LE­GA­DO ES­CO­CÉS

GQ Latinoamerica - - CLÁSICOS - Por Iván Her­nán­dez Fo­to Luz Mon­te­ro

Pa­ra pre­ser­var el ca­mino edi­fi­ca­do por John­nie Wal­ker ha­ce ca­si 200 años se ne­ce­si­ta una mez­cla su­bli­me de tra­di­ción y mo­der­ni­dad. Rob­bie y Daisy Wal­ker, los úni­cos des­cen­dien­tes di­rec­tos del fun­da­dor de la mar­ca más re­co­no­ci­da de whisky en el mundo, lo en­tien­den con per­fec­ta sin­cro­nía.

Des­deel ini­cio de nues­tra char­la (un vier­nes en la Ciu­dad de Mé­xi­co), Rob­bie y su hi­ja Daisy no se per­mi­ten ocul­tar el or­gu­llo de per­te­ne­cer a la sex­ta y sép­ti­ma ge­ne­ra­ción de des­cen­dien­tes de John Wal­ker, aquel vi­sio­na­rio que en 1820 abrió una tien­da en Kil­mar­nock, Es­co­cia, sin sa­ber que ahí ci­men­ta­ría las bases del em­ble­má­ti­co eli­xir es­co­cés que hoy pue­de pre­su­mir sus más de 190 años de his- to­ria. “Tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de vi­si­tar los ar­chi­vos de Dia­geo (em­pre­sa lí­der de be­bi­das Pre­mium y ac­tual pro­pie­ta­ria de la mar­ca John­nie Wal­ker) pa­ra cono- cer ca­da no­ta ori­gi­nal que con­tri­bu­yó a la crea­ción del inigua­la­ble whisky. Re­sul­ta apa­sio­nan­te có­mo esos in­ten­sos aro­mas fue­ron in­fluen­cia­dos de for­ma di­rec­ta por dos pro­duc­tos de al­to con­su­mo en aque­lla épo­ca: los tés y es­pe­cias que se im­por­ta­ban de Asia, en es­pe­cial de In­dia y Chi­na”, ex­pli­ca Daisy con un en­tu­sias­mo com­par­ti­do de in­me­dia­to por su pa­dre, quien com­ple­men­tó: “La co­ne­xión di­rec­ta que te­ne- mos con el ori­gen de la mar­ca nos im­pul­sa a pre­ser- var­la de ma­ne­ra res­pon­sa­ble en to­do el mundo”.

Tra­di­ción es una pa­la­bra de­ter­mi­nan­te, o más bien “mo­nu­men­tal”, pa­ra Rob­bie Wal­ker, quien he­re­dó de su pa­dre Rob no só­lo la de­vo­ción por el dis­tin­ti­vo sa­bor del whisky ela­bo­ra­do en Es­co­cia, sino tam­bién por la que ge­ne­ran los au­tos clá­si­cos y las ca­rre­ras Grand Prix y Fórmula 1. Tal vez por eso el em­pre­sa­rio de­di­ca­do a ex­por­tar an­ti­güe­da­des a Aus­tra­lia la ma­yor par­te de su tiem­po era el em­ba­ja- dor idó­neo de Blue La­bel jun­to a Daisy. Es­ta se­lec­ta va­rian­te de John­nie Wal­ker que os­ten­ta uno de los sa­bo­res con ma­yor ca­rác­ter y ex­clu­si­vi­dad ha si­do el preciado ob­je­to de so­fis­ti­ca­das cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta- rias. Ob­via­men­te, no po­día que­dar fue­ra de la con- ver­sa­ción el vi­bran­te cor­to­me­tra­je The Gentle­man’s Wa­ger part II (2015), pro­ta­go­ni­za­do por Ju­de Law y Gian­car­lo Gian­ni­ni ba­jo las or­de­nes de Ja­ke Scott. “El au­to que apa­re­ce en el fil­me era de mi abue­lo y él real­men­te lo ama­ba. Es un her­mo­so De­laha­ye 135S que fue con­si­de­ra­do el más ve­loz de In­gla­te­rra en su mo­men­to”, di­ce Daisy. Mien­tras tan­to, Rob­bie in­te- rrum­pe emo­cio­na­do al se­ña­lar que “¡es azul! Fue per- fec­to pa­ra la cam­pa­ña. Mi pa­dre lo co­rrió en Le Mans y Broo­klands en 1939. Yo mis­mo le en­se­ñé a Ju­de Law có­mo ma­ne­jar­lo y re­sul­tó una ex­pe­rien­cia in­creí­ble”.

Ade­más de la tra­di­ción, otro fac­tor cru­cial que ha mar­ca­do el exi­to­so ca­mino de John­nie Wal­ker es la pa­sión. Daisy ase­gu­ra que “él no hu­bie­ra lo­gra­do con- quis­tar fron­te­ras y po­si­cio­nar a la mar­ca en dis­tin­tos paí­ses si no hu­bie­ra creí­do fiel­men­te en su pro­yec­to des­de el prin­ci­pio”.

Pe­ro, ¿qué hay de la in­no­va­ción más allá de las ba­rri­cas? ¿Cuál es el coc­tel pre­di­lec­to de am­bos? La res­pues­ta en con­jun­to se an­to­ja de ver­dad. “Creo que lo aca­ba­mos de pro­bar aquí en Mé­xi­co –nos re­ve­ló Daisy. Se lla­ma The Dandy. Era sua­ve pe­ro a la vez po­ten­te, real­men­te de­li­cio­so y fres­co. El crea­ti­vo mi­xó­lo­go se ins­pi­ró en la his­to­ria de nues­tra fa­mi­lia y com­bi­nó Blue La­bel con té. Agre­gó al­go de ver- mut blan­co pa­ra dar­le fuer­za, un po­co de Amar­go de An­gos­tu­ra, Grand Mar­nier pa­ra des­ta­car las notas na­tu­ra­les y por úl­ti­mo un twist de na­ran­ja”.

Rob­bie y Daisy, des­cen­dien­tes del le­gen­da­rio John­nie Wal­ker.

e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.