PRE­CI­SOS AÑOS La

Ma­nu­fac­tu­ra Cho­pard cum­ple su vi­gé­si­mo aniver­sa­rio tras una lar­ga tra­yec­to­ria fa­mi­liar que per­pe­túa los va­lo­res ori­gi­na­rios: ca­li­dad, res­pe­to a la tra­di­ción e in­no­va­ción, que han he­cho de la fir­ma la mar­ca apa­sio­na­da por la ex­ce­len­cia que es hoy.

GQ Latinoamerica - - MAQUINAS - Bea­triz Rol­dán

Ame­dia­dos de los 90, Karl-frie- drich Scheu­fe­le, co-pre­si­den­te de Cho­pard, tu­vo una gran idea que se lle­ga­ría a ma­te­ria­li­zar en 1996: re­cu­pe­rar la tra­di­ción re­lo­je­ra de Louis Ulys­se Cho­pard, el fun­da­dor de la ca­sa en 1860, y re­co­brar la le­gi­ti­mi­dad re­lo­je­ra de Cho­pard. Tres años más tar­de na­ció la Ma­nu­fac­tu­ra Cho­pard de Fleu­rier.

LOS ORÍ­GE­NES En

la his­to­ria de las ma­nu­fac­tu­ras re­lo­je- ras es ha­bi­tual en­con­trar­se con dos ape- lli­dos, dos fa­mi­lias que se fu­sio­nan, apor- tan­do ca­da una de ellas to­da una se­rie de va­lo­res y co­no­ci­mien­tos que ha­rán del ori­gi­na­rio ta­ller la ma­nu­fac­tu­ra del fu­tu­ro.

En el ca­so de Cho­pard, el ori­gen es­tá en una fa­mi­lia que da nom­bre a la mar­ca y que se es­ta­ble­ce en Son­vi- lier, en el co­ra­zón del Ju­ra sui­zo; y otro li­na­je, el Scheu­fe­le –ins­ta­la­do en Pfor- zheim, Ale­ma­nia, y em­pa­ren­ta­do con la jo­ye­ría y, tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun- dial, con el mon­ta­je de re­lo­jes, pa­ra vol- car­se de­fi­ni­ti­va­men­te en es­te sec­tor–, quie­nes en 1963 re­cu­pe­ran la fir­ma cu­ya exis­ten­cia pe­li­gra­ba en aque­llos años. A am­bas les uni­rá, además del amor por los re­lo­jes que rea­li­zan y el mis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.