EL CA­MINO DEL ÉXIT O

TE DE­CI­MOS CÓ­MO HA­CER­LO CO­RREC­TA­MEN­TE

GQ Latinoamerica - - JUN: 2016 - -An­drew Cos­te­llo

Du­ran­te años has es­ta­do pa­san­do por al­to el po­der del "No". A ve­ces la me­jor res­pues­ta es sa­lir co­rrien­do.

Cla­ro que re­co­no­ce­mos tu ele­va­do ni­vel de com­pro­mi­so: tie­nes que des­ta­car, pro­po­ner, aguan­tar. Pe­ro, ¿has pen­sa­do que qui­zá la de­ci­sión más sen­sa­ta sea sa­lir co­rrien­do co­mo al­ma que lle­va el Dia­blo? Re­sul­ta que con cier­tas si­tua­cio­nes en es­te mun­do (ma­tri­mo­nios que ter­mi­nan en fra­ca­so, pues­tos de tra­ba­jo que no van a nin­gu­na par­te, adic­cio­nes), la ver­dad es que la vi­da me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con só­lo apli­car el po­der del “No”. Só­lo hay que sa­ber cuán­do y por qué, y des­de lue­go, apren­der a ha­cer­lo con ele­gan­cia.

RE­NUN­CIAR NO ES TAN MA­LO

Pue­de que no ha­ya una pa­la­bra con peor repu­tación, en nin­gún idio­ma co­no­ci­do, que “re­nun­ciar”. Has­ta el so­ni­do es cho­can­te. Si hu­bie­ra una ono­ma­to­pe­ya, se­gu­ro és­ta se re­la­cio­na­ría con al­go as­que­ro­so, de con­sis­ten­cia ge­la­ti­no­sa.

La ver­dad sea di­cha, no hay quien desee si­quie­ra acer­car­se a ese tér­mino, y de plano só­lo se le men­cio­na pa­ra ce­le­brar su au­sen­cia, co­mo quien des­cri­be el ne­ga­ti­vo de unos ra­yos X: “Es un chi­co tan de­ter­mi­na­do. No sa­be lo que es re­nun­ciar”. ¿Ves? Ni ras­tro del ma­les­tar tó­xi­co que obs­tru­ye las ar­te­rias, con­tri­bu­ye a des­mi­ne­ra­li­zar los hue­sos y pro­vo­ca que la fuer­za de vo­lun­tad se mar­chi­te. Pe­ro, ¿por qué aso­cia­mos el he­cho de re­nun­ciar con dar­se por ven­ci­do, con fra­ca­sar? Es co­mo si hu­bié­ra­mos to­ma­do es­te ver­bo des­crip­ti­vo, que se usa pa­ra ex­pli­car el ce­se o el fi­nal de al­go, y lo hu­bié­ra­mos re­ta­ca­do has­ta los bor­des de nues­tra ne­ce­si­dad de con­quis­tar al­go. Bueno, pues lle­gó la ho­ra de (val­ga la re­dun­dan­cia) re­nun­ciar a tan­ta es­tu­pi­dez. Hay que re­cla­mar el de­re­cho a re­sig­ni­fi­car la re­nun­cia. De­vol­ver­le su neu­tra­li­dad, por así de­cir­lo. E in­clu­so que­re­mos ir más allá: pre­ten­de­mos re­mo­de­lar­la, apli­car­le una capa de oro bri­llan­te sobre ese bei­ge de­ca­den­te, re­lan­zar­la co­mo un ver­bo de ac­ción. Que­re­mos dar­le una nue­va iden­ti­dad, de­vol­ver­le su an­ti­gua glo­ria, por­que re­nun­ciar pue­de -y de­be­ría- ser un ac­to de afir­ma­ción.

Sa­ber re­nun­ciar a tiem­po a una ca­rre­ra, a un so­cio, a un pa­sa­tiem­po, es de he­cho sa­lu­da­ble, por­que es lo opues­to a la pa­si­vi­dad. Ayu­da a acla­rar la men­te, a des­fi­bri­lar el cuer­po en ge­ne­ral. Cuan­do se ha­ce con ba­ses só­li­das que res­pal­dan se­me­jan­te de­ci­sión, re­nun­ciar pue­de ser­vir co­mo una au­to­exo­ne­ra­ción que le per­mi­te al in­di­vi­duo to­mar las rien­das de su pro­pia vi­da y re­di­ri­gir el ti­món ha­cia don­de ver­da­de­ra­men­te desee.

Así que, ade­lan­te her­mano. ¡Reúne to­do tu co­ra­je y re­nun­cia!

EL JUE­GO HA TER­MI­NA­DO, DE­BES SA­BER CUÁN­DO BA­JAR LAS CAR­TAS

Una de las can­cio­nes que más abier­ta­men­te ha­blan de re­nun­cia: “The Gam­bler”, de Don Schlitz.

Co­ro:

“De­bes sa­ber cuán­do se­guir el jue­go

Sa­ber cuán­do ba­jar las car­tas Sa­ber cuán­do le­van­tar­te e ir­te Y nun­ca cuen­tes el di­ne­ro

Cuan­do aún es­tás sen­ta­do a la me­sa

Ya ha­brá tiem­po de con­tar­lo

Cuan­do aca­be el jue­go

To­do buen ju­ga­dor sa­be

Que el se­cre­to pa­ra so­bre­vi­vir Es sa­ber a qué re­nun­ciar

Y a qué afe­rrar­se

Por­que ca­da mano pue­de ser ga­na­do­ra

Y ca­da mano trae con­si­go una pér­di­da

Y lo me­jor que pue­des es­pe­rar es ir­te a dor­mir y nun­ca más des­per­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.