COS­MÉ­TI­CA AMA­TEUR

In­te­grar unos bue­nos há­bi­tos de cui­da­dos per­so­na­les en tu ru­ti­na no es fá­cil. Pe­ro siem­pre pue­des se­guir estos pe­que­ños tru­cos pa­ra em­pe­zar.

GQ Latinoamerica - - JUL: 2016 - Por Héctor Iz­quier­do

Es mo­men­to de in­te­grar bue­nos há­bi­tos per­so­na­les en tu ru­ti­na dia­ria. GQ te guía pa­ra que ini­cies con el pie de­re­cho tu aven­tu­ra en el des­lum­bran­te mundo de la cos­mé­ti­ca mas­cu­li­na.

MA­XI­MI­ZA LA DU­CHA

A Les­ter Burn­ham, la en­car­na­ción de la cri­sis de los 40 ma­gis­tral­men­te in­ter- pre­ta­da por Ke­vin Spa­cey en Ame­ri­can Beauty, le gus­ta­ba apro­ve­char la in­ti- mi­dad de la du­cha pa­ra en­tre­gar­se a esos placeres que por de­fi­ni­ción só­lo se dis­fru­tan en el aban­dono de uno mis­mo y la in­di­gen­cia de la clan­des- ti­ni­dad. Na­da más le­jos de nues­tro áni­mo que es­ta­ble­cer jui­cios mo­ra­les o cen­su­rar esos jue­gos so­li­ta­rios. Pe­ro acuér­da­te de a dón­de le lle­va­ron a es­te su­bur­bial pa­dre de fa­mi­lia la frui­ción ona­nis­ta y el re­vue­lo hor­mo­nal de la me­dia­na edad. Ojo, spoi­ler: al fi­nal le pe­gan un ti­ro en la ca­be­za. Sin que una co­sa guar­de re­la­ción con la otra, exis- ten me­jo­res mo­dos de apro­ve­char los diez mi­nu­tos que de­di­ca­mos a dia­rio a nues­tra hi­gie­ne más bá­si­ca –por su­pues­to, hay opi­nio­nes–. Es al­go tan sim­ple co­mo or­de­nar so­bre uno de los es­tan­tes de tu ba­ño un buen sham­poo, un lim­pia­dor fa­cial, un ex­fo­lian­te pa­ra ros­tro y un gel de lim­pie­za cor­po­ral con agen­tes hi­dra­tan­tes. Y lue­go usar- los. Con­si­dé­ra­lo una suer­te de cha­pu- zón 2.0, adap­ta­do a los tiem­pos que te ha to­ca­do vi­vir. Los más pro tie­nen in­clu­so un es­pe­jo ins­ta­la­do en el cu­bí- cu­lo pa­ra afei­tar­se mien­tras can­tu­rrean los úl­ti­mos éxi­tos de cual­quier in­tér- pre­te de mo­da. To­do es vá­li­do. Lo que pa­sa en la du­cha se que­da en la du­cha.

HAZ­LO PLA­CEN­TE­RO

Es evi­den­te que so­mos más pro- cli­ves a re­pe­tir aque­llas con­duc­tas que nos re­sul­tan pla­cen­te­ras. Un tal Pá­vlov ya des­cu­brió a principios del si­glo XX que nues­tro cuer­po apren­de a an­ti­ci­par­se a las ru­ti­nas agra­da­bles se­gre­gan­do cier­tos ju­gos y hor­mo­nas –bueno, en reali­dad él se cen­tró más en los pe­rros, pe­ro le die­ron un pre­mio No­bel, que es lo que cuen­ta–. De he­cho, si los or­gas- mos do­lie­ran, es po­si­ble que ya nos hu­bié­ra­mos ex­tin­gui­do. Que­re­mos de­cir con es­to que con­ver­tir los cui- da­dos de tu piel en una obligación fas­ti­dio­sa es la ma­ne­ra más fá­cil de fra­ca­sar en la ne­ce­sa­ria cons­tan­cia que se re­quie­re pa­ra ob­te­ner bue- nos re­sul­ta­dos a me­diano y lar­go pla­zo. Por el con­tra­rio, si te plan­teas esas mis­mas di­li­gen­cias co­mo un ri­tual agra­da­ble es bas­tan­te po­si- ble que aca­bes re­pi­tién­do­las por pu­ro gus­to a lo lar­go del tiem­po. Te acon­se­ja­mos, por tan­to, que eli­jas con cui­da­do los ti­pos de tex­tu­ras y fra­gan­cias que te re­sul­tan atrac­ti­vas en un pro­duc­to. Tam­bién que re­cla- mes pa­ra ti unos mi­nu­tos al día y los de­di­ques ín­te­gra­men­te a mi­mar­te sin nin­gún ti­po de cul­pa. Me­jor por la no­che, to­da vez que fi­ni­qui­tes tus obli­ga­cio­nes. Pren­de unas ve­las aro­má­ti­cas o món­ta­te to­do un spa en casa si ha­ce fal­ta. Me­di­ta, li­be­ra la men­te de las car­gas pe­sa­das del día. Em­pléa­te a fon­do en ali­near to­dos tus sen­ti­dos y emo­cio­nes. Jus­to cuan­do lo con­si­gas, ven­drá uno de tus hi­jos a to­car­te las na­ri­ces o tu chi­ca a que le ayu­des a abrir un ta­rro de vi­drio. Pe­ro al me­nos lo in­ten­tas­te, ¿no?

TO­MA EJEM­PLO DE SUI­ZA

Po­cos objetos son tan in­creí­bles co­mo una na­va­ja sui­za. No só­lo son bo­ni­tas e in­ge­nio­sas, sino tam­bién tre­men- da­men­te úti­les. Más que la ma­yo­ría de los gad­gets que pue­des en­con­trar en el mer­ca­do. Pre­su­me to­do lo que quie­ras de las in­fi­ni­tas apli­ca­cio­nes de tu ul­ti­mí­si­mo ipho­ne 6S, pe­ro a ver si en­cuen­tras al­guno que sir­va pa­ra abrir una la­ta de atún en medio del mon­te. Di­cen que to­dos los sol­da­dos sui­zos lle­van una na­va­ja sui­za. Se­gún Cliff Cla­vin, el inefa­ble car­te­ro –y ol­vi­da­do pre­cur­sor del cu­ña­dí­si­mo– de Cheers, es la prin­ci­pal ra­zón por la que na­die ata­ca nun­ca Sui­za. Será. Con el su­fi- cien­te va­lor y des­pre­cio por tu pro­pia vi­da, in­clu­so po­drías afei­tar­te con una. Pe­ro no es­ta­mos aquí pa­ra pro- po­ner­te que uti­li­ces –li­te­ral­men­te– una na­va­ja sui­za pa­ra tu cui­da­do per- so­nal. Lo que que­re­mos re­co­men­dar­te es que abra­ces su fi­lo­so­fía. Es de­cir, la de re­unir to­do el universo en un glorioso y úni­co en­va­se. Aplí­ca­te en la ca­ra un cos­mé­ti­co que con­ten­ga agen­tes hi­dra­tan­tes, cal­man­tes y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to, y ve­rás el ros­tro de Dios. Amén de aho­rrar­te el af­ter- sha­ve y la cre­ma an­ti-aging, co­mo po­co. Por­que a los hom­bres nos gus­ta que nos lo pon­gan fá­cil y sim­pli­fi­quen nues­tras ru­ti­nas. Si, ade­más, in­clu­ye fil­tro de pro­tec­ción so­lar SPF15, se­ría per­fec­to. No te va­mos a en­ga­ñar: con un pro­duc­to así no po­drás abrir una la­ta de atún en es­ca­be­che. Pe­ro ca­si.

SI TE PLAN­TEAS UN RI­TUAL AGRA­DA­BLE, ES MUY PRO­BA­BLE QUE ACA­BES REPITIÉNDOLO POR GUS­TO A LO LAR­GO DEL TIEM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.