BB QUARTOPIANO / Mó­de­na, Ita­lia

GQ Latinoamerica - - BON VIVANT -

En Mó­de­na, las mu­je­res van de aquí pa­ra allá ata­via­das con pie- les y ba­lan­ceán­do­se en bi­ci­cle­ta, y el cen­tro de la ciu­dad pue­de re­co­rrer­se a pie en 15 mi­nu­tos. Es un l ugar se­duc­to­ra­men­te mo­des­to, aun­que no se pue­de de­cir lo mis­mo de su repu­tación: és­ta es vo­ci­fe­ran­te, por de­cir lo me­nos, gra­cias a los Do de pe­cho de Pa­va­rot­ti, a Fe­rra­ri, al ace­to bal­sa­mi­co y a uno de los chefs más lo­cua­ces de to­da Eu­ro­pa, Mas­si­mo Bot­tu­ra. Nos ex­tra­ña que con to­das esas cre­den­cia- les, Mó­de­na no se ha­ya he­cho fa­mo­sa por los lu­ga­res don­de hos­pe­dar­se; pe­ro ha­ce tres años Ales­san­dro Ber­to­ni, quien fue­ra el ca­pi­tán de me­se­ros en el res- tau­ran­te del chef Bot­tu­ra, inau- gu­ró un pe­que­ño re­fu­gio en una azo­tea, jun­to con su so­cio, An­to- nio di Res­ta. Só­lo cuen­ta con dos ha­bi­ta­cio­nes, a las cua­les se lle­ga me­dian­te un puen­te que hue­le a flor de na­ran­jo. Una de las ha­bi- ta­cio­nes tie­ne un ba­ño res­guar- da­do den­tro de una es­pe­cie de so­la­rium de me­tal. Los pro­pie- ta­rios son clien­tes fre­cuen­tes de las bro­can­tes (los mer­ca­di­llos de se­gun­da mano) de la re­gión de Pro­ven­za, de ahí las me­sas de ma­de­ra rús­ti­ca, los fi­gu­ri­nes, los asien­tos de ci­ne y las par­ti­tu­ras. Es el ti­po de es­pa­cio en el que Em­ma Bo­vary se sen­ti­ría co­mo en casa, aun­que se­gu­ra­men­te es­ta- ría des­con­cer­ta­da por el jazz de los 50 que sa­le de los al­to­par­lan- tes So­nos inalám­bri­cos. Su­bien­do por una pe­que­ña es­ca­le­ra en la sa­la de es­tar uno se en­cuen­tra con una co­ci­na inun­da­da de luz, don­de hay mol­des de me­tal pa­ra la mer­me­la­da y ca­jo­nes co­mo de casa de cam­po re­bo­san­tes has­ta los bor­des de uten­si­lios de co­ci­na. Por las ma­ña­nas, Ed­na se ma­te- ria­li­za aquí con ca­fé re­cién he­cho y crois­sants, los cua­les pue­des de­vo­rar mien­tras te lle­nas los ojos de la blan­cu­ra co­lor hue­so

Es­te aco­ge­dor ho­tel só­lo cuen­ta con dos ha­bi­ta­cio­nes y es ideal pa­ra su­mer­gir­se en la vi­da lo­cal.

de la to­rre Ghir­lan­di­na, que se al­can­za a ver a tra­vés del mar de te­chos de te­rra­co­ta. Si te que­das con ham­bre pue­des ir ca­mi­nan­do has­ta la es­qui­na, al Mai­son Mon Ca­fé, de Antonio y Ales­san­dro, quie­nes tam­bién te re­co­men- da­rán otros lu­ga­res cer­ca de ahí, co­mo el ba­rar­cher, es­pe­cia­li­za­do en vi­nos, o el Cot­ton, un club pri- va­do cu­yo pro­pie­ta­rio es ami­go su­yo y don­de sir­ven los me­jo­res Ne­gro­nis de la ciu­dad.

bb­quar­to­piano.it

Ha­bi­ta­cio­nes do­bles al­re­de­dor de 145 USD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.