MÁS QUE UNA BOMBER

Nos po­ne­mos de pie pa­ra ren­dir­le tri­bu­to a la pie­za que ha lo­gra­do em­pu­jar los lí­mi­tes del tiem­po pa­ra man­te­ner­se más que vi­gen­te: la Bomber Jac­ket. LA BOMBER AL­ZA LA VOZ Y LO­GRA DE­FEN­DER­SE DEL TIEM­PO.

GQ Latinoamerica - - MODA - Por Fer­nan­do Ca­rri­llo

El he­cho de pen­sar que la mo­da es el re­gis­tro his­tó­ri­co más gran­de al que po­de­mos re­cu­rrir pa­ra co­no­cer lo que ocu­rría en cier­ta épo­ca, nos lle­va a cues­tio­nar­nos el ori­gen de al­gu­nas piezas que, a tra­vés de sus cos­tu­ras, nos cuen­tan lo que pa­sa­ba en un mo­men­to de­ter­mi­na­do; las ur­gen­cias y exi­gen­cias de la so­cie­dad de ese en­ton­ces, que de al­gu­na ma­ne­ra se es­ta­ble­cen co­mo he­ren­cia y pre­va­le­cen en­tre no­so­tros. La Bomber es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra con­fir­mar es­te cuestionamiento; es­car­bar den­tro de sus fi­bras y des­cu­brir có­mo pa­só de ser un ele­men­to de in­du­men­ta­ria mi­li­tar en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pa­ra lue­go ser adop­ta­da por sub­cul­tu­ras y con­ver­tir­se en un ícono de re­bel­día y li­ber­tad.

La his­to­ria de la cha­que­ta es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la im­por­tan­te ne­ce­si­dad de co­ne­xión que exis­te en­tre la pren­da y el hom­bre que la lle­va pues­ta. In­clu­so, hay quie­nes le die­ron de un nue­vo sig­ni­fi­ca­do al uti­li­zar­la, im­pri­mién­do­le su per­so­na­li­dad y lo­gran­do in­mor­ta­li­zar­la. Po­de­mos ver a James Dean en Re­bel Wit­hout a Cau­se (1955) con una Bomber ro­ja y una T-shirt blan­ca ha­blán­do­le a to­da una ge­ne­ra­ción de Baby­boo­mers; o a Ste­ve Mcqueen en The War Lo­ver (1962).

Es im­por­tan­te com­pren­der de dón­de vie­ne pa­ra en­ten­der por qué se ha man­te­ni­do vi­gen­te y tam­bién pa­ra sa­ber ha­cia dón­de se di­ri­ge, ya que to­do lo re­tro even­tual­men­te tie­ne un co­me­back. Sin em­bar­go, el valor de es­ta cha­que­ta se ha ido acre­cen­tan­do a me­di­da que ha sa­bi­do sos­te­ner­se fir­me an­te los agen­tes de cam­bio que, con fre­cuen­cia, de­bi­li­tan la pre­sen­cia de cier­tos ele­men­tos. In­clu­so po­de­mos atre­ver­nos a de­cir que la Bomber Jac­ket cuen­ta con las cre­den­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra pre­sen­tar­se co­mo un ícono de íco­nos del mens­wear, y que con cier­tos up­gra­des no só­lo se de­fien­de an­te la ofen­si­va pre­sión del tiem­po, sino que se si­túa en la pri­vi­le­gia­da po­si­ción de ser un clá­si­co sin te­mor a la rein­ven­ción.

JET SET CO­OL

Pa­ra su pe­núl­ti­ma co­lec­ción en Saint Lau­rent, He­di Sli­ma­ne unió fuer­zas con Lu­cia Ri­bi­si, hi­ja del ac­tor Gio­van­ni Ri­bi­si, pa­ra crear es­ta Bomber Jac­ket.

EL PO­DER DE LAS SUB­CUL­TU­RAS

A me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, el es­pí­ri­tu de li­ber­tad y de re­bel­día era re­fle­ja­do por jó­ve­nes de sub­cul­tu­ras en In­gla­te­rra, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos, uti­li­zan­do es­ta cha­que­ta co­mo par­te de su es­ti­lo. En los 60 fue adop­ta­da por punks y skin­heads en In­gla­te­rra, quie­nes lle­va­ban la clá­si­ca MA1 de Alp­ha In­dus­tries con bo­tas Dr. Mar­tens, ti­ran­tes y una T-shirt. Al mis­mo tiem­po, la con­tra­cul­tu­ra ja­po­ne­sa adop­ta­ba la cha­que­ta del ejér­ci­to ame­ri­cano, con­vir­tién­do­la en un es­tan­dar­te de las sub­cul­tu­ras ni­po­nas; mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos tu­vo una gran in­fluen­cia a tra­vés de Holly­wood: des­de James Dean has­ta Tom Crui­se en Top Gun (1986).

LA EVO­LU­CIÓN DE UN CLÁ­SI­CO

La in­can­sa­ble bús­que­da de in­no­va­ción ha im­pul­sa­do a di­se­ña­do­res a crear su pro­pia in­ter­pre­ta­ción, que des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das se ha vis­to re­vi­ta­li­za­da a di­fe­ren­tes es­ca­las, siem­pre res­pe­tan­do la estructura de la pie­za. Raf Si­mons, Kris van Ass­che y Lu­cas Os­sen­drij­ver, son al­gu­nos de los que han lle­va­do es­ta pren­da de re­gre­so a las pa­sa­re­las.

EL HO­RI­ZON­TE MI­LI­TAR

La pri­me­ra apa­ri­ción de la Bomber Jac­ket de la que se tie­ne re­gis­tro fue du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Los avio­nes de la épo­ca no es­ta­ban cu­bier­tos com­ple­ta­men­te y se re­que­ría de una pie­za que le die­ra com­ple­ta li­ber­tad de mo­vi­mien­to a los pi­lo­tos y los pro­te­gie­ra de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Las piezas li­ga­das a la avia­ción ne­ce­si­ta­ban cier­ta fuer­za y du­ra­bi­li­dad, así co­mo mos­trar de­ta­lles que re­fle­ja­ran su ca­rác­ter mi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.