GUÍA DE ESTILO

Las dudas que nun­ca an­tes te ha­brías atre­vi­do a pre­gun­tar so­bre mo­day estilo. Re­lá­ja­te, aquí las res­pon­de­mos con maes­tría y lu­jo de de­ta­lle.

GQ Latinoamerica - - ZAPPING - Por Gon­za­gue Du­pleix

--¿CUÁL ES LA RA­ZÓN POR LA QUE HAY QUE PRO­CU­RAR MAN­TE­NER EL CAL­ZA­DO DE­POR­TI­VO LO MÁS BLAN­CO PO­SI­BLE?

Des­pués de cin­co años de acu­mu­lar mu­gre, los za­pa­tos de­por­ti­vos en co­lor cla­ro de­jan de ver­se a la mo­da, ¿sa­bías? De ca­ra a los nue­vos có­di- gos de lo co­ol (en­ten­di­dos co­mo el en­cuen­tro de la mo­da ca­lle­je­ra y la cul­tu­ra de­ca­den­te de nue­vos ri­cos), la su­cie­dad en los za­pa­tos ya no es signo de dis­tin­ción ab­so­lu­ta. Aho­ra, los za­pa­tos de­por­ti­vos de­ben lu­cir in­ma­cu­la­dos, co­mo si ca­da ma­ña­na les die­ras un up­da­te. De­be ser co­mo el cua­ren­tón ele­gan­te que les da una lec­ción a los par­ti­da­rios de la es­té­ti­ca del des­pil­fa­rro, esos que si­guen sien­do los úl­ti­mos bas­tio­nes del rock y que ocu­pan el po­dio más al­to de los crea­do­res in­de­pen­dien­tes.

--¿USAS TUS LEN­TES DE SOL PA­RA QUE TE PERCIBAN CO­MO UN PLAY­BOY AUN­QUE NO VEAS NI A UN ME­TRO DE DIS­TAN­CIA?

¿Eres de los que es­co­gen unos len­tes os­cu­ros y los usas así, tal cual co­mo los com­pras­te, sin acu­dir a una óp­ti­ca pa­ra gra­duar­los co­mo a tus len­tes de ver? Si es así, es mo­men­to de que lo re­con­si­de­res y que acu­das cuan­to an­tes a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra apli­car­les la gra­dua­ción, pues se­gún un es­tu­dio re­cien­te, só­lo el 50 por cien­to de la po­bla­ción con­si­de­ra a los len­tes de sol co­mo un ac­ce­so­rio in­dis­pen­sa­ble. Tus ojos te lo agra­de­ce­rán.

¿Le pa­re­ce que sea ur­gen­te re­con­ci­liar los ca­mi­nos de la mo­da con la fa­mo­sa tex­tu­ra de "piel de du­razno" de 1985? En aque­lla glo­rio­sa épo­ca, una co­no­ci­da mar­ca ale­ma­na de equi­po de­por­ti­vo po­pu­la­ri­zó un pan­ta­lón de ejer­ci­cio al que lla­mó Cha­llen­ger, y cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca era, pre­ci­sa­men­te, la sen­sa­ción al tac­to de piel de du­razno. 30 años más tar­de, el pan­ta­lón de ejer­ci­cio fe­ti­che de las cla­ses po­pu­la­res se ha con­ver­ti­do, de nue­vo, en ob­je­to de fas­ci­na­ción pa­ra la gen­te que se au­to­de­no­mi­na trendy y que siem­pre se emo­cio­na por las pre­fe­ren­cias de la cul­tu­ra pro­le­ta­ria. De la trans­gre­sión a la nor­ma­li­za­ción.

--¿CAR­TE­RA GRAN­DE O CHI­CA?

Has­ta ha­ce po­co, mu­chos de no­so­tros usá- ba­mos aque­lla car­te­ra tra­di­cio­nal, ne­gra o ca­fé, en la que guar­dá­ba­mos can­ti­da­des de do­cu­men­tos, tar­je­tas de cré­di­to y bi­lle­tes, y que se con­ver­tía en una es­pe­cie de far­do de bol­si­llo bas­tan­te in­có­mo­do. Esas car­te­ras no han des­apa­re­ci­do y se­gu­ra­men­te no lo ha­rán, lo que sí es evi­den­te es que hoy en día to­das las mar­cas de mo­da han rein­ven­ta­do es­te ac­ce­so- rio, pre­sen­tán­do­lo aho­ra en una gran va­rie­dad de co­lo­res y de es­ti­los, den­tro de los cua­les nos gus­tan dos op­cio­nes: los nue­vos tar­je­te­ros (les ca­be me­nos, pe­ro son más có­mo­dos) que pue­des com­ple­men­tar con un mo­derno clip en pla­ta pa­ra los bi­lle­tes, y las pequeñas car­te­ras con cre­ma­lle­ra que pue­des apro­ve­char me­jor.

--¿QUÉ HA SI­DO DE LA T-SHIRT ES­TAM­PA­DA?

En di­fe­ren­tes ins­tan­cias y me­dios, he­mos po­di­do cons­ta­tar que la ca­mi­se­ta con es­tam­pa­do rec- tan­gu­lar a la al­tu­ra del pe­cho es­tá re­co­bran­do fuer­za. Sí, esa mis­ma pren­da que uno pen­sa­ría en ir a com­prar a una de esas tien­das de ar­tícu­los de ofi­ci­na don­de, ade­más se pue­den con­se­guir eti­que- tas im­pre­sas con tin­ta, pe­dir que te en­gar­go­len un do­cu­men­to e im­pri­mir in­vi­ta­cio­nes se­gún mo­de­los pre­di­se­ña­dos. Es­to nos re­mi­te con nos­tal­gia a un tro­zo de la cul­tu­ra mains­tream de los años 90 (su­mé­mos­le Ti­ta­nic y al­gu­na de esas se­ries fa­mi- lia­res cu­yo nom­bre jus­to aho­ra se me es­ca­pa). Ya sa­bes qué es lo que hay que ha­cer.

--¿ES PRE­FE­RI­BLE UN CUE­LLO TI­PO CHI­ME­NEA A UNO DE TOR­TU­GA?

Los hom­bres que han en­gu­lli­do que­so (en­tre otros en­gor­da­do­res ali­men­tos) durante bas­tan­te tiem­po, pue­den op­tar por un cue­llo de chi­me­nea por­que, cier­ta­men­te, la com­pre­sión so­bre el ros­tro es mu­cho me­nos vio­len­ta. Pa­ra quie­nes ne­ce­si­ten más ar­gu­men­tos, per­mí­ta­se­me re­cor­dar que el cue­llo ti­po chi­me­nea es el pre­fe­ri­do por la tri­pu­la­ción del En­ter­pri­se, en­ca­be­za­dos por el ca­pi­tán Kirk, así co­mo por el agen­te 007 en su úl­ti­ma mi­sión, en la que de­be en­fren­tar­se a su (fal­so) medio her­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.