HO­TEL ALAIA / Pi­chi­le­mu, Chile

GQ Latinoamerica - - BON VIVANT -

Tie­ne seis mó­du­los, ca­da uno con dos ha­bi­ta­cio­nes, to­das y ca­da una de ellas con vis­ta al mar. Igual que sus pa­si­llos y zo­nas de es­tar. Ho­tel Alia, en Pi­chi­le­mu, es un re­fu­gio cá­li­do y mi­ni­ma­lis­ta que exis­te en torno al mar.tal co­mo exis­ten los sur­fis­tas que, ca­da año, vie­nen has­ta es­ta lo­ca­li­dad cos­te­ra de la Sex­ta Re­gión en bus­ca de una de las olas más gran­des del mundo en la Pun­ta de Lo­bos, Re­ser­va Mun­dial del Surf. Ni­cho­las Da­vis –uno de los due­ños de Ho­tel Alaia jun­to a Pau­li­na Ca­ta­fau– vi­si­tó la zo­na pa­ra ayu­dar en 2010 tras el te­rre­mo­to gra­do 8,8 en Es­ca­la de Rich­ter que sa­cu­dió a Chile por cua­tro mi­nu­tos y ge­ne­ró un tsu­na­mi en par­te de la cos­ta. En aque­lla oca­sión se co­nec­tó con Pi­chi­le­mu y se ma­ra­vi­lló. Años des­pués, jun­to al ar­qui­tec­to Ni­cho­las Pfen- ni­ger, creó un es­pa­cio a par­tir de ma­te­ria­les no­bles co­mo ma­de­ra y pie­dras. Su in­te­rior es­tá in­te­gra­do por pie­zas de mim­bre, pie­les de ove­ja y, por su­pues­to, ta­blas de surf, una de­co­ra­ción aco­ge­do­ra y pre­ci­sa a car­go la pro­pia Pau­li­na Ca­ta­fau. Alaia –su nom­bre vie­ne de las pri­me­ras ta­blas que se usa­ban en la Po­li­ne­sia pa­ra des­pla­zar­se so­bre las olas– se in­te­gró ar­mo­nio­sa­men­te en su pai­sa­je. A la par de es­te re­fu­gio ma­rino, su res­tau­ran­te ha ido de bo­ca en bo­ca. Los chefs Ro­lan­do Chá­vez y María Jo­sé Bas­ta­rra­chea, quie­nes tam­bién son los ad­mi­nis­tra­do­res de es­te ho­tel inau­gu­ra­do en 2014, ma­ne­jan una gas­tro­no­mía cons­cien­te, con in­gre- dien­tes muy fres­cos, don­de su co­ci­na se abas­te­ce en 100 ki­ló­me­tros a la re­don­da, una ver­da­de­ra ben­di­ción con­si- de­ran­do los al­re­de­do­res de mar y va­lle. El bar, ade­más de una cui­da­da se­lec­ción de vi­nos clá­si­cos, tie­ne una bue­na va­rie­dad de coc­te­les, don­de des­ta­can los de au­tor.

Hay ac­ti­vi­dad den­tro y fue­ra del mar: cla­ses de surf, de stand up padd­le, pa­seos a las vi­ñas ve­ci­nas, ma­sa­jes de re­la­ja­ción; se pue­de usar el bowl de ska­te o el boul­der de es­ca­la­da. Qui­zás su­mer­gir­se en el hot tub con vis­ta, o to­mar la pri­me­ra cla­se de yo­ga de la ma­ña­na. O tal vez sen­tar­se en el bar, es­pe­rar el atar­de­cer en la te­rra­za, be­ber un Car­mé­nè­re del ve­cino va­lle de Col­cha­gua y ter­mi­nar ahí, vien­do al mar, el que dio ori­gen a to­da es­ta ex­pe­rien­cia.

ho­te­la­laia.com

Ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de al­re­de­dor de 170 USD

Un re­fu­gio cá­li­do y mi­ni­ma­lis­ta en torno al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.