5 ERRO­RES QUE NO DEBERÍAS CO­ME­TER

GQ Latinoamerica - - PULSO -

NO LE PIDAS PE­RAS AL OL­MO

A na­die se lo ocu­rre sa­lir a la ca­lle con unos cal­ce­ti­nes pues­tos en las ma­nos co­mo si fue­ran guan­tes, pe­ro los hay em­pe­ña­dos en pro­bar an­te el mundo que un pro­duc­to pa­ra cuer­po se pue­de apli­car per- fec­ta­men­te en la ca­ra. Allá ellos. Sal­vo que el fa­bri­can­te lo re­co- mien­de, deberías evi­tar ese ti­po de ex­pe­ri­men­tos, por­que ade­más, no ve­rás nin­gún re­sul­ta­do.

NO CUI­DAR EL CON­TORNO

Aten­der el cor­po­ral, por su­pues­to. La tri­pa cer­ve­ce­ra, mal. Pe­ro el de los ojos tam­bién. Es una zo­na de­li- ca­da, de piel muy fi­na y ten­den­te a la in­fla­ma­ción y la re­ten­ción de lí­qui- dos. Por eso es im­por­tan­te que le apli­ques pro­duc­tos di­se­ña­dos es­pe- cí­fi­ca­men­te pa­ra esa área. Uti­li­zar la hi­dra­tan­te de ros­tro y ex­ten­der­la un po­co más arri­ba sue­le ser, de nue­vo, ma­la so­lu­ción –aun­que hay pro­duc­tos de tex­tu­ra muy li­ge­ra que fun­cio­nan en am­bas zo­nas–.

PER­DER LA CAL­MA

Es­tá de­mos­tra­do que una de las prin­ci­pa­les cau­sas de en­ve­je­ci- mien­to, si no la ma­yor, es la in­fla- ma­ción de los te­ji­dos. Nues­tros há­bi­tos de vi­da jue­gan aquí un pa­pel pri­mor­dial, pe­ro po­ner­se una cu­chi­lla de afei­tar en el cue­llo tam- po­co ayu­da pre­ci­sa­men­te a que la epi­der­mis man­ten­ga la cal­ma. Un af­ter-sha­ve con pan­te­nol, alan­toí­na o aloe ve­ra po­dría ser un gran alia­do en es­ta ta­rea.

EN­CE­RAR AN­TES DE BA­RRER

To­do tra­ta­mien­to, in­clui­da la re­po- si­ción de lí­pi­dos por medio de la cre­ma hi­dra­tan­te, ha de hacerse so­bre una epi­der­mis libre de su­cie­dad e im­pu­re­zas. Lo con­tra­rio equi­va­le a re­ves­tir tu piel con una pe­lí­cu­la de hor­mi­gón ar­ma­do –una mez­cla de gra­sa, po­lu­ción, cé­lu­las muer­tas y to­do ti­po de par­tí­cu­las– que im­pi­de res­pi­rar a los po­ros y provoca im­per­fec­cio­nes y gra­ni­tos.

EX­FO­LIAR TO­DOS LOS DÍAS

No es­tá de más pu­lir la pin­tu­ra de un au­to ca­da cier­to tiem­po, pa­ra eli­mi- nar la pá­ti­na que los años van de­po- si­tan­do so­bre ella y pro­pi­ciar que luz­ca más lus­tro­sa. Pe­ro si lo ha­ce- mos con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, só­lo con­se­gui­re­mos eli­mi­nar el es­mal­te que la pro­te­ge. Del mis­mo mo­do, po­de­mos ace­le­rar la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar con un ex­fo­lian­te, pe­ro no más de dos ve­ces por se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.