EL MUNDO DE TOMMY

GQ Latinoamerica - - JUL: 2016 - Por Ro­bert Johnston

Ha­ce­mos un re­pa­so a la tra­yec­to­ria del di­se­ña­dor ame­ri­cano Tommy Hil­fi­ger y los mo­men­tos cla­ve de su éxi­to.

An­tes de ocu­par su lu­gar en­tre la aris­to­cra­cia de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se, Tommy Hil­fi­ger so­bre­vi­vió a la ban­ca­rro­ta y a la so­bre­ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. Hoy “el Tommy re­no­va­do” le cuen­ta a GQ acer­ca de có­mo pu­do trans­for­mar una mar­ca que lu­cha­ba por po­si­cio­nar­se en el mer­ca­do en un im­pe­rio mul­ti­mi­llo­na­rio, de las no­ches sal­va­jes en com­pa­ñía de Andy War­hol y por qué, in­clu­so te­nien­do una vi­da fa­mi­liar ab­so­lu­ta­men­te fe­liz, no pue­de apar­tar­se del ne­go­cio que ama.

Cuan­do tu nom­bre apa­re­ce, le­tra por le­tra, en ca­rac­te­res de tres me­tros de al­to so­bre Ti­mes Squa­re, en Nue­vayork, pue­des te­ner la ple­na se­gu­ri­dad de que has al­can­za­do el éxi­to. Sin em­bar­go, es­to no siem­pre es así: a ins­tan­cias de Geor­ge Lois, el le­gen­da­rio di­rec­tor de ar­te del mundo pu­bli­ci­ta­rio, Tommy Hil­fi­ger op­tó por ha­cer las co­sas de otro mo­do. “Yo no te­nía idea de quién era Geor­ge", ad­mi­te Hil­fi- ger. "Cuan­do me lo pre­sen­ta­ron me di­je­ron que era el ge­nio per­fec­to de la pu­bli­ci­dad. Y lue­go me ad­vir­tie­ron que no ha­cía pu­bli­ci­dad pa­ra mo­da, así que me sen­tí un tan­to con­fun­di­do: en­ton­ces, ¿qué ha­cía­mos ha­blan­do con él? Yo es­pe­ra­ba que al­guien co­mo Pe­ter Lind­bergh ac­ce­die­ra a ha­cer las fotos pa­ra nues­tra cam­pa­ña, pe­ro tan pron­to Geor­ge en­tró a mi ofi­ci­na, me di­jo, ‘Ah, no, no pue­des ha­cer eso’. La ver­dad, me dio un po­co de mie­do”.

De ma­ne­ra que, en 1986, el lan­za­mien­to de la mar­ca que lle­va su nom­bre fue anun­cia­do con una car­te­le­ra gi­gan­te en el co­ra­zón de la zo­na de tea­tros en Man­hat­tan, y en ella se po­nía al en­ton­ces des­cono- ci­do Hil­fi­ger a la mis­ma al­tu­ra que el triun­vi­ra­to de los gran­des nom- bres de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se, co­no­ci­dos por to­dos: Ralph Lau­ren, Cal­vin Klein y Perry Ellis. “De he­cho, su pri­me­ra idea fue mos­trar fo­to­gra­fías de Ralph Lau­ren y Cal­vin Klein con una gran X en­ci­ma –di­ce Hil­fi­ger–, dan­do a en­ten­der que ellos re­pre­sen­ta­ban lo vie­jo, y lue­go una fo­to mía di­cien­do al­go así co­mo es­to es lo nue­vo. Yo me ne­gué ro­tun­da­men­te, no que­ría ni po­día ha­cer eso”.

Las ideas ini­cia­les de Hil­fi­ger iban más por el la­do de lle­var a al­gu­nos mo­de­los jó­ve­nes a los Hamptons y fo­to­gra­fiar­los so­bre las du­nas de arena, con el mar co­mo te­lón de fon­do. “Pe­ro Geor­ge me di­jo, ‘¿Es­tás lo­co? No va­yas a ha­cer eso. Te de­mo­ra­rás 20 años en cons­truir una mar­ca de esa ma­ne­ra’”. Y pa­ra de­mos­trar su pun­to, Lois le en­se­ñó unos car­te­les con anun­cios de Ar­ma­ni, Ver­sa­ce y mu­chos otros di­se­ña­do­res. Ha­bía re­ti­ra­do los nom­bres de

“Me gus­ta au­sen­tar­me del tra­ba­jo y que no se me es­té bus­can­do. En Es­ta­dos Uni­dos, ir a co­mer a un res­tau­ran­te no es lo más dis­cre­to. Pe­ro lo ad­mi­to: ser una per­so­na co­no­ci­da te ayu­da a con­se­guir una bue­na me­sa”.

los car­te­les y re­tó a Hil­fi­ger a iden­ti­fi­car la mar­ca só­lo por la fo­to. “Era ca­si im­po­si­ble, así que me con­ven­ció de ha­cer al­go ra­di­cal- men­te dis­tin­to”.

En­ton­ces, Lois le mos­tró a Hil­fi­ger la cam- pa­ña que te­nía en men­te. “Le di­je que no ha­ría eso, que era hu­mi­llan­te y mo­les­ta, pe­ro mis so­cios me re­cor­da­ron que no te­nía­mos mu­cho di­ne­ro y que lo que nos con­ve­nía era dar a co­no­cer nues­tro nom­bre tan efec­ti­va­men­te co­mo fue­ra po­si­ble, así que, muy a mi pe­sar, ac­ce­dí. Fue la pri­me­ra vez en que con­si­de­ré re­nun­ciar a es­te sue­ño y en­te­rrar la ca­be­za en la arena; me sen­tía aver­gon­za­do y des­con­cer- ta­do. Cuan­do fi­nal­men­te sa­lió la cam­pa­ña, me se­guía pa­re­cien­do ho­rri­ble y [me pre­gun­té] por qué les ha­bría he­cho ca­so. Me di­je que de­bía ha­ber­me de­ci­di­do por los mo­de­los en la pla­ya”.

Cier­ta­men­te, de­be ha­ber ha­bi­do mu­cha gen­te que en­con­tró ofen­si­va la cam­pa­ña de Hil­fi­ger, pe­ro el tiem­po le dio la ra­zón a Lois, y el hom­bre que no ha­cía mu­cho ha­bía llegado a con­si­de­rar cam­biar su nom­bre atommy Hill por­que era más fá­cil de pro­nun­ciar, de pron­to des­cu­brió que se ha­bía con­ver­ti­do en una mar­ca co­no­ci­da. Iró­ni­ca­men­te, mu­cha gen­te pen­só que era un nom­bre in­ven­ta­do. Hoy, se ha vuel­to tan fa­mo­so que ni ne­ce­si­ta usar su ape­lli­do. Pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mundo, sim- ple­men­te es “Tommy”, e in­clu­so el si­tio web de la com­pa­ñía es tommy.com. En su ca­so no exis­ten las (li­ge­ra­men­te pu­si­lá- ni­mes) de­fe­ren­cias que en oca­sio­nes se ven en los círcu­los de al­ta mo­da de París y Mi­lán. No hay du­da de que el equi­po de Hil­fi­ger tie­ne un gran res­pe­to por su je­fe, pe­ro tam­bién sien­ten un pro­fun­do afec­to por él.

Por si fue­ra po­co, es una de esas per­so­nas que pa­re- cen no en­ve­je­cer ja­más, pa­ra cons­ter­na­ción de los de­más. Cuan­do nos en­con­tra­mos en Cla­rid­ge’s, unos cuan­tos días des­pués de su ce­na anual en el Lon­don Co­llec­tions Men, lo vi in­ma­cu­la­do, pa­ra na­da re­fle­ja sus 65 años. Se ve de la mis­ma edad que cuan­do nos co­no­ci­mos, ha­ce diez años. Ade­más, prác­ti­ca­men­te to­do mundo lo re­co­no­ce: al cru­zar el sa­lón pa­ra sa­lu­dar a Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, quien es­ta­ba ahí con mo­ti­vo del es­treno de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de la sa­ga de Ter­mi­na- tor, to­das las ca­be­zas se gi­ra­ron pa­ra ver­lo, y hu­bo mur­mu­llos que des­ta­ca­ban que el ros­tro de Hil­fi­ger lu­ce mu­cho me­jor con­ser­va­do que el de Ar­nie.

A pe­sar de to­do, se res­pe­ta su pri­va­ci­dad y eso es al­go que Hil­fi­ger agra­de­ce. “Me gus­ta au­sen­tar­me del tra­ba­jo y que no se me es­té bus­can­do. En Es­ta­dos Uni­dos, ir a co­mer a un res­tau­ran­te pro­ba­ble­men­te no sea lo más dis­cre­to que po­dría ha­cer. Cla­ro, ad­mi­to que ser una per­so­na co­no­ci­da te ayu­da a con­se­guir me­sa en bue­nos res­tau­ran­tes, pe­ro mis hi­jos es­tán más que har­tos de que la gen­te se acer­que a don­de es­ta­mos y me pi­da fo­to­gra­fías o au­tó­gra­fos”.

Hil­fi­ger tie­ne an­te­pa­sa­dos sui­zo-ger­ma­nos (aun­que tam- bién afir­ma ser des­cen­dien­te di­rec­to del poe­ta Ro­bert Burns).

Na­ció en El­mi­ra, una pe­que­ña lo­ca­li­dad per­di­da en lo más re­cón­di­to del es­ta­do de Nue­va York. Su pa­dre era jo­ye­ro y su ma­dre, en­fer­me­ra; él fue el se­gun­do de nue­ve hi­jos. Su ni­ñez no fue par­ti­cu­lar­men­te fe­liz y nun­ca fue buen es­tu­dian­te. De ni­ño que­ría ser ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano, pe­ro pe­sa­ba me­nos de 50 kg, así que hu­bie­ra si­do una muy ma­la elec­ción de ca­rre­ra, por lo que se con­cen­tró en la mú­si­ca y en las chi- cas, y de he­cho fue su pre­di­lec­ción por las pro­pues­tas de Mick Jag­ger y Da­vid Bo­wie lo que le per­mi­tió sem­brar la se­mi­lla de la au­to­rrein­ven­ción, así co­mo la con­vic­ción de que po­día, de la na­da, con­ver­tir­se en al­guien im­por­tan­te.

No te­nía mu­chas es­pe­ran­zas de ser ad­mi­ti­do en la uni­ver- si­dad, así que co­men­zó a pen­sar có­mo mon­tar un ne­go­cio, y em­pe­zó a ha­cer via­jes fre­cuen­tes a Man­hat­tan pa­ra sur­tir­se de pan­ta­lo­nes acam­pa­na­dos co­mo los que usa­ban sus hé­roes, mis­mos que les ven­día a sus ami­gos, con un pe­que­ño por­cen- ta­je de ga­nan­cia. Fue así que pu­do abrir su pri­me­ra tien­da, People’s Pla­ce, en don­de ven­día dis­cos, pa­pel pa­ra en­ro­llar ci­ga­rri­llos e in­cien­so. Sus via­jes a la ciu­dad eran ca­da vez más fre­cuen­tes y de pron­to ya es­ta­ba en Stu­dio 54 con­vi­vien­do con Andy War­hol.

Des­afor­tu­na­da­men­te, pa­ra cuan­do cum­plió 25 años, Peo- ple’s Pla­ce ha­bía que­bra­do. “La ra­zón por la que caí en ban-

ca­rro­ta fue que no sa­bía na­da so­bre ad­mi­nis­trar un ne­go­cio y sim­ple­men­te me que­dé sin di­ne­ro –nos di­ce–. Mis em­plea­dos me ro­ba­ban y yo no te­nía idea de si mi ne­go­cio era ren­ta­ble o no. Y por en­ci­ma de to­do, yo es­ta­ba un po­co... di­ga­mos, dis- traí­do. En aque­llos días de Stu­dio 54 so­lía des­ve­lar­me y lle­ga­ba a la ofi­ci­na co­mo a me­dio­día”.

De­rro­ta­do, pe­ro no ven­ci­do, Hil­fi­ger sa­bía exac­ta­men­te lo que que­ría ha­cer pa­ra vol­ver a po­ner­se de pie: que­ría cons- truir una mar­ca re­la­cio­na­da con estilo de vi­da. Pa­ra 1985 ya ha­bía fun­da­do la Cor­po­ra­ción Tommy Hil­fi­ger, con la ayu­da del mag­na­te in­dio de la mo­da Mohan Mur­ja­ni, el hom­bre que le pre­sen­tó al mundo la pri­me­ra mar­ca de jeans de di­se­ña- dor, Glo­ria Van­der­bilt. Po­co des­pués, su nom­bre li­te­ral­men­te do­mi­na­ba el mid­town Man­hat­tan.

Al mundo le en­can­tó su bri­llan­te es­té­ti­ca que mez­cla­ba la ima­gen de la gen­te pu­dien­te con pren­das estilo gangs­ta rap, y cuan­do en 1994 Snoop Dogg apa­re­ció en un show de Sa­tur­day Night Li­ve ata­via­do con pren­das de Tommy Hil­fi­ger, las ven­tas se dis­pa­ra­ron has­ta el cie­lo. Hil­fi­ger fue uno de los pri­me­ros di­se­ña­do­res en adop­tar, con total en­tu­sias­mo, la es­tra­te­gia de te­ner ce­le­bri­da­des a ma­ne­ra de por­ta­vo­ces. Tra­ba­jó con Aa­li­yah y en 1999 la mar­ca fue el prin­ci­pal pa­tro­ci­na­dor del tour Baby One Mo­re Ti­me, de Brit­ney Spears.

Sin em­bar­go, es­te mis­mo éxi­to sin pre­ce­den­tes po­co a po­co fue mon­tan­do el es­ce­na­rio pa­ra el desas­tre que se ave­ci­na­ba. “Nos es­tá­ba­mos vol­vien­do su­ma­men­te po­pu­la­res y no su­pi­mos pa­rar a tiem­po –di­ce Tommy–, y así aca­ba­mos aba­ra­tan­do la mar­ca. Me di cuen­ta de cuan­do es­to em­pe­zó, pe­ro nues­tro tren ya iba muy rá­pi­do y no ha­bía ma­ne­ra de pa­rar­lo. Ha­bía una gran de­man­da por nues­tro pro­duc­to y ade­más, pa­ra en­ton­ces ya es­tá­ba­mos co­ti­zan­do en bol­sa, de ma­ne­ra que ne­ce­si­tá­ba­mos au­men­tar el pre­cio de las ac­cio­nes, y for­za­mos de­ma­sia­do las co­sas”. Una man­cha ca­yó so­bre el nom­bre Hil­fi­ger, se vol­vió dis­per­sa y apa­re­cía in­dis­cri­mi­na­da­men­te, por do­quier, víc­ti­ma del error de over­bran­ding. En un mer­ca­do de por sí sa­tu­ra­do, la mar­ca fue per­dien­do cre­di­bi­li­dad y, co­mo con­se­cuen­cia, lle­gó el pun­to en que las ven­tas em­pe­za­ron a caer.

Sin em­bar­go, co­mo Tommy ya ha­bía te­ni­do ex­pe­rien­cias pre­vias con la si­tua­ción de ban­ca­rro­ta, po­dría de­cir­se que su al­ma es­ta­ba fo­rra­da con una co­ra­za de hie­rro. “Hay mu­chos ne­go­cios que no so­bre­vi­ven a ese fe­nó­meno, pe­ro yo nun­ca me vi co­mo uno de ellos”. Así, en 2006, la com­pa­ñía fue ven­di­da a los em­pren­de­do­res de Apax Part­ners, por 1.6 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro Hil­fi­ger no se re­ti­ró en es­ta eta­pa. Él y sus so­cios se die­ron cuen­ta de que la so­lu­ción pa­ra los pro­ble­mas que en­fren­ta­ba la mar­ca los es­ta­ba mi­ran­do a los ojos, li­te­ral­men­te, des­de el Vie­jo Con­ti­nen­te.

“La ra­zón por la que caí en ban­ca­rro­ta fue que no sa­bía na­da so­bre ad­mi­nis­trar un ne­go­cio y sim­ple­men­te me que­dé sin di­ne­ro. Mis em­plea­dos me ro­ba­ban y yo no te­nía idea de si mi ne­go­cio era ren­ta­ble o no”.

“Me abu­rro fá­cil­men­te, así que to­do el tiem­po bus­co ver co­sas nue­vas, por eso dis­fru­to el as­pec­to crea­ti­vo que tie­ne la mo­da: los des­fi­les, las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, la vi­sión de ha­cia dón­de se di­ri­gen las mar­cas y las colecciones”.

“En Eu­ro­pa no ha­bía te­ni­do lu­gar una ex­pre­sión tan gran­de de nues­tro lo­go, y la mar­ca ha­bía per­ma­ne­ci­do fiel a sus prin- ci­pios. Es­ta­ba muy bien po­si­cio­na­da, y el cre­ci­mien­to del otro la­do del Atlán­ti­co ha­bía si­do muy me­tó­di­co. En­ton­ces, de­ci- di­mos apren­der de nues­tra ex­pe­rien­cia eu­ro­pea y apli­car­la al res­to del mundo”.

Fue así que vol­vie­ron al look clá­si­co de Tommy, preppy pe­ro atre­vi­do, con ca­mi­sas de bo­to­na­du­ra al fren­te y pan­ta- lo­nes de al­go­dón, y pron­to las ven­tas re­mon­ta­ron. Adiós, hip hop, ho­la de nue­vo Har­vard. “Cuan­do em­pe­za­mos a pe­ne­trar el mer­ca­do eu­ro­peo, pu­de cons­ta­tar que en to­do el mundo exis­tía un apre­cio y un ape­ti­to por la ro­pa ca­sual es­ta­dou­ni- den­se, es­pe­cial­men­te en To­kio, Hong Kong y al­gu­nas otras ciu­da­des cla­ve”.

Pa­ra 2009, co­mo acos­tum­bran ha­cer las em­pre­sas de ca­pi- tal de ries­go, Apax ya es­ta­ba bus­can­do có­mo sa­lir del ne­go­cio, y cuan­do el con­glo­me­ra­do de mar­cas de mo­da Phi­llips-van Heu­sen Cor­po­ra­tion (pro­pie­ta­rios de la mar­ca de ca­mi­sas Van Heu­sen y de Cal­vin Klein) les hi­zo una ofer­ta, ellos in­me­dia- ta­men­te con­cre­ta­ron la ven­ta. Al año si­guien­te, Apax ven­dió, con una ju­go­sa ga­nan­cia que du­pli­có su in­ver­sión.

Aho­ra, For­bes se re­fie­re a Hil­fi­ger co­mo “el re­no­va­do Tommy”. Es­ta pu­bli­ca­ción in­for­mó, en di­ciem­bre de 2014, que “pa­ra sal­var a Tommy Hil­fi­ger, se es­tán rom­pien­do to­das las re­glas de las ven­tas al me­nu­deo en los tiem­pos mo­der­nos: au­men­tan los pre­cios, re­du­cen las ta­llas, se­gre­gan a los con- su­mi­do­res y cie­rran tien­das. Es una es­tra­te­gia que se opo­ne a la más ele­men­tal in­tui­ción, pe­ro es­tá fun­cio­nan­do”.

“En 2013, nues­tras ga­nan­cias a ni­vel mun- dial al­can­za­ron un ré­cord de 3.4 mil mi­llo- nes de dó­la­res, lo que re­pre­sen­ta­ba sie­te por cien­to más que el año pa­sa­do (pa­ra ma­yor pers­pec­ti­va, en 2005 las ven­tas fue­ron de 1.8 mil mi­llo­nes de dó­la­res, cuan­do las ven­tas de la com­pa­ñía se des­plo­ma­ron)”, di­ce Hil­fi­ger.

Tommy si­gue enamo­ra­do del día a día en la in­dus­tria de la mo­da. “Lo dis­fru­to –di­ce–, por­que el mundo aún me des­pier­ta mu­cha

cu­rio­si­dad, es­te ne­go­cio aún me des­pier­ta mu­cha cu­rio­si­dad. Me abu­rro fá­cil­men­te, así que to­do el tiem­po bus­co ver co­sas nue­vas, por eso de ver­dad dis­fru­to el as­pec­to crea- ti­vo que tie­ne la mo­da: los des­fi­les, las cam- pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, la vi­sión de ha­cia dón­de se di­ri­gen las mar­cas y las colecciones. Ayer, na­da más, es­tu­ve to­do el día en Áms­ter­dam, vien­do las colecciones y el pro­duc­to en sí, y eso me ha­ce sentir muy bien. Se sien­te bien to­car, sentir, pro­bar­se”.

Pue­de que la gen­te lo per­ci­ba co­mo un ti­po agra­da­ble, pe­ro na­die le­van­ta un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio sim­ple­men­te sien­do bue­na gen­te, así que to­da­vía es de los que pue­den ha­cer sal­tar a los miem­bros de su equi­po, so­bre to­do en su ca­li­dad de je­fe de diseño. “Me gus­ta in­vo­lu­crar­me con el as­pec­to crea- ti­vo. Cuen­to con un gran equi­po y el 90 por cien­to del tiem­po les di­go lo mu­cho que apre- cio su tra­ba­jo, pe­ro efec­ti­va­men­te, el diez por cien­to res­tan­te pue­do ha­cer que se pon­gan un po­qui­to ner­vio­sos. Si al­guien di­se­ña al­go y le po­ne mi nom­bre, a mí me tie­ne que en­can­tar lo que ha­ga; si veo al­go que no me en­can­ta, me sien­to emo- cio­nal­men­te de­sola­do. El otro día es­ta­ba vien­do unas blu­sas pa­ra da­ma y, pa­ra ser com­ple­ta­men­te fran­co, me pa­re­cie­ron es­pan­to­sas. Pre­gun­té por qué las te­nía­mos en la co­lec­ción y me di­je­ron que ‘ha­bía clien­tes a los que les gus­ta­ban es­te ti­po de co­sas’. Así que les di­je que las pren­das eran ho­rri­bles y que no me sen­tía a gus­to con ellas”.

A pe­sar de que de cuan­do en cuan­do po­ne a tem­blar a los miem­bros de su equi­po, Hil­fi­ger tie­ne una gran repu­tación co­mo hom­bre de fa­mi­lia. De he­cho, una de sus cam­pa­ñas mos­tra­ba a su pro­pia fa­mi­lia: “Aun­que yo no sa­lía en la fo­to, era otro ti­po de ca­be­llo cano, así que to­do mundo pen­só que era yo”. Tie­ne cua­tro hi­jos de su pri­me­ra es­po­sa, Su­sie: Ally, Ricky, Eli­za­beth y Kath­leen; y con su se­gun­da es­po­sa, Dee, tie­ne un hijo de seis años, Se­bas­tian.

“Mis hi­jos me man­tie­nen joven. Ro­dear­me de gen­te joven me gus­ta por­que yo ab­sor­bo su ener­gía, ellos me nu­tren. Me gus­ta en­te­rar­me de las úl­ti­mas tendencias en la cul­tu­ra pop, y tam­bién en las ar­tes, la mú­si­ca, el en­tre­te­ni­mien­to, los de­por- tes, etc. La otra no­che es­ta­ba con mi hijo, que tie­ne 25 años, se de­di­ca a la mú­si­ca y sa­lía con una can­tan­te, y ha­bía to­da cla­se de gen­te al­re­de­dor su­yo, mo­de­los, ac­to­res, de to­do. To­dos es­ta­ban ha­cien­do al­go dis­tin­to, pa­ra mí es muy in­tere­san­te ha­blar con estos jó­ve­nes, en­te­rar­me de por qué de­ci­die­ron ha­cer lo que aho­ra ha­cen, y cuá­les son sus si­guien­tes pro­yec- tos en Los Án­ge­les, en Nue­va York, en Lon­dres... To­dos via­jan to­do el tiem­po, to­dos te cuen­tan que ayer es­ta­ban en Hong Kong, y ma­ña­na van a L.A. por­que van a ro­dar una pe­lí­cu­la en Holly­wood, y des­pués se van de va­ca­cio­nes a Bo­ra Bo­ra. Ha­blar con ellos es co­mo es­tar en mo­vi­mien­to to­do el tiem­po”.

El pro­pio Hil­fi­ger tam­po­co sa­be es­tar­se quie­to en un so­lo lu­gar. Tie­ne un pent­hou­se en The Pla­za Ho­tel, en Nue­va York, y casas en Con­nec­ti­cut, Mia­mi e Is­la Mus­ti­que. Ade­más, al igual que mu­chos em­pre­sa­rios es­ta­dou­ni­den­ses, tam­bién le de­di­ca par­te de su tiem­po a ac­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas. “Cuan­do era ni­ño, aun­que mi fa­mi­lia no era pa­ra na­da acau­da­la­da, mi ma­dre aco­gía a otros ni­ños, me­nos afor­tu­na­dos que no­so­tros, y nos en­se­ña­ba que te­nía­mos que prac­ti­car la re­ci­pro­ci­dad. An­tes de em­pe­zar a ge­ne­rar bue­nos in­gre­sos, ayu­dé a cons­truir un cen­tro co­mu­ni­ta­rio en mi lo­ca­li­dad, pa­ra apo­yar a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos. Des­pués cons­truí un cam­pa­men­to de verano pa­ra el Fon­do Fresh Air, que ayu­da a sa­lir ade­lan­te a ni­ños pro­ve­nien- tes de los ghet­tos de Nue­va York. Y más ade­lan­te mi her­ma­na fue diag­nos­ti­ca­da con es­cle­ro­sis múl­ti­ple. Es una en­fer­me­dad muy di­fí­cil, así que tam­bién he pro­cu­ra­do in­vo­lu­crar­me con ini­cia­ti­vas de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra co­la­bo­rar con las in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas. En mi fa­mi­lia tam­bién te­ne­mos ca­sos de au­tis­mo, así que mi es­po­sa y yo for­ma­mos par­te del Con­se­jo de la Aso­cia­ción de Au­tism Speaks, y tra­ta­mos de re­cau­dar di­ne­ro que per­mi­ta en­con­trar una cu­ra”.

Lo que si­gue en la agen­da de la mar­ca Hil­fi­ger es una lí­nea de ro­pa in­te­rior, cu­yo ros­tro es Ra­fael Nadal, aun­que tam­bién el gran te­nis­ta es em­ba­ja­dor de su lí­nea de sas­tre­ría.

Pa­re­ce que to­da­vía hay uno o dos tru­cos que “el reno- va­do Tommy” no ha lo­gra­do do­mi­nar, así que al me­nos por el mo­men­to no lo ve­re­mos des­po­ján­do­se de la ro­pa.

La casa de Tommy y Dee Hil­fi­ger, al norte de Mia­mi, es­tá lle­na de co­lor. Su in­te­rior es ar­tís­ti­co y ener­gé­ti­co.

Iz­quier­da: Tommy con la es­cul­tu­ra “Acro­bats” de Keith Ha­ring, afue­ra de su casa fren­te a la pla­ya de Mia­mi.

Des­de sus ini­cios, las colecciones de Tommy Hil­fi­ger han con­ser­va­do un es­pí­ri­tu preppy y ne­ta­men­te ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.