EL KNOCKOUT DE ÉD­GAR RA­MÍ­REZ

Con su nue­va cin­ta, ti­tu­la­da Hands of Sto­ne, el ac­tor ve­ne­zo­lano se pre­pa­ra pa­ra ases­tar el gol­pe de­fi­ni­ti­vo en su bús­que­da por con­quis­tar Holly­wood.

GQ Latinoamerica - - CINE - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

En los úl­ti­mos me­ses de uni­ver- si­dad, un ami­go in­vi­tó a Éd­gar a ac­tuar en un cor­to­me­tra­je ex­pe­ri- men­tal. Él acep­tó, aun cuan­do su me­ta co­mo es­tu­dian­te de pe­rio­dis­mo era muy dis­tin­ta a la ac­tua­ción: que­ría de­di­car­se más al mundo de las re­la- cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El pro­yec­to en cues­tión fue a pa­rar a un Festival de Cor­tos que el mis­mo Ra­mí­rez di­ri­gía y que tu­vo co­mo es­ce­na­rio la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ahí fue don­de co­no­ció a un pro­fe­sor de ci­ne que, tras ver su la­bor a cua­dro, lo in­vi­tó a in­vo­lu­crar­se en la cin­ta que es­ta­ba es­cri­bien­do y pro- du­cien­do. La vi­da, o el des­tino, co­mo quie­ran lla­mar­le, se em­pe­ñó en que Éd­gar no pu­die­ra via­jar a Mé­xi­co pa­ra ha­cer el cas­ting. Tiem­po más tar­de, cuan­do el ve­ne­zo­lano se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en una ONG de su país na­tal, re­ci­bió la vi­si­ta de es­te pro­fe­sor, quien re­gre­sa­ba triun­fan­te de Cannes: se tra­ta­ba de Gui­ller­mo Arria­ga y el fil­me en cues­tión no era otro que Amo­res Pe­rros. “Él me ex­pli­có to­das las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de ser ac­tor. Me pre­gun­tó si que­ría in­ten­tar­lo y fue así co­mo me em­bar­qué en es­ta ca­rre­ra. Di­ga­mos que Gui­ller­mo fue mi men­tor”, recuerda con ca­ri­ño el sud­ame­ri­cano.

Na­ci­do en Ca­ra­cas, Ve­ne­zue­la, Éd­gar Ra­mí­rez es uno de los his­trio­nes la­ti­nos más po­pu­la­res del mo­men­to. Su talento no só­lo lo ha lle­va­do a ha­cer ci­ne en su país na­tal, co­mo el lar­go­me­tra­je Li­ber­ta­dor, en­tre otros, sino que tam­bién se ha in­vo­lu­cra­do en fil­mes fran­ce­ses ( À coeur ou­vert, 2012), co­lom­bia­nos ( Sa­lu­da al dia­blo de mi par­te, 2011) y, por su­pues­to, es­ta- dou­ni­den­ses ( Fu­ria de ti­ta­nes, 2012; Lí­bra­nos del mal, 2014; Point Break, 2015). Ade­más, en 2010 dio el sal­to a la pan­ta­lla chi­ca en una mi­ni­se­rie que le va­lió una no­mi­na­ción al Glo­bo de Oro co­mo Me­jor Ac­tor: Car­los.

El año pa­sa­do lo vi­mos co­mo pa­re­ja sen­ti­men­tal de la sexy Jen­ni­fer

Law­ren­ce en Joy, don­de tam­bién tu­vo que po­ner­se al tú por tú con el mis- mí­si­mo Ro­bert De Ni­ro, en un pa­pel que po­pu­la­ri­zó aún más su nom­bre. Es­te me­lo­dra­ma fue el preám­bu­lo de un año que apun­ta a ser par­tea­guas en su ca­rre­ra: en 2016 no só­lo lo ve­re­mos en Gold, al la­do de Matt­hew Mc­con- aug­hey, y en La chi­ca del tren, don­de com­par­te cré­di­tos con Lu­ke Evans y Emily Blunt; tam­bién se en­fun­da­rá los cal­zon­ci­llos del le­gen­da­rio bo­xea­dor pa­na­me­ño Ro­ber­to Du­rán en Hands of Sto­ne, fil­me que re­ci­bió ala­ban­zas y bue­nas crí­ti­cas tras su pa­so por el Fes- ti­val de Cannes, y que po­si­ble­men­te sig­ni­fi­que el gol­pe de­fi­ni­ti­vo de Ra­mí­rez en Holly­wood.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra ti dar vi­da al gran Ro­ber­to Du­rán? “Fue un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio por­que Ro­ber­to no só­lo es uno de los bo­xea­do­res más le­gen­da­rios de América Latina, tam­bién ayu­dó a cons­truir la iden­ti­dad de su país na­tal. Pa­na­má es una na­ción con pro­ble­mas de iden­ti­dad a lo lar­go de su his­to­ria: pri­me­ro per­te­ne­cía a Es­pa­ña, lue­go a Co­lom­bia, pos­te­rior­men­te a los fran- ce­ses y fi­nal­men­te vino la co­lo­nia nor- tea­me­ri­ca­na, que ter­mi­nó con la fir­ma del Tra­ta­do To­rri­jos-car­ter. Du­rán tu­vo mu­cho que ver en la cons­truc­ción de una uni­dad y to­do eso se plas­ma en Hands of Sto­ne”.

Vuel­ves a com­par­tir es­ce­na con Ro­bert De Ni­ro, ¿có­mo ha si­do tra- ba­jar con él? “Ro­bert es ma­ra­vi­llo­so, ha si­do un gran re­ga­lo en mi vi­da. En el set es una per­so­na muy ge­ne­ro­sa co­mo ar­tis­ta y co­mo ser hu­mano. Pa­ra un ac­tor de mi ge­ne­ra­ción, pa­ra un la­ti­noa- me­ri­cano, es un pri­vi­le­gio tra­ba­jar con el his­trión vi­vo más le­gen­da­rio”.

Des­de que pre­sen­ta­ron Hands of Sto­ne en Cannes se ha­bla de po­si­bles no­mi­na­cio­nes al Ós­car pa­ra Ro­bert y pa­ra ti, ¿qué lu­gar ocu­pan los re­cono- ci­mien­tos en tu ca­rre­ra? “Los pre­mios son be­llí­si­mos: ce­le­bras, te vas de fies­ta, te dan re­ga­los, te em­bo­rra­chas, to­dos te fe­li­ci­tan [ríe]; sin em­bar­go, no me gus­ta preo­cu­par­me por al­go que no es­tá en mis ma­nos. Eso no quie­re de­cir que ser re­co­no­ci­do no re­pre­sen­te una ale­gría, por­que de al­gu­na ma­ne­ra te di­ce que hay un gru­po de gen­te a la que le gus­tó tu tra­ba­jo, sin em­bar­go, no eli­jo per­so- na­jes o pro­yec­tos pen­san­do en los pre- mios. Eso se­ría ir en con­tra de mi ofi­cio”.

“Me ale­gra po­der dar vi­da a un per­so­na­je del ca­li­bre de Ro­ber­to Du­rán en Hands of Sto­ne”. Éd­gar Ra­mí­rez

De Ni­ro y Éd­gar Ra­mí­rez en Cannes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.