ESTRA TÉGI CAS

IDEAS

GQ Latinoamerica - - MAQUINAS - Por Bea­triz Rol­dán

Con más de 150 años de exis­ten­cia y un ori­gen po­co co­mún, Of­fi­ci­ne Pa­ne­rai se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno mun­dial. Un re­loj de pro­ce­den­cia y uso mi­li­tar, de as­pec­to de­por­ti­vo y pro­por­cio­nes inau­di­tas pa­ra la épo­ca, na­ce, tal y co­mo lo co­no­ce­mos hoy, en los años 50 pa­ra con­ver­tir­se en la pie­za más buscada por los co­lec­cio­nis­tas y pa­ne­ris­ti de to­do el pla­ne­ta. Des­de los años 90, la ca­sa ha si­do ca­paz de crear 33 ca­li­bres pro­pios, in­ves­ti­gar en nue­vos ma­te­ria­les y crear to­do un re­per­to­rio de com­pli­ca­cio­nes. Via­ja­mos a Neu­châ­tel, Sui­za, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano sus ins­ta­la­cio­nes y des­cu­brir el pro­ce­so crea­ti­vo de un re­loj fir­ma­do por es­ta in­no­va­do­ra ca­sa.

Des­de

que se pro­du­jo el pri­mer re­loj de Of­fi­ci­ne Pa­ne­rai en 1936, en el ta­ller de re­lo­je­ría de la Pia- zza San Gio­van­ni de Flo­ren­cia, has­ta la crea­ción de la ma­nu­fac­tu­ra de Neu­châ­tel en 2014 -cuan­do se reúne ba­jo un mis­mo te­cho a los ope­ra­ri­tos has­ta en­ton­ces re­par­ti­dos por ocho lu­ga­res de pro­duc­ción di­fe­ren­tes-, mu­chos son los mo­de­los que la fir­ma del gru­po Ri­che­mont ha pro­por­cio­na­do al mun­do de la re­lo­je­ría.

El gran éxi­to de sus re­lo­jes tu­vo su mo­men­to de au­ge cuan­do se inau­gu­ró la ma­nu­fac­tu­ra de 2002, ger­men de la ac­tual y cu­na de su pri­mer ca­li­bre ma­nu­fac­tu­ra, el P.2002, con el que la

fie­bre pa­ne­ris­ti se ex­ten­dió a to­dos los mer­ca­dos. No obs­tan­te, no hay que ol­vi­dar que la fir­ma ita­lia­na fue prác- ti­ca­men­te des­co­no­ci­da has­ta que en 1995 el ac­tor Syl­ves­ter Sta­llo­ne se com- pró un Pa­ne­rai Lu­mi­nor en una jo­ye- ría romana mien­tras ro­da­ba el fil­me

Day­light. El re­loj le gus­tó tan­to que pi­dió una se­rie con su lo­go “Sly­tech” pa­ra ofre­cér­se­la a sus ami­gos, en­tre ellos Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger. El re­loj se pu­so de mo­da y la com­pa­ñía fue ad­qui­ri­da por el gru­po Ven­dô­me.

En tan só­lo on­ce años, la ca­sa ha desa­rro­lla­do 33 ca­li­bres in-hou­se, una proeza que só­lo se al­can­za a com­pren- der cuan­do se vi­si­ta el La­bo­ra­to­rio de Ideas de Neu­châ­tel, don­de se lle­va a ca­bo la ex­pe­ri­men­ta­ción y apli­ca­ción de con­cep­tos y di­se­ños, y en el que cin­cuen­ta em­plea­dos –de los 250 que com­po­nen el equi­po– ho­mo­lo­gan los pro­to­ti­pos de re­lo­jes y mo­vi­mien- tos que sal­drán al mun­do des­de es­ta ma­nu­fac­tu­ra eco­ló­gi­ca, fun­cio­nal e hí­per-efi­cien­te. No en vano, la ma­nu- fac­tu­ra Pa­ne­rai es una de las me­jor equi­pa­das. El eco­ló­gi­co edi­fi­cio de Neu­châ­tel ocu­pa al­re­de­dor de 10,000 me­tros cua­dra­dos y cuen­ta, en­tre otros avan­ces, con un Is­lo­te Cro­no­mé­tri­co que, por me­dio de un mi­cro­chip, con- tro­la los es­tán­da­res que ca­da ca­li­bre de­be cum­plir.

UNA PRE­CI­SA IN­MER­SIÓN

Ini­cia­mos nues­tra vi­si­ta por el De­par- ta­men­to de Desa­rro­llo e In­ves­ti­ga­ción, en don­de se lle­va a ca­bo el es­tu­dioy la apli­ca­ción de nue­vos ma­te­ria­les co­mo el bron­ce, el Car­bo­tech, la fi­bra de car­bono o la ce­rá­mi­ca de nue­va tec­no­lo­gía, así co­mo de nue­vos pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos. En es­te de­par­ta­men­to ve­mos reuni­dos un to­tal de 32 ca­li­bres. Ahí asis­ti­mos al pro­ce­so de ho­mo­lo­ga­ción de pro­to­ti­pos. Se lle­van a ca­bo di­fe­ren­tes ti­pos de tests de re­sis­ten­cia de caí­da de un re­loj a un me­tro de al­tu­ra; de fun­cio­nes, co­mo por ejem­plo, el com­por­ta­mien­to de las agu­jas al ser co­lo­ca­das so­bre las ca­rá­tu­las; de su­dor, pa­ra ver el po­der co­rro­si­vo de és­te so­bre ca­jas y co­rreas; y de hermeticidad, en­tre otros. Igual­men­te, es­te de­par­ta- men­to dis­po­ne de un re­cep­tácu­lo es­pe- cial en el que se si­mu­lan las di­fe­ren­tes zo­nas cli­má­ti­cas del pla­ne­ta pa­ra pre­de­cir el com­por­ta­mien­to de los com­po­nen­tes del re­loj con el pa­so del tiem­po.

Por su par­te, el De­par­ta­men­to de Pro­duc­ción se en­car­ga del con­trol de la pro­duc­ción y del stock. A es­te res- pec­to, apun­ta­mos que los com­po­nen­tes esen­cia­les se pro­du­cen aquí, mien­tras que otros se ex­ter­na­li­zan a di­fe­ren­tes pro­vee­do­res, co­mo es el ca­so del 60 por cien­to de las ca­jas, que se pro­du­cen de ma­ne­ra ex­ter­na. Por lo que res­pec­ta a la me­cá­ni­ca, en Fleu­rier se desarro- llan los ca­li­bres 9.000 y el res­to aquí, en Neu­châ­tel. Fi­nal­men­te, y en lo que con­cier­ne a la pro­duc­ción pro­pia­men­te di­cha, en­tre el 25 y el 30 por cien­to se rea­li­za igual­men­te en es­te edi­fi­cio, y el por­cen­ta­je res­tan­te en el es­pa­cio Pa­ne- rai de la ma­nu­fac­tu­ra de Val­fleu­rier, per­te­ne­cien­te al gru­po Ri­che­mont.

La ma­qui­na­ria ad­qui­ri­da por la ma­nu­fac­tu­ra es im­pre­sio­nan­te tan­to por la can­ti­dad co­mo por la ca­li­dad de la mis­ma, por no de­cir por la pro­duc- ti­vi­dad ex­tre­ma a la que se so­me­te, ya que las má­qui­nas tra­ba­jan 22 ho­ras al día du­ran­te 5 días a la se­ma­na, lle­gan­do a es­tar en fun­cio­na­mien­to in­clu­so uno que otro sá­ba­do.

En el De­par­ta­men­to de De­co­ra­ción las téc­ni­cas más an­ces­tra­les de la re­lo- je­ría con­vi­ven con los úl­ti­mos avan­ces: des­de la de­co­ra­ción per­la­da, el aca­ra- co­la­do, el sa­ti­na­do o el mun­dial­men­te co­no­ci­do mo­ti­vo Cô­tes de Ge­nè­ve se rea­li­zan jun­to al gra­ba­do por lá­ser de las ca­jas. Y es que la era di­gi­tal es­tá muy pre­sen­te en la ma­nu­fac­tu­ra, de mo­do que los pro­to­ti­pos –ya sean mo­vi­mien­tos, ca­jas, bi­se­les, etc.– se desa­rro­llan to­dos en in­terno por­que gra­cias a las im­pre­so­ras en 3D el pro- ce­so es más rá­pi­do.

Co­mo apun­ta­mos más arri­ba, la ma­nu­fac­tu­ra dis­po­ne de una au­to­pis­ta de mo­vi­mien­tos en la que un ro­bot, en el de­no­mi­na­do Is­lo­te Cro­no­mé­tri­co, rea­li­za el mon­ta­je de mo­vi­mien­tos por me­dio de un chip que di­gi­ta­li­za el mon­ta­je y que le in­di­ca al ro­bot qué nor­mas tie­ne que cum­plir ca­da uno de ellos, co­mo, por ejem­plo, el ajus­te en seis posiciones. Co­mo de­ta­lle cu­rio­so, ve­mos que ca­da maes­tro re­lo­je­ro dis­po­ne de una com­pu- ta­do­ra en su me­sa de tra­ba­jo.

La vi­si­ta se en­ca­mi­na al Ta­ller de En­ca­ja­do, don­de por fin el mo­vi- mien­to se in­tro­du­ce den­tro de la ca­ja del re­loj pa­ra des­pués com­pro­bar su hermeticidad al ai­re y al agua. Por su par­te, las co­rreas pa­sa­rán por un con- trol es­té­ti­co y fun­cio­nal.

Nues­tro re­co­rri­do por las ins­ta- la­cio­nes de Of­fi­ci­ne Pa­ne­rai en Neu- châ­tel, Sui­za, con­clu­ye, co­mo en to­das las ma­nu­fac­tu­ras, en el SAV (ser­vi­cio pos­ven­ta) aun­que a na­die le que­da la im­pre­sión de ha­ber vi­si­ta­do una ma­nu­fac­tu­ra más, sino una de las más mo­der­nas y eco­ló­gi­cas de la in­dus­tria.

Uno de los pro­ce­sos

que pue­den ob­ser­var­se en la Ma­nu­fac­tu­ra de Neu­châ­tel, Sui­za.

EL PRI­MER RELOJDEOFFI - CINEPANERAI SEPRODUJO EN1936,ENEL TALLERDERE - LOJERÍADELA PIAZZASAN GIOVANNIDE FLO­REN­CIA. La Ma­nu­fac­tu­ra de Neu­châ­tel se eri­gió en 2014 y reúne ba­jo un mis­mo te­cho a to­dos los ope­ra­tios.

La ma­qui­na­ria ad­qui­ri­da por la ma­nu­fac­tu­ra es im­pre­sio­nan­te tan­to en ca­li­dad co­mo

en can­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.