Ha­ce

GQ Latinoamerica - - CARTA EDITORIAL -

- Clay Skip­per

dos años, Ana de Ar­mas ape­nas po­día ha­blar en in­glés, al­go que re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro obs­tácu­lo cuan­do bus­cas con­ver­tir­te en una es­tre- lla de cine en Es­ta­dos Uni­dos. La cu­ba­na de 28 años re­cuer­da per­fec- ta­men­te sus pri­me­ras en­tre­vis­tas con agen­tes de Los Án­ge­les: “Mo­vía la ca­be­za co­mo tra­tan­do de de­cir­les: ‘No sé de qué me es­tás ha­blan­do’”. Sin em­bar­go, y a pe­sar de que ya do­mi­na por com­ple­to la len­gua, ha es­ta­do po­co tiem­po en Es­ta­dos Uni­dos.

De Ar­mas ha pa­sa­do los úl­ti­mos años via­jan­do por to­do el mun­do. Pri­me­ro fue tes­ti­go de có­mo Ro­bert De Ni­ro y Us­her com­par­tían la pis­ta de bai­le en Pa­na­má du­ran­te el ro­da­je de la cin­ta Hands of Sto­ne; lue­go se tras­la­dó a Jor­da­nia pa­ra tra­ba- jar al la­do de Jo­nah Hill y Mi­les Te­ller en la co­me­dia War Dog. Aho­ra, Ana pasa su tiem­po en Bu­da­pest, Hun­gría, al la­do de los for­ni­dos hé­roes del pa­sa­do y del pre­sen­te, Ha­rri­son Ford y Ryan Gos­ling, gra­cias a la se­cue­la de Bla­de Run­ner.

Qui­zás ya te dis­te cuen­ta, pe­ro va­le la pe­na des­ta­car­lo: las cin­tas en las que Ana par­ti­ci­pa es­tán do­mi­na­das por la tes­tos­te­ro­na y el gé­ne­ro mas­cu­lino. Eso sí, si el pa­pel que es­tá in­ter­pre- tan­do tie­ne al­gu­na in­di- ca­ción, es que de Ar­mas no se­rá sim­ple­men­te una be­lla es­po­sa o acom­pa- ñan­te más, al con­tra­rio, se con­ver­ti­rá en pie­dra an­gu­lar y mo­ti­va­ción pa­ra el pro­ta­go­nis­ta. Co­mo mues­tra bas­ta ver la res­pues­ta que nos dio cuan­do le pre­gun­ta­mos cuál era la fra­se que con­du­cía su vi­da: “No me jo­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.