Sin

GQ Latinoamerica - - ELBIÓGRAFODETRUMP -

em­bar­go, O’brien me di­jo que en The Art of the Deal Trump “se va­lió de ma­li­cia y des­ver­güen­za pa­ra pre- sen­tar una ima­gen de sí mis­mo co­mo un ne­go­cia­dor sin igual que siem­pre se las arre­gla pa­ra sa­car el me­jor par­ti­do de cual­quier si­tua­ción, y que en con­se­cuen­cia hoy es el in­di­ca­do pa­ra li­brar a Es­ta­dos Uni­dos de los ma­les que lo aque­jan”. O’brien agre­ga que es­ta ver­sión idea­li­za­da se le pre­sen­tó a una audiencia ex­po­nen­cial­men­te más gran­de cuan­do Mark Bur­nett, el pro­duc­tor de reali­ties de TV, le­yó el li­bro y se le ocu­rrió un nue­vo pro­gra­ma ba­sa­do en él: The Ap­pren­ti­ce (El apren­diz), en el que el pro­ta­go­nis­ta­se­ría–des­de lue­go– Do­nald­trump. La­pri­me­ra­tem­po- ra­da, que sa­lió al ai­re en 2004, abría con Do­nald Trump sen­ta­do en el asien­to tra­se­ro de una li­mu­si­na, fan­fa­rro­nean­do acer­ca de que “ha apren­di­do a do­mi­nar el arte de ne­go­ciar y he con­ver­ti­do el nom­bre de Trump en una mar­ca de la más al­ta ca­li­dad”. Sa­le a cua­dro una ima­gen de la cu­bier­ta del li­bro, al mis­mo tiem­po que Trump ex­pli­ca que, co­mo él es “el maes­tro”, aho­ra es­tá en bus­ca de “un apren­diz”. En pa­la­bras de O’brien, “The Ap­pren­ti­ce es una cla­se de có­mo ar­mar mi­tos, pe­ro con es­te­roi­des”. Hay una co­ne­xión di­rec­ta en­tre el li­bro, el reality show y la cam­pa­ña de 2016.

A Sch­wartz le to­mó po­co más de un año es­cri­bir The Art of the Deal. Du­ran­te la pri­ma­ve­ra de 1987, le en­vió a Trump el ma­nus­cri­to fi­nal, y po­co des­pués lo te­nía de re­gre­so, con unas cuan­tas ano­ta­cio- nes con mar­ca­dor rojo Magic Mar­ker de pun­ta grue­sa, la ma­yo­ría de ellas in­di­can­do que se eli­mi­na­ran al­gu­nas crí­ti­cas que Trump ha­bía he­cho de per­so­na­jes in­flu­yen­tes aquie­nes po­ral­gu­na­ra­zón no que­ría se­guir ofen­dien­do, co­mo Lee Ia­coc­ca. Fue­ra de eso, Sch­wartz di­ce que Trump no cam­bió ca­si na­da.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca que sos­tu­ve con Trump, en un prin­ci­pio se ex­pre­só de Sch­wartz di­cien­do: “Tony es muy bueno, fue el coau­tor del li­bro”. Pe­ro ac­to se­gui­do des­es­ti­mó la apor­ta­ción de Sch­wartz en el pro­ce­so de es­cri­tu­ra: “No, él no es­cri­bió el li­bro. Yo es­cri­bí el li­bro. Yo lo es­cri­bí. Es mi li­bro. Fue nú­me­ro uno en ven­tas, un gran best-se­ller, uno de los li­bros me­jor ven­di­dos de to­dos los tiem­pos. Hay quie­nes ase­gu­ran que es el li­bro de ne­go­cios me­jor ven­di­do de la historia”. (No lo es). Howard Ka­minsky, ex di­rec­tor de Ran­dom Hou­se, se rió cuan­do le con­té lo an­te­rior y me di­jo: “¡Trump no ha es­cri­to ni una pos­tal pa­ra no­so­tros!”.

Do­nald es­tu­vo mu­cho más in­vo­lu­cra­do en el as­pec­to pro­mo­cio- nal del li­bro, reunién­do­se con las ca­de­nas de li­bre­rías y acu­dien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.