PUER­TO ES­CON­DI­DO

GQ Latinoamerica - - JUN: 2016 - Por Ma­ría Se­jas

Des­pués de cru­zar la Sierra Ma­dre del Sur en México, lle­ga­mos a Puer­to Es­con­di­do pa­ra de­jar­nos ma­ra­vi­llar por un lu­gar que no es­con­de su in­ne­ga­ble atrac­ti­vo.

Des­pués de una se­ma­na en Oa­xa­ca de Juá­rez, México, cru­za­mos la Sierra Ma­dre del Sur en un di­mi­nu­to avión pa­ra pa­sar unos días de des­can­so en Puer­to Es­con­di­do. A pun­to de ate­rri­zar, se ponen de ma­ni­fies­to ní­ti­da­men­te los co­lo­res que di­bu­jan nues­tro des­tino: la ga­ma de ver­des de la ve­ge­ta­ción tro­pi­cal y el azul pro­fun­do del in­men­so Pa­cí­fi­co. Puer­to Es­con­di­do no ocul­ta sus en­can­tos. Aquí, tres po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra co­no­cer es­te en­cla­ve de en­sue­ño.

EN NO­VIEM­BRE, COIN­CI­DIEN­DO CON LAS FIES­TAS PA­TRO­NA­LES DE PUER­TO ES­CON­DI­DO, SE CE­LE­BRA EL TOR­NEO IN­TER­NA­CIO­NAL DE SURF.

EL SURF

Puer­to Es­con­di­do fue un re­mo­to nú­cleo de pes­ca­do­res has­ta fi­na­les de los se­sen­ta, cuan­do cons­tru­ye­ron la ca­rre­te­ra 200. A par­tir de ese mo­men­to, co­men­za­ron a lle­gar los pri­me­ros sur­fis­tas ca­li­for­nia­nos. Su ca­rác­ter aven­tu­re­ro les guia­ba en bus­ca de nue­vas zo­nas. Puer­to Es­con­di­do se con­vir­tió en el me­jor des­tino me­xi­cano de es­tos de­por­tis­tas: cli­ma tro­pi­cal, agua cá­li­da y olas de tu­bos per­fec­tos. El surf ace­le­ró el pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial en la zo­na. Hoy en día pre­su­me de ser un re­fe­ren­te sur­fis­ta a ni­vel mun­dial. Bue­na mues­tra es la pla­ya de Zi­ca­te­la, una en­se­na­da de unos cua­tro ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, pró­xi­ma al cen­tro de la ciu­dad.

Es co­no­ci­da co­mo The Me­xi­can Pi­pe­li­ne, da­do que sus olas son si­mi­la­res a las de Pi­pe­li­ne y Back­door del North Sho­re, en Oahu (Ha­wái). Ade­más, es po­pu­lar por te­ner el más fa­mo­so beach break del mun­do: las olas rom­pen en el fon­do de are­na a po­cos me­tros de la ori­lla, de mo­do que es po­si­ble con­tem­plar de cer­ca a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les sobre la ta­bla, co­mo los me­xi­ca­nos Co­co No­ga­les y Ós­car Mon­ca­da, am­bos sur­fis­tas de olas XXL. A fi­na­les de ju­lio y prin­ci­pios de agos­to, tie­ne lu­gar aquí el Cam­peo­na­to Zi­ca­te­la Pro y en no­viem­bre, coin­ci­dien­do con las fies­tas pa­tro­na­les de Puer­to Es­con­di­do, el Tor­neo In­ter­na­cio­nal de Surf.

La tem­po­ra­da al­ta de surf va de ma­yo a agos­to, cuan­do el olea­je al­can­za los diez me­tros de al­tu­ra. Pe­ro en cual­quier mo­men­to del año se pue­de prac­ti­car con olas de me­nor ta­ma­ño. Hay que te­ner en cuen­ta que la pla­ya de Zi­ca­te­la no es pa­ra prin­ci­pian­tes, da­da su po­de­ro­sa fuer­za y sus vio­len­tas co­rrien­tes. Sin em­bar­go, en el mar­gen fi­nal iz­quier­do de la en­se­na­da se en­cuen­tra La Pun­ta y, a su de­re­cha, la pla­ya Ma­ri­ne­ro; am­bas bue­nos lu­ga­res pa­ra los que no se atre­ven o no es­tán pre­pa­ra­dos aún pa­ra el gran re­to que su­po­ne Zi­ca­te­la. Otra pla­ya de ni­vel me­dio (olas me­dia­nas) es Ca­rri­za­li­llo, pe­que­ña, bo­ni­ta y cus­to­dia­da por una fron­do­sa ve­ge­ta­ción. Pa­ra dis­fru­tar de es­te pa­raí­so es ne­ce­sa­rio des­cen­der una larga es­ca­li­na­ta que ter­mi­na en la are­na.

El ar­te

Una larga pis­ci­na mi­ni­ma­lis­ta pre­si­de la pla­ya y mi­ra a la in­men­si­dad del Pa­cí­fi­co. Una for­ta­le­za es­par­ta­na de hor­mi­gón y ma­de­ra en me­dio de du­nas y cac­tus fren­te al mar. Es Ca­sa Wa­bi. Es­ta cons­truc­ción, abier­ta a los ele­men­tos na­tu­ra­les del sol, cie­lo, agua y tie­rra, fue di­se­ña­da por el au­to­di­dac­ta ar­qui­tec­to ja­po­nés Ta­dao An­do co­mo re­fu­gio crea­ti­vo pa­ra el ar­tis­ta me­xi­cano Bos­co So­di y co­mo se­de de la Fun­da­ción Ca­sa Wa­bi, la cual es di­ri­gi­da por la repu­tada co­mi­sa­ria y pro­mo­to­ra de ar­te con­tem­po­rá­neo la­ti­noa­me­ri­cano Patricia Martín, y que fo­men­ta el desa­rro­llo e in­ter­cam­bio de ideas en­tre ar­tis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. Ade­más de ser un cen­tro edu­ca­ti­vo y ar­tís­ti­co pa­ra la co­mu­ni­dad lo­cal, el es­pa­cio fun­cio­na co­mo re­si­den­cia pa­ra ar­tis­tas. En la Fun­da­ción se im­par­ten ta­lle­res, hay un ob­ser­va­to­rio, ade­más de seis ha­bi­ta­cio­nes y dos es­tu­dios don­de los crea­do­res pue­den alo­jar­se du­ran­te me­ses pa­ra desa­rro­llar su crea­ti­vi­dad con to­tal li­ber­tad e in­ter­ac­tuar con las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas.

Hay ac­ti­vi­da­des, agen­da ci­né­fi­la, ex­po­si­cio­nes y un jar­dín bo­tá­ni­co de 27 hec­tá­reas de ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca que ro­dea el sin­gu­lar es­pa­cio. Una ga­le­ría de ar­te en me­dio de la na­tu­ra­le­za. Pue­des vi­si­tar es­ta suer­te de mu­seo pla­ye­ro con ci­ta pre­via.

El Es­con­di­te per­fec­to

Exis­ten po­cos lu­ga­res en el mun­do que pue­dan su­pe­rar a Puer­to Es­con­di­do co­mo des­tino pa­ra des­co­nec­tar del to­do. Es­pe­cial­men­te si eli­ges dor­mir en el Ho­tel Es­con­di­do. Es un ver­da­de­ro pla­cer des­per­ta­se con el ru­mor de las olas. Al abrir los ojos pue­des adi­vi­nar per­fec­ta­men­te el azul in­ten­so del mar a tra­vés de las per­sia­nas en­tre­abier­tas. Es­te pa­raí­so se en­cuen­tra a unos 30 ki­ló­me­tros al nor­te de la lo­ca­li­dad, por la ca­rre­te­ra Aca­pul­co-sa­li­na Cruz.

Al mar­gen de Ca­sa Wa­bi, en es­te en­cla­ve hay po­co más que océano, pla­yas, cul­ti­vos de pa­pa­ya, man­go y plá­ta­nos. Fren­te a una lar­guí­si­ma pla­ya se ubi­can 16 ca­ba­ñas in­de­pen­dien­tes con te­chos de pa­ja, pie­dra, ma­de­ra, hor­mi­gón y de­co­ra­ción cá­li­da, que al­ter­na con di­se­ño van­guar­dis­ta y con ele­men­tos na­tu­ra­les. Ver­da­de­ro lu­jo sin pre­ten­sio­nes. Pue­des pa­sar ho­ras en la pla­ya ba­jo un ins­pi­ra­dor te­cho de ho­jas de palma sin ver ni un al­ma pa­sar o ha­cer lar­gas ca­mi­na­tas por la are­na con pá­ja­ros co­mo úni­ca com­pa­ñía. Su co­ci­na ha­ce ho­nor a la ex­ce­len­te gas­tro­no­mía de la cos­ta oa­xa­que­ña, ba­sa­da en pro­duc­to lo­cal, mu­cho pes­ca­do fres­co, fru­tas y ver­du­ras, pla­tos tra­di­cio­na­les pe­ro con sa­bo­res más re­fi­na­dos. Es el es­con­di­te de mo­da de in­ter­na­cio­na­les y, por su­pues­to, me­xi­ca­nos.

EN LA CRES­TA DEL MUN­DO Sur­fis­tas lle­ga­dos de to­do el pla­ne­ta se dan ci­ta en Puer­to Es­con­di­do. En la pá­gi­na opues­ta: El me­xi­cano Co­co No­ga­les es uno de los me­jo­res del mun­do. Aba­jo: Sal­va­vi­das de Puer­to Es­con­di­do.

SUE­ÑO DEL PA­CÍ­FI­CO Arri­ba: La mi­ni­ma­lis­ta pis­ci­na de la Fun­da­ción Ca­sa Wa­bi, una sin­gu­lar re­si­den­cia pa­ra ar­tis­tas, en mi­tad de la pla­ya de es­te

en­cla­ve. A la de­re­cha: La ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia

de la Fun­da­ción. Aba­jo: Una de las sui­tes de

Ca­sa Wa­bi.

PLA­CE­RES OCUL­TOS

A la iz­quier­da: Ca­ba­ñas de te­cho de pa­ja en el Ho­tel Es­con­di­do. Aba­jo: Una de las de­li­cias lo­ca­les que pre­pa­ran en su co­ci­na y el bar de di­se­ño del ho­tel que in­vi­ta a no pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.