UN FINO MO­TOR

La mai­son Car­tier lan­za un nue­vo ícono mas­cu­lino que se ins­cri­be en la lar­ga tra­di­ción de re­lo­jes de for­ma y con el que de­bu­ta en el mundo del mo­tor.

GQ Latinoamerica - - RELOJES - Por Beatriz Rol­dán

La casa Car­tier des­pun­tó en el universo de la relojería y jo­ye­ría co­mo crea­do­ra de for- mas. Los must de la mai­son se han ba­sa­do en ca­jas cu­ya ar­qui­tec­tu­ra ha mar­ca­do un hi­to en ca­da épo­ca en que fue­ron lan­za­dos y que per­du­ran hoy co­mo au­tén­ti­cos clá­si­cos de la re­lo- je­ría con­tem­po­rá­nea.

Con el lan­za­mien­to de Dri­ve de Car­tier, la mar­ca per­pe­túa es­te pa­sa­do co­mo maes­tro de la for­ma y se lan­za al mis­mo tiem­po a un te­rri­to­rio ig­no­to pa­ra la casa: el mundo del mo­tor. Dri­ve de Car­tier, el nue­vo ícono mas­cu­lino, com­pi­te hoy con sus ilus­tres pre­de­ce­so­res San­tos, Tank, Ba­llon Bleu o Clé, y lo ha­ce ba­jo una nue­va apa­rien­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca: la ca­ja co­jín.

Los re­fe­ren­tes al universo del mo­tor se re­fle­jan en ca­da de­ta­lle del nue­vo Dri­ve de Car­tier. Des­de la ca­rá­tu­la gui­llo­ché con mo­ti­vos que evo­can el diseño de una ca­lan­dra, al cris­tal abom­ba­do, el con­ta­dor de se­gun­dos si­tua­do a las 6 ho­ras e in­clu­so al per­fil de perno de la co­ro­na. El au­to­mó­vil es­tá pre­sen­te co­mo una re­fe­ren­cia de­li­ca­da pe­ro fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble.

El mo­de­lo se de­cli­na en va­rias ver­sio­nes. Su ca­ja, de oro ro­sa o ace­ro, es­tá ade­re­za­da con una ca­rá­tu­la gui­llo­ché de co­lor ne­gro, gris o blan­co, con nú­me­ros ro­ma­nos y ma­ne­ci­llas en for­ma de es­pa­da.

Des­de el pun­to de vis­ta de la me­cá­ni­ca, el fon­do trans­pa­ren­te per­mi­te ob­ser­var el mo­vi- mien­to ma­nu­fac­tu­ra 1904 MC que, crea­do en 2010, es uno de los pri­me­ros mo­vi­mien­tos con­ce­bi­dos, desa­rro­lla­dos y en­sam­bla­dos por la ma­nu­fac­tu­ra Car­tier y obra de Ca­ro­le Fo­res- tier-ka­sa­pi, res­pon­sa­ble del desa­rro­llo de mo­vi­mien­tos de Al­ta Relojería y de la crea­ción de mo­vi­mien­tos. El ca­li­bre es­tá dis­po­ni­ble en dos ver­sio­nes: ho­ras, mi­nu­tos, pe­que­ño se­gun- de­ro y fe­cha pa­ra el 1904-PS MC; o se­gun­do hu­so ho­ra­rio, in­di­ca­dor día/no­che, gran fe­cha y pe­que­ño se­gun­de­ro pa­ra el 1904-FU MC.

La ver­sión Al­ta Relojería, de­no­mi­na­da Dri­ve de Car­tier Fl­ying Tour­bi­llon, es­tá equi­pa­da con el

mo­vi­mien­to 9452 MC, con un hip­nó­ti­co tour­bi- llon volante que ha si­do en­sam­bla­do y ajus­ta­do en los ta­lle­res “Poi­nçon de Ge­nè­ve” de Al­ta Re­lo- je­ría Car­tier en la pri­me­ra plan­ta de la bou­ti­que Car­tier 35, rue du Rhô­ne, en pleno co­ra­zón de la ciu­dad de Gi­ne­bra.

Una pie­za de­por­ti­va y so­fis­ti­ca­da a un tiem­po, cu­ya ca­rá­tu­la en su con­jun­to es más com­ple­ja que las otras ver­sio­nes de Dri­ve de Car- tier, ya que los nú­me­ros ro­ma­nos se mues­tran en re­lie­ve so­bre una su­per­fi­cie sa­ti­na­da ra­yos de sol que con­tras­ta con el gui­llo­ché blan­co.

Des­de la sen­ci­llez del mo­de­lo con pe­que­ño se­gun­de­ro y fe­cha a la com­ple­ji­dad del Fl­ying Tour­bi­llon, el aman­te de la be­lla relojería y del mo­tor po­drá ver cum­pli­dos sus de­seos de hacerse con las má­qui­nas más en­vi­dia­bles del pa­no­ra­ma re­lo­je­ro. Y tam­bién más ex­qui­si- ta­men­te ele­gan­tes. Por­que lle­var un Dri­ve en la mu­ñe­ca pue­de ser com­pa­ra­do al pla­cer de con­du­cir un Ja­guar o un As­ton Mar­tin, dos de los mo­de­los más ele­gan­tes de to­dos los tiem­pos.

Dri­ve de Car­tier La pie­za es un re­fe­ren­te di­rec­to al mundo del mo­tor y nos recuerda a los gran­des mo­de­los de As­ton Mar­tin, co­mo el que se en­cuen­tra aba­jo de es­tas lí­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.