CÓ­MO EN­CON­TRAR UN EX­CE­LEN­TE SAS­TRE… Y VOL­VER­LO TU ME­JOR AMI­GO

En­tre el ti­po que com­pra ro­pa fa­bu­lo­sa y el hom­bre que lu­ce im­pe­ca­ble usan­do di­chas pren­das, hay un hé­roe, po­cas ve­ces re­co­no­ci­do: el sas­tre. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra en­con­trar al me­jor con­si­glie­re sar­to­rial pa­ra ti (y en­ta­blar una en­tra­ña­ble amis­tad con él)? B

GQ Latinoamerica - - MODA - Por Sam Schu­be I l us­tra­cio­nes Si­mo­ne Mas­so­ni

PRI­ME­RO, PI­DE RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Im­por­tu­na a ese ami­go par­ti­cu­lar­men­te cons­cien­te del es­ti­lo (to­dos te­ne­mos uno) o de plano pre­gún­ta­se­lo a bo­ca­ja­rro al ti­po de tra­je tan ele­gan­te que com­par­te con­ti­go el ele­va­dor: pí­de­le los da­tos de su sas­tre. Y por fa­vor, ja­más acep­tes que te ha­gan “arre­glos” en la tin­to­re­ría. Eso es co­mo com­prar el sus­hi de ca­ji­ta en una far­ma­cia.

SI TIE­NES DUDAS, MUES­TRA LO QUE QUIE­RES

Que no te dé ver­güen­za lle­var una fo­to­gra­fía pa­ra ilus­trar exac­ta­men­te lo que pre­ten­des; in­clu­so si es un re­cor­te de re­vis­ta y en ella apa­re­cen hom­bres bien ves­ti­dos has­ta el pun­to del ab­sur­do.

APREN­DE LA JER­GA

He aquí al­gu­nas fra­ses de co­no­ce­dor sar­to­rial. Ve­rás có­mo con ellas el pro­ce­so com­ple­to de pron­to se vuel­ve diez ve­ces más sen­ci­llo.

PLIE­GUE IN­FE­RIOR

En in­glés se le lla­ma break y es la raya que se le for­ma a la par­te in­fe­rior de la per­ne­ra, por­que es don­de des­can­sa, sobre tu za­pa­to. La al­ter­na­ti­va de GQ es: que el pan­ta­lón no lle­gue al za­pa­to.

PIN­ZA

Es una ma­ne­ra rá­pi­da y económica de ajus­tar una ca­mi­sa de ves­tir de­ma­sia­do vo­lu­mi­no­sa: sim­ple­men­te hay que ple­gar y co­ser la te­la ex­ce­den­te en la par­te de la es­pal­da.

ES UN SAS­TRE, NO UN MAGO

Qué ter­nu­ra que guar­das­te aquel vie­jo bla­zer de tu abue­li­to, pe­ro no, tu sas­tre no es Da­vid Cop­per­field: las hom­bre­ras y las so­la­pas no re­sis­ten de­ma­sia­das al­te­ra­cio­nes (cuan­do re­sis­ten al­gu­na). Si la pren­da no te que­da bien con esos ele­men­tos, no hay arre­glo que val­ga. Co­mo di­ce Fran­klin Sal­tos, pro­pie­ta­rio de Tai­lo­ring Room en Nue­va York: el me­jor sas­tre es aquel que es ho­nes­to. Si el tu­yo con­ti­nua­men­te ha­ce pro­me­sas que no pue­de cum­plir, aban­do­na el bar­co.

UN BUEN TRA­BA­JO CUES­TA UNA BUE­NA SU­MA DE DI­NE­RO

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es pre­gun­tar por el cos­to de las mo­di­fi­ca­cio­nes o tra­ba­jos, pa­ra que des­pués no te sor­pren­dan: una va­len­cia­na o do­bla­di­llo bien he­chos cues­tan me­nos que ha­cer más an­gos­to un sa­co, pe­ro los dos va­len una su­ma im­por­tan­te. Co­mo di­ce Sal­tos: “Si al­guien te co­bra diez pe­sos por una va­len­cia­na, no te pue­des es­pe­rar ab­so­lu­ta­men­te na­da, sal­vo que te en­tre­gue al­go bas­tan­te me­dio­cre”. Re­cuer­da que in­ver­tis­te al­re­de­dor de 100 dó­la­res en esos pan­ta­lo­nes -y en un tra­je, cin­co, diez o cin­cuen­ta ve­ces más-, así que no te pon­gas ta­ca­ño aho­ra.

DE­JA LA T-SHIRT, TRAE LA CA­MI­SA DE CHARVET

Si acu­dis­te a que te ajus­te un tra­je, en­ton­ces no ol­vi­des lle­var tus za­pa­tos de ves­tir y una ca­mi­sa a la al­tu­ra. ¿Son tus jeans los que ne­ce­si­tan va­len­cia­na? Pon­te las za­pa­ti­llas de­por­ti­vas que más usas.

ANGOSTAR

Se re­fie­re a ha­cer más an­gos­ta, de ma­ne­ra gra­dual, una pren­da. Nor­mal­men­te es­to se ha­ce con pan­ta­lo­nes, an­gos­tán­do­los de la ro­di­lla al to­bi­llo, pe­ro a ve­ces tam­bién se ha­ce con las man­gas de sa­cos.

PRUÉBATELO LAS VE­CES QUE SEAN NE­CE­SA­RIAS

Cuan­do re­gre­ses, a la se­ma­na o dos des­pués, pa­ra re­unir­te de nue­vo con tus pren­das de ves­tir, no só­lo pa­gues y te va­yas: pruébatelo to­do y no du­des en ex­pre­sar en voz al­ta si aca­so el pro­duc­to fi­nal no es­tá a la al­tu­ra de tus ex­pec­ta­ti­vas. Si des­de el prin­ci­pio fuis­te cla­ro acer­ca de lo que que­rías, un sas­tre de ca­li­dad se­gu­ro arre­gla­rá sus erro­res sin cos­to adi­cio­nal.

RE­CUER­DA MOS­TRAR TU AGRA­DE­CI­MIEN­TO

Pa­ra me­jo­res re­sul­ta­dos, recomendamos ali­men­tar la re­la­ción en­tre el sas­tre y el clien­te. Si eres de los que sue­len dar pro­pi­nas res­pe­ta­bles, no du­des que te brin­da­rá aten­ción pre­fe­ren­cial. ¿Lle­vas­te tres tra­jes a que les hi­cie­ra ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va? Agre­ga una bo­te­lla de whisky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.