10 RÉ­CORDS INOL­VI­DA­BLES DE LOS JUE­GOS OLÍM­PI­COS

Mien­tras la ma­gia del ve­rano se acer­ca dis­pues­ta a in­va­dir­nos y nos pre­pa­ra­mos pa­ra vi­vir con in­ten­si­dad los jue­gos de Río de Ja­nei­ro 2016, re­cor­da­mos al­gu­nas de las mar­cas más sor­pren­den­tes de to­dos los tiem­pos.

GQ Latinoamerica - - DEPORTES - Por Da­vid Ale­jan­dro Chá­vez

SE­GUN­DOS MÁS RÁ­PI­DOS SOBRE LA PIS­TA

El co­rre­dor ja­mai­quino Usain Bolt in­cen­dió la pis­ta del es­ta­dio Olím­pi­co de Londres en 2012 al cro­no­me­trar 9,63 se­gun­dos en la prue­ba de los 100 me­tros, un ré­cord que lu­ce im­ba­ti­ble, ex­cep­to pa­ra el pro­pio Bolt, quien en 2009 es­ta­ble­ció una mar­ca de 9,58 se­gun­dos en el Mun­dial de Berlín. Usain tam­bién po­see el ré­cord Olím­pi­co en la prue­ba de los 200 me­tros con 19,30 se­gun­dos y en la prue­ba de re­le­vos de 4x100 me­tros jun­to a sus com­pa­trio­tas Nes­ta Car­ter, Mi­chael Fra­ter y Yohan Blake, lue­go de que su­ma­ran un tiem­po de 36,84 se­gun­dos.

ME­TROS PA­RA LA HU­MA­NI­DAD

El atle­ta es­ta­dou­ni­den­se Bob Bea­mon im­pre­sio­nó al pú­bli­co me­xi­cano cuan­do en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1968 im­pu­so el ré­cord de 8.90 me­tros en la prue­ba de sal­to de lon­gi­tud, con­si­guien­do que tal ha­za­ña re­ci­bie­ra el tí­tu­lo de “El sal­to del si­glo”. Una de las co­sas más im­pre­sio­nan­tes del ré­cord es­ta­ble­ci­do por Bea­mon es que lo­gró me­jo­rar la mar­ca an­te­rior por 55 cms. y, sobre to­do, que su re­sul­ta­do se ha man­te­ni­do por 48 años, con­vir­tién­do­se en la mar­ca Olím­pi­ca vi­gen­te más an­ti­gua.

¿SIE­TE DE ORO? UNA MÁS, POR FA­VOR

El na­da­dor es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Phelps se­rá re­cor­da­do co­mo uno de los me­jo­res de­por­tis­tas de la his­to­ria y, sobre to­do, co­mo uno de los más do­mi­nan­tes, lue­go de que en los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008 lo­gró col­gar­se ocho me­da­llas áu­reas, su­peran­do el an­te­rior ré­cord de su com­pa­trio­ta Mark Spitz, quien en 1972 ha­bía al­can­za­do sie­te pre­seas do­ra­das.

DE LA PER­FEC­CIÓN

El 18 de ju­nio de 1976 la per­fec­ción tu­vo por pri­me­ra vez ros­tro y nom­bre cuan­do Na­dia Co­ma­ne­ci se ele­vó ma­jes­tuo­sa por los cie­los pa­ra con­se­guir lo que has­ta el mo­men­to pa­re­cía im­po­si­ble. Du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Montreal, la ru­ma­na sor­pren­dió al mun­do en­te­ro al lo­grar la pri­me­ra ca­li­fi­ca­ción per­fec­ta en gim­na­sia (10 pun­tos) du­ran­te su ru­ti­na ini­cial en las ba­rras asi­mé­tri­cas. Na­dia con­si­guió en to­tal 7 ca­li­fi­ca­cio­nes per­fec­tas du­ran­te aque­lla jus­ta de­por­ti­va y dos más en Moscú 1980, lo que la con­vier­te en la gim­nas­ta con más “die­ces” en to­da la his­to­ria.

1 MI­NU­TO 40 SE­GUN­DOS 91 CEN­TÉ­SI­MAS

La prue­ba de los 800 me­tros es una de las com­pe­ten­cias más des­gas­tan­tes y de­man­dan­tes. Du­ran­te la fi­nal pa­ra va­ro­nes en los Jue­gos Olím­pi­cos de Londres 2012, el ke­niano Da­vid Ru­dis­ha con­si­guió la me­da­lla de oro al cro­no­me­trar 1 mi­nu­to, 40 se­gun­dos y 91 cen­té­si­mas, que sig­ni­fi­có no só­lo un ré­cord Olím­pi­co, sino tam­bién una nue­va mar­ca Mun­dial. Lo rea­li­za­do por Ru­dis­ha le ga­nó el apo­do de “El or­gu­llo de Áfri­ca”.

HURRAS PA­RA LA ME­JOR GIM­NAS­TA

La­ri­sa Laty­ni­na ne­ce­si­tó tres par­ti­ci­pa­cio­nes en Jue­gos Olím­pi­cos (Mel­bour­ne 1956, Ro­ma 1960 y To­kio 1964) pa­ra con­ver­tir­se en la mu­jer con más me­da­llas en la his­to­ria de las Olim­pia­das, al su­mar 18 en to­tal: nue­ve de oro, cin­co de pla­ta y cua­tro de bron­ce.

¿CO­RRER DES­CAL­ZO? AL­GO CO­MÚN EN LOS

Exis­ten ca­sos de éxi­to con un tras­fon­do con­mo­ve­dor, co­mo el del co­rre­dor etío­pe Abe­be Bi­ki­la, quien in­gre­só de úl­ti­mo mo­men­to al equi­po de mar­cha de su país na­tal que par­ti­ci­pa­ría en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ro­ma 1960, lue­go de la le­sión de uno de los in­te­gran­tes. Los za­pa­tos de­por­ti­vos que el pa­tro­ci­na­dor de los jue­gos le pro­por­cio­nó no le re­sul­ta­ron có­mo­dos, por lo que Bi­ki­la de­ci­dió co­rrer co­mo se ha­bía en­tre­na­do gran par­te de su vi­da: des­cal­zo. ¿El re­sul­ta­do? La me­da­lla de oro en la prue­ba de ma­ra­tón y el ré­cord Mun­dial y Olím­pi­co con mar­ca de 2 ho­ras, 15 mi­nu­tos y 16 se­gun­dos. Cua­tro años más tar­de par­ti­ci­pó en los Jue­gos de To­kio 1964 y vol­vió a ga­nar la pre­sea do­ra­da e im­po­ner una nue­va mar­ca (2 ho­ras, 12 mi­nu­tos y 11 se­gun­dos). Su ré­cord fue su­pe­ra­do años des­pués, sin em­bar­go, el ha­ber co­rri­do des­cal­zo ha de­ja­do una hue­lla que se man­ten­drá por siem­pre co­mo un tes­ti­mo­nio de te­na­ci­dad y va­len­tía.

A 5.05 ME­TROS DEL CIE­LO

La atle­ta ru­sa Ye­le­na Isin­bá­ye­va ha des­lum­bra­do al mun­do no só­lo por su be­lle­za, sino tam­bién por su ex­traor­di­na­ria ca­pa­ci­dad atlé­ti­ca. Du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008 es­ta­ble­ció uno de los ré­cords más es­pec­ta­cu­la­res, al al­can­zar los 5.05 me­tros en la prue­ba de sal­to con ga­rro­cha. Só­lo otra atle­ta ha lo­gra­do su­pe­rar la mar­ca de los 5 me­tros, la es­ta­dou­ni­den­se Jen­ni­fer Suhr, quien en 2013 con­si­guió “vo­lar” has­ta los 5.02 me­tros. La mis­ma Isin­bá­ye­va su­peró su mar­ca olím­pi­ca en 2009, cuan­do al­can­zó en una prue­ba los 5.06 me­tros.

FLO­REN­CE GRIF­FITH RÉ­CORDS PA­RA SER LA MÁS VE­LOZ

La ca­rre­ra de la ve­lo­cis­ta Flo­ren­ce Grif­fith siem­pre es­tu­vo acom­pa­ña­da por un velo de gla­mour que la con­vir­tió en una de las atle­tas más po­pu­la­res de la his­to­ria. Sin em­bar­go, los lo­gros ob­te­ni­dos sobre la pis­ta so­bre­pa­san por mu­cho a su ima­gen. En los Jue­gos Olím­pi­cos de Seúl 1988 se con­vir­tió en la mu­jer más ve­loz del pla­ne­ta al im­po­ner dos ré­cords Olím­pi­cos: pri­me­ro en los 100 me­tros con un tiem­po de 10,54 se­gun­dos; y pos­te­rior­men­te en los 200 me­tros al cro­no­me­trar 21,34 se­gun­dos.

DE LA TO­DA LA HIS­TO­RIA

Qui­zás la mar­ca más sor­pren­den­te y di­fí­cil de igua­lar es la conseguida por el na­da­dor Mi­chael Phelps, quien su­ma un to­tal de 22 me­da­llas olím­pi­cas (18 de oro, 2 de pla­ta y 2 de bron­ce), lue­go de par­ti­ci­par en las jus­tas de Ate­nas 2004, Bei­jing 2008 y Londres 2012. De es­ta ma­ne­ra, el es­ta­dou­ni­den­se se con­vir­tió en el de­por­tis­ta más gran­de que ha par­ti­ci­pa­do en Jue­gos Olím­pi­cos y el más ganador de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.