¿A DÓN­DE VAN LOS AMI­GOS?

GQ Latinoamerica - - PITTI UOMO -

Des­de un lo­cal de bo­ca­di­llos de 130 años de an­ti­güe­dad has­ta lo me­jor de las tien­das vin­ta­ge pa­ra hom­bres, los des­ti­nos fa­vo­ri­tos de es­tos ami­gos real­men­te han pa­sa­do la prue­ba del tiem­po.

EL LU­GAR PA­RA CO­MER

Me­se­ros ex­pe­ri­men­ta­dos usan­do cor­ba­tín y ca­mi­sa blan­ca tra­ba­jan en Cam­mi­llo. “Gran co­ci­na y una vi­bra de Al Ca­po­ne en los años 20”, di­ce con en­tu­sias­mo Ales­san­dro Squar­zi acer­ca de es­ta trat­to­ria fa­mi­liar. Scott Schu­man, quien pro­mo­cio­na la co­ci­na abier­ta y at­mós­fe­ra in­for­mal, ha re­ci­bi­do a per­so­na­li­da­des co­mo Kan­ye West y John Mal­ko­vich en ce­nas y co­mi­das pri­va­das en es­te lu­gar du­ran­te Pit­ti. Max Po­glia re­co­mien­da el frit­to mis­to y fio­re di zuc­ca.

PA­RA UNA AU­TÉN­TI­CA CE­NA LI­BRE DE TU­RIS­TAS

Squar­zi ru­ti­na­ria­men­te lle­va a los es­ta­dou­ni­den­ses a Alla Vec­chia Bet­to­la, una os­te­ría de 37 años de exis­ten­cia cer­ca del Jar­dín

To­rri­gia­ni, pa­ra una sim­ple co­mi­da tos­ca­na (se en­cuen­tra cru­zan­do el Arno, en un viaje en ta­xi de 15 mi­nu­tos des­de el cen­tro de la ciu­dad). “Son fa­mo­sos por su car­ne, pe­ro el cros­ti­ni y las pas­tas tam­bién son ge­nia­les”, di­ce. “Me en­can­ta que to­da­vía ha­cen el es­pres­so con la ja­rra pa­ra mo­ka y no con las nue­vas má­qui­nas de ca­fé”.

VIAJE EN EL TIEM­PO PA­RA EL POS­TRE

La fo­cac­cia he­cha en ca­sa de Can­ti­net­ta dei Ve­rra­zano, un bar de vino y pa­na­de­ría del si­glo XVIII res­tau­ra­da, sa­be aún me­jor en sus gran­des es­ce­na­rios: pi­sos de te­rra­co­ta, te­chos abo­ve­da­dos y ta­ble­ros de me­sa de mármol. Pa­ra al­go más dul­ce, Po­glia su­gie­re acom­pa­ñar un bis­cot­ti de al­men­dra ( can­tuc­ci­ni alle man­dor­le) con el vino tos­cano de pos­tre co­no­ci­do co­mo vin san­to.

EL BO­CA­DI­LLO MÁS DE­LI­CIO­SO DE LA CIU­DAD

Pro­cac­ci, una tien­da gour­met de 130 años de an­ti­güe­dad, se es­pe­cia­li­za en los sánd­wi­ches de pas­ta de tru­fa lla­ma­dos pa­nino tar­tu­fa­to. “Es só­lo un bo­ca­di­llo”, di­ce Po­glia, pe­ro con una co­pa de pro­sec­co es un pla­ti­llo flo­ren­tino. Los Vin­ta­ges de An­ti­no­ri, el enó­lo­go del si­glo XIV res­pon­sa­ble del mo­vi­mien­to Sú­per Tos­cano, son ser­vi­dos en un es­pa­cio re­cien­te­men­te re­no­va­do con ma­de­ra pin­ta­da y ace­ro an­ti­guo.

PA­RA PIEZAS DE RO­PA MAS­CU­LI­NA ÚNI­CAS

Te­las úni­cas y piezas vin­ta­ge fran­ce­sas e ita­lia­nas se en­cuen­tran en­tre los pro­duc­tos de pri­me­ra en Ceri Vin­ta­ge, don­de el due­ño, Da­ni­lo Ceri, man­tie­ne su má­qui­na de co­ser en la par­te de atrás. An­drew Li­vings­ton elo­gia los “ge­nia­les pan­ta­lo­nes” (mu­chos he­chos de mo­les­kin, un ti­po de al­go­dón pe­sa­do) y las cha­que­tas de mi­ne­ro. “Tie­ne muy buen ojo pa­ra piezas de los 50 y dé­ca­das pre­ce­den­tes”, di­ce Oui­gi Theo­do­re, quien en una oca­sión tu­vo que dispu­tar­se un tra­je con Pu­glia.

LA ME­CA DE LA MO­DA RE­TRO

Las mez­clas ex­per­tas de ro­pa de­por­ti­va y mar­cas de di­se­ña­dor del cu­ra­dor Car­lo An­drea­ni, pa­ra hom­bres y mu­je­res, ha­cen de De­sii Vin­ta­ge una de las pa­ra­das cla­ves de la ciu­dad.

Hay que pen­sar en bol­sas de Louis Vuit­ton y Cha­nel, go­rras de tweed y Adi­das Ori­gi­nals.

“Es de lo­cos lo ac­ce­si­ble que son al­gu­nas mar­cas eu­ro­peas de ro­pa pa­ra la ofi­ci­na”, di­ce Li­vings­ton, y la co­lec­ción de fe­do­ras es de lo me­jor.

EN BUS­CA DE TE­SO­ROS RA­ROS

Ca­zar te­so­ros en el mer­ca­do de las pul­gas de la Piaz­za

San­to Spi­ri­to (el se­gun­do do­min­go de ca­da mes) se ha vuel­to más di­fí­cil mien­tras más co­no­ce­do­res de piezas vin­ta­ge y an­ti­güe­da­des han em­pe­za­do a ex­ca­var en­tre las ri­que­zas de la ciu­dad. A pe­sar de eso, si­gue te­nien­do mu­cho que ofre­cer. “Hay mu­chos li­bros vie­jos ge­nia­les”, di­ce Li­vings­ton, quien re­cien­te­men­te en­con­tró un di­se­ño de una cu­bier­ta de pa­pel de alu­mi­nio que ins­pi­ró una de las ca­jas pa­ra las piezas de su tien­da Knic­ker­boc­ker.

AHO­RRA TIEM­PO EN UNA BO­TE­LLA (LI­TE­RAL­MEN­TE)

Lan­za­da ha­ce 400 años, Of­fi­ci­na Pro­fu­moFar­ma­ceu­ti­ca di San­ta Maria No­ve­lla, la lu­jo­sa per­fu­me­ría y bo­ti­ca flo­ren­ti­na, es una de las más an­ti­guas mar­cas de li­festy­le del mun­do (su po­pu­lar agua de ro­sas fue usa­da co­mo de­sin­fec­tan­te du­ran­te la Pes­te Ne­gra). Su pa­ra­fer­na­lia pa­la­cie­ga, su­ma­da al su­til tor­be­llino de aro­mas her­ba­les y flo­ra­les, ha­cen que vi­si­tar­la sea un must. “Es el me­jor lu­gar pa­ra com­prar re­ga­los”, di­ce Schu­man, quien de­ja mu­chos de sus ja­bo­nes y lo­cio­nes San­ta Maria No­ve­lla sin abrir. “Na­die ha­ce em­pa­ques co­mo ellos. A ve­ces so­la­men­te com­pro por eso”.

PRO­DUC­TOS DE PIEL QUE SÓ­LO EN­CUEN­TRAS AQUÍ

Un no­ta­ble es­fue­zo en­tre las fa­mi­lias flo­ren­ti­nas del ne­go­cio del cue­ro y los frai­les Fran­cis­ca­nos (quie­nes han con­ver­ti­do la vie­ja ala de dor­mi­to­rios de una igle­sia del si­glo tre­ce) es la Scuo­la del Cuoio, es­cue­la de ma­nu­fac­tu­ra y ar­te­sa­nías que ha en­tre­na­do a los ciu­da­da­nos más des­afor­tu­na­dos pa­ra con­ver­tir­los en ar­te­sa­nos ex­per­tos, des­de fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Los me­jo­res es­tu­dian­tes son con­tra­ta­dos pa­ra la cons­truc­ción de piezas (car­te­ras, cin­tu­ro­nes y ac­ce­so­rios de ofi­ci­na, ela­bo­ra­dos con ma­te­ria­les que van des­de piel de be­ce­rro has­ta el co­co­dri­lo) que se ven­den en su tien­da.

EL ME­JOR LU­GAR PA­RA PA­SAR EL DÍA

Ocu­pan­do uno de los me­jo­res lu­ga­res en la Piaz­za de­lla Re­pub­bli­ca des­de ha­ce un si­glo, Ca­fé Gi­lli es un po­pu­lar pun­to de reunión du­ran­te los shows. “Em­pe­za­mos el día con un desa­yuno aquí – cap­puc­cino y crois­sants- o lo ter­mi­na­mos con unos tra­gos a al­tas ho­ras de la no­che”, di­ce Po­glia.

PA­RA UN NEGRONI PER­FEC­TO

Un hots­pot du­ran­te el ve­rano es Harry’s Bar, un re­fu­gio clá­si­co a lo lar­go del Arno, abier­to ori­gi­nal­men­te en 1953 y que man­tie­ne mu­cho de su en­can­to de mi­tad de si­glo: des­de las lám­pa­ras de cris­tal de Mu­rano has­ta las re­ca­ta­das co­pas de mar­ti­ni. “Es el pun­to de reunión fa­vo­ri­to pa­ra un negroni de ver­dad”, di­ce Po­glia (el coc­tel fue in­ven­ta­do en Flo­ren­cia).

El Be­lli­ni es otro fa­vo­ri­to.

DÓN­DE DUER­MEN ES­TOS EX­PER­TOS DE LA MO­DA

Flo­res fres­cas, si­llo­nes de ore­jas, es­tam­pa­dos de ce­bra, man­tas de ca­che­mi­ra y gra­ba­dos fi­nos en las pa­re­des se en­cuen­tran en­tre los to­ques de es­ti­lo en J.K. Pla­ce, un ho­tel de 20 ha­bi­ta­cio­nes en el cen­tro sto­ri­co. “Amo ca­da pe­que­ño de­ta­lle”, di­ce Squar­zi, quien se hos­pe­da en es­te lu­gar ca­da vez que via­ja a Flo­ren­cia. Su loun­ge bar es uno de los si­tios más ele­gan­tes en la ciu­dad pa­ra un tra­go noc­turno.

Vi­vir Pit­ti Uomo en car­ne pro­pia no só­lo im­pli­ca ser par­te de los shows, sino tam­bién vi­si­tar al­gu­nos si­tios tra­di­cio­na­les.

En la otra pá­gi­na:

La ban­da de Pit­ti en el cen­tro his­tó­ri­co de

Flo­ren­cia. Arri­ba: Du­ran­te

los shows, al­gu­nas de las me­jo­res es­ce­nas

es­tán al ni­vel de la ca­lle (los za­pa­tos de Po­glia,

al cen­tro de la fo­to, son de piel de cor­do­bán de Al­den). Sobre es­tas lí­neas:

Ash­ley Owens se une al gru­po cer­ca de San­ta Maria No­ve­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.