NO­CHES EU­RO­PEAS

Pa­rís y Mi­lán son dos ciu­da­des que quie­nes gus­tan del buen ves­tir de­ben vi­si­tar, al me­nos, una vez en su vi­da. Si­gue es­te par de re­co­men­da­cio­nes y lle­va tu ex­pe­rien­cia a otros ni­ve­les.

GQ Latinoamerica - - DESTINOS -

PRI­ME­RA ES­CA­LA: PA­RÍS

La ur­be fran­ce­sa no só­lo pue­de pre­su­mir tí­tu­los co­mo “La ciu­dad luz” o “La ca­pi­tal del amor”; fá­cil­men­te, tam­bién po­dría ad­ju­di­car­se el mo­te de ser uno de los nú­cleos más im­por­tan­tes de la mo­da a ni­vel glo­bal. Quie­nes se di­gan aman­tes del uni­ver­so del es­ti­lo, sa­ben que una vi­si­ta a es­te pun­to del nor­te de Fran­cia es in­dis­pen­sa­ble, ya sea pa­ra ad­mi­rar las pro­pues­tas que los di­fe­ren­tes di­se­ña­do­res y fir­mas pre­sen­tan en ca­da una de las edi­cio­nes del Fashion Week o, sim­ple­men­te, pa­ra de­jar­se con­quis­tar por los gran­des apa­ra­do­res de una de las ave­ni­das más po­pu­la­res del pla­ne­ta: Cam­pos Elí­seos.

Si­guien­do es­ta ca­lle, y aden­trán­do­nos en el Dis­tri­to VIII, en­con­tra­mos un en­cla­ve que ser­vi­rá co­mo pun­to de par­ti­da per­fec­to: el Amas­tan Pa­rís. Se tra­ta de un ho­tel de re­cien­te aper­tu­ra (fue inau­gu­ra­do ha­ce ape­nas un año), que cuen­ta con el res­pal­do de la pres­ti­gia­da ca­de­na Amas­tan, así co­mo por el di­se­ño in­te­rior del es­tu­dio NOCC. To­do ello se tra­du­ce en es­pa­cios ins­pi­ra­do­res y rin­co­nes aco­ge­do­res, que re­pre­sen­tan a la per­fec­ción el es­ti­lo que dis­tin­gue a la ur­be fran­ce­sa de otras ciu­da­des del mun­do.

Ma­te­ria­les co­mo el már­mol, el par­qué y los ta­pi­ces do­mi­nan no só­lo los es­pa­cios co­mu­nes, sino tam­bién ca­da una de las 24 ha­bi­ta­cio­nes dis­tri­bui­das a lo lar­go de los seis pi­sos que con­for­man es­te ho­tel. De en­tre to­das las ame­ni­da­des que ofre­ce a sus vi­si­tan­tes, des­ta­ca el Bar Anouk, el cual se­du­ce los sen­ti­dos gra­cias a su car­ta de coc­te­les, pe­ro ade­más a un di­se­ño que se tra­du­ci­rá en ve­la­das úni­cas.

SE­GUN­DA ES­CA­LA: MI­LÁN

Si­guien­do nues­tro ca­mino, ate­rri­za­mos en otra de las ca­pi­ta­les de la mo­da glo­bal; una ciu­dad que lo mis­mo res­guar­da te­so­ros re­na­cen­tis­tas, que las más re­cien­tes co­lec­cio­nes de al­gu­nas de las ca­sas de mo­da más pres­ti­gia­das del mun­do: Mi­lán. Ubi­ca­da en la re­gión de Lom­bar­día, en el co­ra­zón de la Lla­nu­ra pa­da­na, es­ta me­tró­po­li se­du­ce a sus vi­si­tan­tes con sus im­pre­sio­nan­tes edi­fi­cios, es­cul­tu­ras y pin­tu­ras del quat­tro

cen­to y cin­que­cen­to, así co­mo por los mo­der­nos es­ca­pa­ra­tes a tra­vés de los cua­les se mues­tran al­gu­nas de las ten­den­cias que do­mi­na­rán las ca­lles de to­do el glo­bo.

Uno de los es­pa­cios más des­ta­ca­dos de Mi­lán es la Piaz­za de­lla Re­pub­bli­ca, con sus mo­der­nos edi­fi­cios es­col­tán­do­la. Y jus­to en es­te pun­to es don­de nos en­con­tra­mos el

Ho­tel Prin­ci­pe di Sa­voia.

Si su fa­cha­da im­po­ne, es­pe­ra a po­ner un pie den­tro de él, pues en su in­te­rior, pa­sa­do y pre­sen­te se fu­sio­nan en es­pa­cios que con­ju­gan el di­se­ño lom­bar­do con la más re­cien­te tec­no­lo­gía. Ca­da una de las 300 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes es­tán de­co­ra­das con mo­sai­cos y re­pre­sen­tan tres es­ti­los di­fe­ren­tes: el ve­ne­ciano, do­mi­na­do por cris­ta­les de mu­rano; el flo­ren­tino, con to­na­li­da­des azu­les y gri­ses co­mo pro­ta­go­nis­tas; y el neo­clá­si­co, ca­rac­te­ri­za­do por gran­des lám­pa­ras que pen­den de los te­chos. To­do ello sin ol­vi­dar las fa­bu­lo­sas pa­no­rá­mi­cas en las que los hués­pe­des po­drán dis­fru­tar la piaz­za.

La jo­ya de la co­ro­na es la sui­te pre­si­den­cial, una ha­bi­ta­ción ubi­ca­da en lo más al­to del edi­fi­cio, la cual tie­ne su pro­pia pis­ci­na y en la que el lu­jo es el co­mún de­no­mi­na­dor.

Pa­ra de­lei­tar el pa­la­dar, qué me­jor que ha­cer­lo en el res­tau­ran­te Acan­to, mis­mo que abrió sus puer­tas en ma­yo de 2006. El me­nú, rea­li­za­do por el Chef eje­cu­ti­vo Fa­bri­zio Ca­dei, es­tá ins­pi­ra­do en la ex­tra­or­di­na­ria co­ci­na clá­si­ca ita­lia­na, y en él, los pla­ti­llos tra­di­cio­na­les se fun­den con téc­ni­cas con­tem­po­rá­neas.

Su ubi­ca­ción, a tan só­lo unos mi­nu­tos de la cé­le­bre Sca­lla, del Duo­mo y del epi­cen­tro co­mer­cial de la ciu­dad, ha­cen del Prin­ci­pe di Sa­voia la me­jor op­ción de hos­pe­da­je en es­tas tie­rras mi­la­ne­sas.

PA­RÍS Y MI­LÁN SON DOS URBES QUE TO­DO AMAN­TE DE LA MO­DA DE­BE VI­SI­TAR, AL ME­NOS, UNA VEZ.

La fa­cha­da del Ho­tel Prin­ci­pe di Sa­voia, en Mi­lán,

con­quis­ta­rá tus sen­ti­dos.

El in­te­rior del Ho­tel Amas­tan Pa­rís fue di­se­ña­do por el es­tu­dio NOCC y res­guar­da un

ai­re bohe­mio.

En su in­te­rior, el Ho­tel Prin­ci­pe di Sa­voia se en­car­ga de re­ci­bir a sus vi­si­tan­tes con la ca­rac­te­rís­ti­ca

ele­gan­cia ita­lia­na.

Dos rin­co­nes úni­cos: el Anouk Bar (arri­ba) del Ho­tel Amas­tan Pa­rís y el bar del Ho­tel Prin­ci­pe di Sa­voia

(a la de­re­cha) en Mi­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.