TIEM­POS DO­RA­DOS

Nun­ca se han ido, sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años las fir­mas re­lo­je­ras más pres­ti­gia­das del mun­do han apos­ta­do por vol­ver­los a co­lo­car en el can­de­le­ro (y en la mu­ñe­ca de los ver­da­de­ros co­no­ce­do­res). Nos re­fe­ri­mos a los siem­pre icó­ni­cos re­lo­jes de oro ama

GQ Latinoamerica - - RELOJES - Fo­to Ta­nia Ba­ra­jas

Bas­ta con ha­cer un po­co de me­mo­ria (o des­em­pol­var nues­tras cla­ses de his­to­ria uni­ver­sal), pa­ra re­cor­dar có­mo des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les el oro ha fun­gi­do co­mo un ver­da­de­ro ob­je­to de de­seo. No só­lo mo­ti­vó a los con­quis­ta­do­res eu­ro­peos a ir en pos de nue­vas tie­rras o fue re­fle­jo del po­de­río de las di­fe­ren­tes mo­nar­quías que do­mi­na­ron el Vie­jo Con­ti­nen­te; du­ran­te los si­glos XX y XXI, el me­tal (con­ver­ti­do aho­ra en di­fe­ren­tes ejem­plos de jo­ye­ría) si­guió la mis­ma lí­nea y se es­ta­ble­ció co­mo si­nó­ni­mo de so­fis­ti­ca­ción, ele­gan­cia y cla­se.

Co­mo par­te de es­te mo­vi­mien­to, a me­di­da­dos del si­glo XX va­rias ce­le­bri­da­des se en­car­ga­ron de po­pu­la­ri­zar los re­lo­jes de oro ama­ri­llo, sin em­bar­go, con el trans­cu­rrir de los años, es­tos di­se­ños co­men­za­ron a dar pa­so a una olea­da de piezas que apos­ta­ban más por la van­guar­dia, el per­fec­cio­na­mien­to, alea­cio­nes di­fe­ren­tes y otros ele­men­tos que los ha­cían úni­cos.

Aun cuan­do pu­die­ra pen­sar­se que sa­lie­ron del mer­ca­do o de las co­lec­cio­nes de las fir­mas, lo cier­to es que es­tos re­lo­jes es­ta­ban a la es­pe­ra de una re­no­va­ción que los pu­sie­ra de nue­vo en bo­ga. Fue así co­mo las mar­cas más re­co­no­ci­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal re­cu­rrie­ron a es­te icó­ni­co ma­te­rial, pe­ro aho­ra aña­dien­do a ca­da una de las piezas los ade­lan­tos desa­rro­lla­dos por ellas mis­mas y que im­pe­ran en nues­tros días.

Un ejem­plo de lo an­te­rior es la co­lec­ción Ro­yal Oak Oro Ama­ri­llo de Au­de­mars Pi­guet, la cual trae al pri­mer plano di­cho ma­te­rial, con una al­qui­mia de van­guar­dia y al­ta re­lo­je­ría. Es im­por­tan­te des­ta­car que pa­ra 1972, el Ro­yal Oak se con­vir­tió en el pri­mer re­loj que de­jó de uti­li­zar el oro pa­ra dar pa­so al ace­ro inoxi­da­ble, una alea­ción más co­mún y ade­cua­da a la evo­lu­ción que co­men­za­ba a vis­lum­brar­se en la vi­da de los ca­ba­lle­ros de to­do el mun­do. Hoy, a más de 40 años de aque­lla “des­pe­di­da”, la fir­ma de gran tra­di­ción ha de­ci­di­do vol­ver a re­cu­rrir al oro ama­ri­llo, pa­ra de­mos­trar de es­ta ma­ne­ra que… ¡Los clá­si­cos nun­ca mueren!

Ro­yal Oak Au­to­má­ti­co

Una pie­za que con­tras­ta el oro ama­ri­llo con los to­nos de su es­fe­ra. Es­te re­loj po­see una ca­ja de 37 mm de oro ama­ri­llo de 18 qui­la­tes y un ca­li­bre y ma­sa os­ci­lan­te de oro que pue­den ver­se a tra­vés del fon­do de cris­tal de za­fi­ro. Su di­se­ño re­cuer­da al mo­de­lo de 2012, con el cual la fir­ma ce­le­bró los 40 años de la co­lec­ción.

Ro­yal Oak Cro­nó­gra­fo

Con un plan­tea­mien­to to­tal­men­te re­tro (re­su­ci­ta el di­se­ño ori­gi­nal de Gé­rald Gen­ta de prin­ci­pios de los años 70), es­ta pie­za es im­pul­sa­da por el ca­li­bre 2385 de Au­de­mars Pi­guet. Cuen­ta con una ca­ja de 41 mm, una es­fe­ra con mo­ti­vo “Gran Ta­pi­ce­ría” (en tono pla­tea­do o azul), in­di­ca­ción de fe­cha en án­gu­lo si­tua­da a las 4, se­gun­de­ro a las 6, ín­di­ces apli­ca­dos en oro ama­ri­llo y agu­jas con re­ves­ti­men­to lu­mi­nis­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.