CRU­ZAN­DO FRON­TE RAS

GQ Latinoamerica - - LA LEY - Fotos Ja­vier Sa­las Por Al­fre­do Cer­ve­ra

La Ley re­gre­sa con un nue­vo ma­te­rial y de pa­so de­mues­tra que el rock si­gue man­te­nien­do el estilo.

“NO QUE­RE­MOS CREAR TRECHOS GE­NE­RA­CIO­NA­LES, POR ESO SIEM­PRE ES­TA­MOS ABIER­TOS A LO NUE­VO, TAN­TO PA­RA ES­CU­CHAR CO­MO PA­RA CREAR”

- BE­TO CUE­VAS.

Al mi­rar en re­tros­pec- ti­va la his­to­ria del rock en La­ti­noa­mé- ri­ca, un par de nom- bres si­guen so­nan­do tan­to por la im­por- tan­cia de su lle­ga­da a la es­ce­na co­mo por la in­fluen­cia que hoy en día man­tie- nen. Sin l ugar a dudas, La Ley se ga­nó a pul­so su si­tio en­tre los gran­des co­mo So­da Ste­reo y Cai­fa­nes, con crea- cio­nes que nun­ca se con­for­ma­ron con las eti­que­tas y siem­pre lo­gra­ron pi­sar nue­vos te­rre­nos. Tan cier­to es que, a pe­sar de que es im­po­si­ble de­fi­nir el so­ni­do de es­ta agru­pa­ción chi­le­na, en cuan­to una de sus can­cio­nes sue­na (sin im­por­tar que sea “El due­lo” o “Fue­ra de mí”) de in­me­dia­to uno sa­be que ha en­tra­do a ese universo so­no­ro or­ques­ta­do por Be­to Cue­vas, Mau­ri­cio Cla­ve­ría y Pe­dro Fru­go­ne.

Cuan­do anun­cia­ron su se­pa­ra­ción, fue im­po­si­ble ne­gar que durante más de una dé­ca­da se les ex­tra­ñó, pe­ro al mo­men­to de es­cu­char las pri­me­ras notas de su más re­cien­te dis­co, Adap­ta­ción, se sien­te co­mo si nun­ca se hu­bie­ran ido. Aho­ra, en un mundo un po­co dis­tin­to, pe­ro a la vez com­ple­ta­men­te ávi­do de al­go di­fe­ren­te al pop y la mú­si­ca de pro­duc­to­res, es­te trío lu­ce co­mo si tu­vie­ran el mis­mo em­pu­je con el que irrum­pie­ron en la es­ce­na ha­ce al­gu­nos años con can­cio­nes co­mo “Ani­mal” y “Día ce­ro”.

Durante la se­sión que tu­vi­mos con ellos pa­ra GQ Mu­sic, la ener­gía que trans­mi­tían era la de un gru­po que su­po apro­ve­char la elec­tri­ci- dad de una gi­ra que sir­vió co­mo pró­lo­go pa­ra es­ta nue­va eta­pa de la ban­da. “El plan era re­unir­nos pa­ra to­car en vi­vo y vol­ver a se­pa­rar­nos, pe­ro en el ca­mino sur­gió la ne­ce­si­dad de crear; es­tu­vi­mos en va­rios es­tu­dios y co­la­bo­ra­mos con un par de pro­duc­to­res. Al fi­nal, co­mo lo di­ce el tí­tu­lo del dis­co, fue una bús­que­da por vol­ver­nos a adap­tar al otro”, des­ta­có Mau­ri­cio Cla­ve­ría.

El pro­ce­so fun­cio­nó, dan­do co­mo re­sul­ta­do una in­yec­ción de vi­ta- li­dad que se­gu­ra­men­te pro­vino de la pe­cu­liar cer­ca­nía que lo­gra­ron durante los con­cier­tos. “De­ci­di­mos in­cluir fo­ros más pe­que­ños pa­ra con­ta­giar­nos de esa ener­gía que vie­ne de po­der dis­tin­guir los ros­tros de los asis­ten­tes y de po­der reac­cio­nar a lo que di­cen. Co­mo pro­fe­sio­nal pue­des in­ter­pre­tar sin ne­ce­si­dad de ver lo que ocu­rre del otro la­do del es­ce­na­rio, pe­ro es cuan­do exis­te es­te in­ter­cam­bio en­tre no­so­tros y los fans que la ma­gia ocu­rre”, apun­tó Be­to Cue­vas mien­tras dis­fru­ta­ba de un ca­fé en el es­tu­dio don­de gra­ba­rían, ves­ti­dos al más pu­ro estilo GQ, una ver­sión iné­di­ta de “Reino de la ver­dad”.

Por si fue­ra po­co, las 12 can­cio­nes que con­for­man Adap­ta­ción son una cá­te­dra de un ar­te ol­vi­da­do por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos: crear el dis­co co­mo ex­pe­rien­cia. “Es lo que per­mi­te que tu obra tras­cien­da co­mo ar­te, que ca­da cor­te se sien­ta co­mo par­te de un to­do pen­sa­do pa­ra que dis­fru­tes dis­tin­tas emo­cio­nes den­tro de un ál­bum. En mu­chas oca­sio­nes te con­ven­cen con un par de sen­ci­llos y te das cuen­ta de que has com­pra­do un dis­co con can­cio­nes que só­lo cum­plie­ron la fun­ción de re­lleno. Aun­que pue­des es­cu­char el ma­te­rial de la for­ma que tú desees, qui­si­mos que la gen­te pu­die­ra de­jar que la mú­si­ca se en­car­ga­ra de to­do. Es­to re­pre­sen­ta un fuer­te tra­ba­jo de cu­ra­du­ría por­que, aun­que no se tra­ta de una obra con­cep­tual, ca­da can­ción re­fuer­za el sen­ti­do de la otra”, di­jo Pe­dro Fru­go­ne.

Por fortuna, pa­re­ce ser que no ha­brá otra pau­sa pro­lon­ga­da pa­ra La Ley. Con una gi­ra más que exi­to­sa por dis­tin­tas par­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca y un pú­bli­co que los ha re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos, es po­si­ble que se si­gan es­cri­bien­do pá­gi­nas en es­te nue­vo ca­pí­tu­lo del gru­po. Ade­más, ca­be la fortuna de con­tar pron­to con otro dis­co. “Gra­ba­mos más can­cio­nes de las que pu­di­mos in­cluir en el CD. De­be­mos con­fe­sar que to­das eran bue­nas, pe­ro de­ci­di­mos re­unir a las que con­ge­nia­ban me­jor. Te­ne­mos de­seos de que la­gen­te es­cu­che ese ma­te­rial iné­di­to”, com­par­tió Mau­ri­cio.

Lo cier­to es que, sin im­por­tar lo que ocu­rra, ellos tie­nen el se­cre­to pa­ra ir vien­to en po­pa. Co­mo bien se­ña­ló Be­to Cue­vas: “Siem­pre he­mos evi­ta­do es­tan­car­nos; mu­chos fa­ná­ti­cos se nos acer­can y nos di­cen que quie­ren otro dis­co co­mo In­vi­si­ble o Vér­ti­go, pe­ro eso no va a ocu­rrir, por­que nos pa­re­ce des­ho­nes­to. Es me­jor aven­tu­rar­se por nue­vos ca­mi- nos y en­con­trar otras fuen­tes de ins­pi­ra­ción. Al fi­nal, creo que por eso en­can­tó nues­tra pro­pues­ta, por­que no se con­for­mó con se­guir una mis­ma ru­ta”.

Ca­mi­sa, Er­me­ne­gil­do Zeg­na Pan­ta­lón, Lab Pal Zi­le­ri Sa­co, Hu­go Boss

Bow Tie, Hu­go Boss

PRODUCCIÓN:

AL­FRE­DO CER­VE­RA Y FERNANDO CA­RRI­LLO. ES­TI­LIS­MO: LYBIA BURGOS. MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: PA­ME­LA SE­GU­RA Y GAB Y MON­TES DE OC A.

Ca­mi­sa, Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía Pan­ta­lón, Er­me­ne­gil­do Zeg­na Sa­co, Hu­go Boss Bow Tie, Pal Zi­le­ri Za­pa­tos, Louis Vuit­ton

Ca­mi­sa, Ca­ro­li­na He­rre­ra Pan­ta­lón, Pal Zi­le­ri Sa­co, Zeg­na Bow Tie y za­pa­tos, Hu­go Boss

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.