cle­ta; in­clu­so, una de las más fa­mo­sas es el Coll de Só­ller, que cru­za la Tra­mon­ta­na y co­nec­ta Palma con el Puer­to de Só­ller.

JU­LIO: Tra­je y za­pa­tos, Hu­go Boss, Ca­mi­sa, Paul Smith en Saks Fifth Ave­nue México, Cor­ba­ta, Tommy Hil­fi­ger, Pi­sa­cor­ba­ta, Hac­kett, Pa­ñue­lo, Alexander Olch en Sil­ver Deer, Cin­tu­rón, Louis Vuit­ton Re­loj, Tag Heuer

Arri­ba: Res­tau­ran­te, ha­bi­ta­cio­nes y he­li­puer­to del Burj Al Arab Ju­mei­rah, el úni­co ho­tel del mun­do en os­ten­tar 7 es­tre­llas.

Ju­mei­rah Dhe­va­na­fus­hi. Vis­ta de uno de sus res­tau­ran­tes.

Las ha­bi­ta­cio­nes del Ju­mei­rah Dhe­va­na­fus­hi cuen­tan con aca­ba­dos de lu­jo y ofre­cen a los hués­pe­des postales na­tu­ra­les.

El Ju­mei­rah Port So­ller sor­pren­de por sus pa­no­rá­mi­cas.

A la iz­quier­da y aba­jo: El Ju­mei­rah Za­beel Sa­ray es­tá ins­pi­ra­do en pa­la­cios im­pe­ria­les de la épo­ca oto­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.