Sch­wartz

GQ Latinoamerica - - ELBIÓGRAFODETRUMP -

ase­gu­ra que “Trump mien­te es­tra­té­gi­ca­men­te, y ca­re­ce por com­ple­to de con­cien­cia al res­pec­to”. Co­mo la ma­yo­ría de la gen­te es­tá “li­mi­ta­da por la ver­dad”, la in­di­fe­ren­cia de Do­nald Trump por la ver­dad “le otor­ga una ex­tra­ña ven­ta­ja”.

Tony re­la­ta que cuan­do se le con­fron­ta con los he­chos, “Trump a me­nu­do se re­trac­ta un po­co, se re­pi­te y se tor­na be­li­ge­ran­te”. Es­tas “cua­li­da­des”su­yas se pu­sie­ron de ma­ni­fies­to ha­ce po­co, lue­go de que Trump pu­bli­ca­ra en Twit­ter una ima­gen ofen­si­va de Hi­llary Clin­ton, don­de apa­re­cía re­tra­ta­da con una es­tre­lla de seis pun­tas, que ha­bía to­ma­do de un si­tio que pro­mue­ve la­su­pre­ma­cía­blan­ca. El equi­po de cam­pa­ña ba­jó la ima­gen, pe­ro dos días des­pués Trump de­fen­dió su de­re­cho apu­bli­car­la, in­sis­tien­do en que no ha­bía­nin­gu­naim­pli­ca­ción de an­ti­se­mi­tis­mo. Siem­pre que “se ata­ca el del­ga­do re­ves­ti­mien­to de su va­ni­dad, Do­nald reac­cio­na exa­ge­ra­da­men­te”, me di­jo Sch­wartz, lo que des­de lue­go no es una cua­li­dad desea­ble en un je­fe de es­ta­do.

Cuan­do em­pe­zó aes­cri­bir Theart of the Deal, Tony­se dio cuen­ta de que de al­gu­na ma­ne­ra te­nía que dar­le la vuel­ta a la frá­gil re­la­ción de Trump con la ver­dad, y pre­sen­tar­la de ma­ne­ra más ama­ble. Pa­ra ello se le ocu­rrió un eu­fe­mis­mo ar­tís­ti­co, mis­mo que ex­pre­só con la voz de Trump, ex­pli­cán­do­le al pú­bli­co que “...jue­go con las fan­ta­sías de la­gen­te. La­gen­te quie­re creer­que al­go es lo más gran­dey­lo me­jor, lo más es­pec­ta­cu­lar. Yo a eso lo lla­mo una ‘hi­pér­bo­le ve­rí­di­ca’, y se tra­ta de una for­ma de exa­ge­ra­ción inocen­te, y ade­más una for­ma de pro­mo­ción muy efec­ti­va”. Hoy, a Sch­wartz le re­pug­na ese pa­sa­je. “El en­ga­ño –me di­jo– ja­más es inocen­te”. Y aña­dió: “Eso de hi­pér­bo­le ve­rí­di­ca es una con­tra­dic­ción. Es co­mo de­cir, ‘Sí, es una men­ti­ra, ¿pe­ro a quién le im­por­ta?’”. Y me di­jo que a Trump le fas­ci­nó la fra­se.

En su dia­rio, Sch­wartz des­cri­bía el pro­ce­so de tra­tar de lo­grar que la voz de Trump fue­ra mí­ni­ma­men­te agra­da­ble en el li­bro. “Es ca­si un tru­co de magia –es­cri­bía– tra­tar de re­fle­jar la ma­ne­ra que Trump tie­ne de di­ri­gir­se a la gen­te: brus­co, errá­ti­co, sin preo­cu­par­se por he­rir sen­si­bi­li­da­des, y al mis­mo in­ten­tar re­ves­tir­lo de un au­ra ju­ve­nil que lo hi­cie­ra sim­pá­ti­co”. Una de sus es­tra­te­gias era su­ge­rir que, en reali­dad, lo que pa­sa­ba era que Do­nald se di­ver­tía du­ran­te sus ho­ras de ofi­ci­na. “In­ten­to no to­mar­me na­da de lo que ha pa­sa­do de­ma­sia­do en se­rio –di­ce el mag­na­te en el li­bro–, por­que la ver­da- de­ra emo­ción ra­di­ca en en­trar en el jue­go”.

Sch­wartz es­cri­bió en su dia­rio: “Trump re­pre­sen­ta­mu­chas de las co­sas que abo­rrez­co: es al­guien que es­tá cons­tan­te­men­te dis­pues­to a pa­sar por en­ci­ma de otras per­so­nas; tie­ne ob­se­sio­nes des­pro­por- cio­na­das y de mal gus­to; de­mues­tra una fal­ta de in­te­rés to­tal por cual­quier otra co­sa que no sea el po­der y el di­ne­ro”. Hoy, cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.