AQUE­LLAS BAN­DAS

¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si las si­guien­tes cin­co ban­das hu­bie­ran con­ti­nua­do con su ca­rre­ra?

GQ Latinoamerica - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

Real­men­te son po­cas las di­fe­ren- cias en­tre la mú­si­ca y el amor. La ma­yo­ría de los idi­lios ro­mán­ti­cos em­pie­zan con una ci­ta. Tras cono- cer­se, dos per­so­nas en­ta­blan una se­rie de con­ver­sa­cio­nes y ac­tos en los que des­cu- bren si hay quí­mi­ca en­tre ellos. De ser así, pa­san ca­da vez más tiem­po jun­tos y, fi­nal- men­te, lle­gan a un acuer­do pa­ra unir­se co­mo pa­re­ja. Con las ban­das ocu­rre lo mis­mo. Los miem­bros de un gru­po se reúnen y to­can mú­si­ca. El ta­len­to y ha­bi­li- da­des de ca­da uno que­dan de ma­ni­fies­to y es­to pue­de des­en­ca­de­nar una ola que los ha­ce crear obras pro­pias en ar­mó­ni­ca co­mu­nión. El éxi­to de los gru­pos, co­mo en las pa­re­jas, de­pen­de de los mo­men­tos in­di­vi­dua­les por los que pa­sa ca­da in­te- gran­te, de lo que vi­ven y ex­pe­ri­men­tan a dia­rio; de su dis­po­si­ción pa­ra man­te­ner ín­te­gro el desem­pe­ño que tie­nen co­mo equi­po. Pe­ro, cuan­do es­to de­ja de ocu­rrir, la unión su­fre fi­su­ras que, even­tual­men­te, quie­bran la alian­za.

Por eso, reuni­mos es­ta lis­ta de gru­pos que se se­pa­ra­ron de­ma­sia­do pron­to y nos de­ja­ron se­dien­tos de más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.