El A TIEMPO EN RÍO DE JA­NEI­RO

Fa­bri­can­te sui­zo de re­lo­jes, Ome­ga, no só­lo ha for­ma­do par­te de los Jue­gos Olím­pi­cos du­ran­te 84 años, sus avan­ces tam­bién han ser­vi­do pa­ra de­fi­nir al­gu­nos de los mo­men­tos de­por­ti­vos más em­ble­má­ti­cos de la his­to­ria.

GQ Latinoamerica - - DEPORTES - Por Da­vid Ale­jan­dro Chá­vez

tiempo no se de­tie­ne. La vi­da trans­cu­rre se­gun­do a se­gun­do de­jan­do a su pa­so mi­les de imá- ge­nes que cap­tu­ran nues­tros ma­yo­res lo­gros y aque­llos mo­men­tos que nos qui­tan el alien­to. La

a rea- li­zar­se del 5 al 21 de agos­to en Río de Ja­nei­ro, pro­me­te brin­dar­nos un es­pec- tácu­lo ma­jes­tuo­so, lleno de glo­ria y per­fec­ción, y en el que el fa­bri­can­te de re­lo­jes Ome­ga se­rá par­te fun­da­men­tal.

Es­ta fir­ma sui­za, co­mo Of­fi­cial Ti­me- kee­per de los jue­gos Olím­pi­cos, ha ayu- da­do a cap­tu­rar al­gu­nos de los ins­tan­tes de­por­ti­vos más ex­tra­or­di­na­rios de la his­to­ria, aque­llos en don­de la­vic­to­ria se ha de­fi­ni­do ape­nas por mi­li­se­gun­dos. La pri­me­ra oca­sión en que Ome­ga se con- vir­tió en el cro­no­me­tra­dor ofi­cial de una Olim­pia­da fue en Los Án­ge­les 1932, en don­de su­mi­nis­tró 30 cro­nó­gra­fos de al­ta pre­ci­sión, que fue­ron cer­ti­fi­ca­dos por el Ob­ser­va­to­rio Neu­châ­tel, que en aque­lla épo­ca era la for­ma más pre­ci­sa de ca­li- brar los re­lo­jes, to­do a tra­vés de ob­ser­va- cio­nes as­tro­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.