YA PUE­DES RE­NUN­CIAR A VER HO­ME­LAND

GQ Latinoamerica - - LA CLAVEDEL ÉXITO - -Alex Pap­pa­de­mas

Yo so­lía ser co­mo tú. Era el tí­pi­co que no aban­do­na­ba las se­ries, in­clu­so si veía una se­rie por se­gun­da vez, la veía has­ta el fi­nal; así que con­fía en mi pa­la­bra de ex­per­to cuan­do di­go que no tie­nes que vi­vir así. Un pro­gra­ma de TV no es un es­po­so que be­be de­ma­sia­do, ni un pe­rro que ladra cuan­do le po­nes una ca­ja pa­ra que duer­ma. Hoy me la pa­so de­jan­do de ver se­ries a dies­tra y si­nies­tra, y se sien­te es­tu­pen­do. To­do em­pe­zó cuan­do de­ci­dí, des­pués de tan só­lo tres epi­so­dios, que The Ki­lling no era lo mío; cuan­do la se­rie em­pe­zó a tam­ba­lear­se ha­cia los epi­so­dios fi­na­les y to­do mun­do co­men­zó a ti­rar la toa­lla, yo sen­tí co­mo si hu­bie­ra ven­di­do ac­cio­nes de una em­pre­sa ba­su­ra an­tes de que die­ra mues­tras de la por­que­ría que real­men­te era. Hi­ce lo mis­mo con Down­ton Ab­bey: lue­go de unas cuan­tas tem­po­ra­das re­gre­sé pa­ra sa­ber en qué an­da­ban y to­do el mun­do pa­re­cía muy ocu­pa­do bus­can­do un mal­di­to abre­car­tas. Cla­ro, me he per­di­do del cier­ta­men­te in­ge­nio­so dis­cur­so on­li­ne, pe­ro si al­gu­na vez me es­cu­chan de­cir “Oh no, ¡me per­dí del cier­ta­men­te in­ge­nio­so dis­cur­so on­li­ne!”, por fa­vor sá­quen­me un ojo. Con un abre­car­tas. Du­ran­te to­do el tiem­po li­bre que me ha que­da­do, he vis­to re­pe­ti­cio­nes de an­ti­guos pro­gra­mas de TV, por­que sí, exis­te al­go lla­ma­do tiem­po bien per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.