Der,

GQ Latinoamerica - - MAQUINAS -

en aquel en­ton­ces aca­ba­ba de triun­far so­bre una te­rri­ble adic­ción al al­cohol y las dro­gas du­ras. “Yo no fui a Can­nes –re­cuer­da–. Me en­con­tré con Spi­ke en un jue­go de bás­quet­bol en Nue­va York y me ex­pli­có que só­lo los ac­to­res prin­ci­pa­les (Wes­ley Sni­pes, An­na­be­lla Scio­rra) es­ta­ban in­vi­ta­dos. Cla­ro, me sen­tí de­cep­cio- na­do, pe­ro así era la co­sa. Y un día, re­ci­bí una lla­ma­da de mi re­pre­sen­tan­te, pa­ra de­cir­me, ‘Oye, ¡te aca­ban de da­run pre­mio co­mo Me­jo­rac­tor­se­cun­da­rio en Can­nes! ¿Y sa­bes qué? ¡Que lo in­ven­ta­ron jus­to pa­ra dár­te­lo a ti!’”. En efec­to, fue la pri­me­ra y la úl­ti­ma vez que se otor­gó se­me­jan­te ga­lar­dón, por ini­cia­ti­va, se­gún él, de la ac­triz afro­ame­ri­ca­naw­hoo­pi Gold­berg, que ese año for­mó par­te del ju­ra­do. “Mi re­pre­sen­tan­te yyo te­nía­mos una bro­ma. Yo le pre­gun­ta­ba to­do el tiem­po, ‘Oye, ¿no han lla­ma­do hoy de Hollywood?’, y él me res­pon­día, con la más ab­so­lu­ta in­di­fe­ren­cia: ‘No, no han lla­ma­do hoy, Sam’. Bueno, pues créan­me que des­pués de es­te pre­mio, ¡sí han lla­ma­do!”.

EL VIE­JO TÍO GRU­ÑÓN An­dan­do

el tiem­po, Jack­son co­no­ció a otra per­so­na, cu­ya in­fluen­cia se­ría to­da­vía más sig­ni­fi­ca­ti­va. En 1991 acu­dió a una au­di­ción pa­ra el pri­mer fil­me de un jo­ven ci­neas­ta que to­do el mun­do des­cri­bía co­mo ge­nial. Jack­son in­ter­pre­tó su es­ce­na de ma­ne­ra apro­pia­da, pe­ro es­ta­ba acom­pa­ña­do por dos muy ma­los ac­to­res que no ha­bían leí­do sus lí­neas, así que no pu­do bri- llar co­mo sa­bía. Al sa­lir de la au­di­ción, sin­tió que no le da­rían el pa­pel, así que lla­mó a su re­pre­sen­tan­te pa­ra la­men­tar­se... y te­nía ra­zón. La cin­ta en cues­tión era Perros de re­ser­va ( Re­ser­voir Dogs), de Quen­tin Ta­ran­tino. “Fui al Fes­ti­val Sun­dan­ce en enero de 1992 y vi la pe­lí­cu­la. Me en­can­tó y al fi­nal de la pro­yec- ción, me acer­qué al mot­her­fuc­ker és­te de Quen­tin y le di­je: ‘¿Sa­bes? Me pa­re­ce que tu pe­lí­cu­la hu­bie­ra sa­li­do to­da­vía me­jor si hu­bie­ra es­ta­do yo en ella’. Él se echó a reír y me pro­me­tió que re­con­si­de­ra­ría mi par­ti­ci­pa­ción a fu­tu­ro. Y en­ton­ces es­pe­ré un tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.