GUÍA DE ES­TI­LO

Las dudas que nun­ca an­tes te ha­brías atre­vi­do a pre­gun­tar sobre mo­da y es­ti­lo. Re­lá­ja­te, aquí las res­pon­de­mos con maes­tría y lu­jo de de­ta­lle.

GQ Latinoamerica - - MODA - Por Gon­za­gue Du­pleix

––¿QUÉ ES ME­JOR:BO­TI­NES CON CRE­MA­LLE­RA O CON ELÁS­TI­CO?

Un te­ma am­plia­men­te de­ba­ti­do, por lo que pro­cu­ra­re­mos ser bre­ves. Pa­ra va­riar, he­mos pre­fe­ri­do de­jar la res­pues­ta en ma­nos de nues­tros que­ri­dos ami­gos Jean-bap­tis­te y Gui­llau­me, am­bos fir­mes de­fen­so­res de la cau­sa de los bo­ti­nes tra­di­cio­na­les con elás­ti­co. Son in­ne­ga­ble­men­te más ele­gan­tes y tie­nen la gran ven­ta­ja de adap­tar­se a cier­tas si­tua­cio­nes que la vi­da a ve­ces nos po­ne ge­ne­ro­sa­men­te en el ca­mino. Por su par­te, los bo­ti­nes con cre­ma­lle­ra lla­man más la aten­ción y han ido evo­lu­cio­nan­do ha­cia un es­ti­lo roc­ke­ro, aun­que en es­te ca­so sí es me­nes­ter sa­ber sa­car la cas­ta con gran aplo­mo.

¿Es­tá bien usar cha­le­cos acol­cha­dos sobre el sa­co?

Ah, pe­ro te em­pe­ñas en usar una de esas pren­das con relleno de plu­ma que sir­ven co­mo ais­lan­tes del frío, ¿cier­to? Va­ya, por lo me­nos pro­cu­ra que sea uno de esos modelos pla­nos, que pa­re­ce que ape­nas tie­nen relleno, y no de los que son tan abul­ta­dos que te ha­cen pa­re­cer una oru­ga. Igual­men­te des­car­ta los que, en un arre­ba­to de di­se­ño, ponen én­fa­sis en la zo­na de los ab­do­mi­na­les, pa­ra que “pa­rez­ca” que tie­nes los múscu­los mar­ca­dos. No, es­ta pren­da de­be ser del­ga­da, e igual­men­te su cue­llo de pun­to de­be dar­te su­fi­cien­te li­ber­tad de mo­vi­mien­to. En po­cas o mu­chas pa­la­bras, es­ta pren­da, que pen­sa­mos que es­tás es­co­gien­do por sus pro­pie­da­des tér­mi­cas, en nin­gún ca­so de­be dar­te un as­pec­to in­fla­do o apre­ta­do.

––¿ES NE­CE­SA­RIO HA­CER­LE DO­BLE NU­DO A LOS COR­DO­NES DE TUS ZA­PA­TOS?

En nues­tra larga tra­yec­to­ria he­mos cru­za­do ca­mino con in­fi­ni­dad de ban­que­ros y si­mi­la­res, siem­pre ata­via­dos de tra­je y za­pa­tos de ves­tir im­pe­ca­bles, pe­ro con los cor­do­nes de los mis­mos he­chos un desas­tre. Hay que prac­ti­car. Si los cor­do­nes se desatan de ma­ne­ra in­tem­pes­ti­va, hay que cam­biar al­go, pe­ro nun­ca op­tar por un do­ble nu­do. Es­to es­tá re­ser­va­do pa­ra los atle­tas de al­to ren­di­mien­to y pa­ra los be­bés.

––¿QUÉ IN­TE­RÉS PUE­DE TE­NER UN HOM­BRE EN USAR UNA HEBILLA TI­PO WES­TERN?

El hom­bre po­co re­fi­na­do po­dría es­tar en­can­ta­do de la ex­pre­sión en el ros­tro de sus in­ter­lo­cu­to­res, in­tri­ga­dos por es­te inusual ac­ce­so­rio, y di­ver­ti­do por el he­cho de que la gen­te de­ba ba­jar la mi­ra­da pa­ra fi­jar­la en su cin­tu­ra, co­sa que de or­di­na­rio no su­ce­de. Por ex­pe­rien­cia, sa­be­mos que la hebilla tie­ne tan­to o más im­por­tan­cia que la piel de la que es­tá he­cho el cin­tu­rón, pues por sí so­la bien po­dría anun­ciar tu es­ta­tu­ra co­mo cam­peón de ro­deo.

La bu­fan­da: ¿con o sin flecos?

En es­ta oca­sión pen­se­mos úni­ca y ex­clu­si­va­men­te en las bu­fan­das de la­na. Las de te­ji­dos li­ge­ros las de­ja­re­mos pa­ra la pró­xi­ma. En fin, lo que que­re­mos de­cir es que los flecos en la bu­fan­da sí, tie­nen su en­can­to, pe­ro le res­tan ener­gía a es­te ac­ce­so­rio. A ries­go de aver­gon­zar­nos an­te nues­tros pa­res, no­so­tros nos in­cli­na­mos por la bu­fan­da larga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.