RE­NUN­CIAR A TU MA­TRI­MO­NIO NO LO VUEL­VE UN ERROR, EN RE­TROS­PEC­TI­VA

GQ Latinoamerica - - LA CLAVEDEL ÉXITO - -Br­yan Luf­kin

Nun­ca ol­vi­da­ré aque­lla vez en que mi ex es­po­sa y yo es­tá­ba­mos sen­ta­dos en el in­te­rior de un au­to ren­ta­do, es­ta­cio­na­dos en una ca­lle de Ita­lia, pe­lean­do du­ran­te lo que se su­po­nía era un viaje pa­ra re­co­nec­tar­nos el uno con el otro. Ella fue la pri­me­ra que lo di­jo: “Ya no es­ta­mos fun­cio­nan­do co­mo pa­re­ja. Ya no que­re­mos la mis­ma vi­da. Co­rrí­ge­me si me equi­vo­co”. Le di­je que se equi­vo­ca­ba. El di­vor­cio es pa­ra los que se dan por ven­ci­dos. Ca­sar­se sig­ni­fi­ca pa­sar el res­to de la vi­da con la per­so­na ele­gi­da y mo­rir de vie­jos al mis­mo tiem­po, to­mán­do­se de las ma­nos, co­mo en The No­te­book. Pa­sa­ron me­ses an­tes de que si­quie­ra acep­ta­ra con­si­de­rar­lo. Cla­ro, ha­bía­mos cam­bia­do, ya no éra­mos fe­li­ces, pe­ro ha­bía­mos he­cho una pro­me­sa.

Con el tiem­po me di cuen­ta de que lo que ha­bía­mos pro­me­ti­do era amar­nos. Com­pren­dí que a ve­ces, el ac­to de amor y de des­pren­di­mien­to más gran­de que pue­de ha­ber es di­vor­ciar­se. Dar­le a tu pa­re­ja la li­ber­tad de ser quien de ver­dad quie­re ser. La mu­jer con la que me ca­sé aho­ra pue­de te­ner los hi­jos que yo nun­ca qui­se, y pue­de ser fe­liz de for­mas que yo no hu­bie­ra po­di­do brin­dar­le. Y al re­vés tam­bién apli­ca: yo pue­do vi­vir en Nue­va York, una ciu­dad en la que ella nun­ca se sin­tió có­mo­da. No hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer to­do eso si no nos hu­bié­ra­mos se­pa­ra­do. Ha­brá quie­nes di­gan que es­toy ra­cio­na­li­zan­do las co­sas: es­tá bien, si­go cre­yen­do que mi ma­tri­mo­nio fue un éxi­to, in­clu­so aun­que ha­ya te­ni­do que ter­mi­nar. Fra­ca­so hu­bie­ra si­do se­guir jun­tos só­lo por­que di­ji­mos que lo ha­ría­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.