A LA CONQUISTA DEL AGUA

El en­tre­na­dor Jo­nat­han Goo­dair nos brin­da una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va con una ru­ti­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra una dis­ci­pli­na de­por­ti­va: la per­fec­ción en la pis­ci­na.

GQ Latinoamerica - - PULSO -

Lo­si­guien­te es un he­cho in­ne­ga- ble pa­ra cual­quier de­por­te: só­lo sa­cas de él lo que po­nes. Me­jo­rar tu desem­pe­ño y dis­fru­te de al­gu­na ac­ti­vi­dad en particular par­te de tu com­pren­sión de las exi­gen­cias fí­si­cas y fi­sio­ló­gi­cas de di­cha dis­ci­pli­na, en con- se­cuen­cia, de pre­pa­rar tu cuer­po pa­ra es­tar a la al­tu­ra de los re­que­ri­mien­tos. En es­te ca­so, ha­bla­re­mos de la na­ta- ción. Los ejer­ci­cios que proponemos son una com­bi­na­ción de lo si­guien­te: fuer­za, po­ten­cia, re­sis­ten­cia, fle­xi­bi­li- dad, mo­vi­li­dad y agi­li­dad. La pro­por- ción en la que ca­da uno de estos atri- bu­tos con­tri­bu­ye al de­por­te en cues- tión, com­pa­ra­do con­tra las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des del par­ti­ci­pan­te, de­ter­mi­na el tiem­po que de­be pa­sar tra­ba­jan­do pa­ra tra­tar de me­jo­rar sus mar­cas.

Ob­via­men­te, el me­jor en­tre­na- mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra un de­por­te es, de he­cho, prac­ti­car el de­por­te en sí mis­mo: recuerda que la prác­ti­ca ha­ce al maes­tro. Sin em­bar­go, cual­quier dis­ci­pli­na pue­de des­com­po­ner­se en sus elementos in­te­gran­tes, mis­mos que pue­den ana­li­zar­se y tra­ba­jar­se por se­pa­ra­do. Es­to se co­no­ce co­mo el Prin­ci­pio ASDI, o Adap­ta­ción Es­pe- cí­fi­ca a la De­man­da Im­pues­ta, y no só­lo se re­fie­re al desa­rro­llo de fuer­za mus­cu­lar y con­di­ción fí­si­ca, sino que tam­bién pue­de tras­la­dar­se a las ha­bi- li­da­des mo­to­ras, por­que al re­cu­rrir al en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, un mo­vi- mien­to pue­de ais­lar­se y me­jo­rar­se pa­ra ob­te­ner un desem­pe­ño óp­ti­mo, y tam­bién pa­ra pre­ve­nir le­sio­nes.

LA TEO­RÍA

La cla­ve pa­ra ser un buen na­da­dor es eco­no­mi­zar los mo­vi- mien­tos, desa­rro­llar ca­pa­ci­dad ae­ro­di­ná- mi­ca y es­ta­bi­li­dad, y sa­ber mo­ver­se en el agua des­pla­zan­do la me­nor can­ti­dad po­si- ble de es­te lí­qui­do a má­xi­ma ve­lo­ci­dad. Si tu tor­so no es lo su­fi- cien­te­men­te fuer­te, no po­drás ge­ne­ral la po­ten­cia ne­ce­sa­ria pa­ra que tus bra­zos y pier­nas te im­pul­sen ha­cia ade­lan­te. Es­ti­los co­mo el crawl, dor­so y ma­ri­po­sa ne­ce­si­tan una bue­na ro­ta­ción de hom­bros, no tan­to pec­to­ra­les hi­per­de­sa­rro­lla­dos. La na­ta­ción es, an­te to­do, un de­por­te en el que hay que ja­lar, por lo que tra­ba­jar con la fuer­za de los múscu­los que lle­van a ca­bo esa fun­ción en la par­te su­pe­rior del cuer­po te per­mi- ti­rá una ac­ción más efi­cien­te.

El cla­va­do en el agua, al prin­ci­pio de una ca­rre­ra de ve­lo­ci­dad, así co­mo el gi­ro al fi­nal de ca­da vuel­ta, son dos fa­ses en las que un en­tre­na- mien­to pa­ra tra­ba­jar la fuer­za pue­de mar- car una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en tu desem­pe­ño. Los ejer- ci­cios de fuer­za que in­vo­lu­cran to­do el cuer­po te ayu­da­rán a me­jo­rar tus dis­tan- cias y tus tiem­pos, por­que re­quie­ren que va­rias ar­ti­cu­la- cio­nes (to­bi­llo, ro­di­lla, ca­de­ra y hom­bros) tra­ba­jen al uní­sono. El tor­so es el víncu­lo vi­tal en­tre la par­te in­fe­rior y su­pe­rior de tu cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.