EN OCA­SIO­NES RE­NUN­CIA­RÁS A AL­GO Y LUE­GO TE ARREPENTIRÁS

So­bre­vi­vi­rás, pe­ro pue­de que te re­muer­da la con­cien­cia. Así es la vi­da. Sobre to­do si re­nun­cias­te a al­go que po­dría ha­ber­te ga­ran­ti­za­do le­gio­nes de chi­cas a tu al­re­de­dor.

GQ Latinoamerica - - LA CLAVEDEL ÉXITO - -Drew Ma­gary

CUAN­DO NO PUE­DES RE­NUN­CIAR A LAS CO­SAS QUE YA NO TE SIR­VEN, ESO SE LLA­MA ACU­MU­LA­CIÓN COM­PUL­SI­VA. ¡YA TI­RA TO­DO ESO DE UNA BUE­NA VEZ!

Yo nun­ca hu­bie­ra si­do bueno to­can­do la gui­ta­rra, soy el ti­po con me­nos coor­di­na­ción del pla­ne­ta. Ade­más, nun­ca he te­ni­do esa com­pren­sión in­tui­ti­va de teo­ría mu­si­cal, mis de­dos son de­ma­sia­do grue­sos... En fin, esas son só­lo al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que de­ci­dí que ya no que­ría ir a cla­ses de gui­ta­rra, cuan­do es­tu­dia­ba la pre­pa­ra­to­ria. (Pa­ra ser ho­nes­to, la ra­zón de ma­yor pe­so era sim­ple­men­te mi in­fi­ni­ta hol­ga­za­ne­ría). Sé que ja­más hu­bie­ra si­do el su­ce­sor de Hen­drix, pe­ro el ca­so es que ni si­quie­ra me mo­les­té en in­ten­tar­lo, nun­ca me sen­té a prac­ti­car. A lo me­jor hu­bie­ra lle­ga­do a ser me­dia­na­men­te com­pe- ten­te, uno de esos que pue­den aga­rrar cual­quier gui­ta­rra y sa­car­le unas no­tas de­cen­tes. Odio a esos ti­pos, to­do mun­do los odia, pe­ro apues­to a que SER uno de ellos de­be sen­tir­se ge­nial.

Hay cier­tas ha­bi­li­da­des (qué sé yo, el golf, len­guas ex­tran­je­ras, to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal) que se apren­den más fá­cil du­ran­te la in­fan­cia. A me­di­da que uno cre­ce las ap­ti­tu­des de al­gu­na ma­ne­ra se es­fu­man. Cuan­do re­nun­cias a al­go, siem­pre te pre­gun­ta­rás: “¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si...?”, y cla­ro que eso due­le. Ca­si tan­to co­mo afi­nar la gui­ta­rra en do abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.